in

10 años de la tragedia ferroviaria de Once: qué ocurrió esa mañana de febrero que sacudió a Argentina

Comenzó como cualquier otra mañana en la ciudad de Buenos Aires. Un miércoles de febrero, aún en medio del calor de ese verano de 2012 en Argentina, en el que cientos de miles de personas abordaron trenes, subterráneos y autobuses para llegar a sus trabajos, como todos los días.

Pero pasadas las 8:30 la ciudad fue sacudida. Un tren metropolitano de la línea Sarmiento, que transportaba unas 1.500 personas, chocó en un andén en la estación de Once, en el centro de Buenos Aires. La justicia determinó que la tragedia, de la que se cumplen diez años, dejó un saldo de 52 muertes -contando una mujer que estaba embarazada– y más de 780 heridos. El hecho movilizó a la sociedad argentina al punto de que sus efectos se siguen sintiendo hoy.

22 personas fueron condenadas a prisión por la justicia de Argentina, incluyendo Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime, ex secretarios de Transporte, Julio de Vido, exministro de Planificación, y Marcos Córdoba, el maquinista.

Se desencadenaron, también, reformas a un sistema de transporte que llevaba décadas de deterioro. De hecho, aunque el accidente de Once fue de lejos el peor, en años posteriores se produjeron otras dos tragedias: en junio de 2013 dos trenes chocaron en Castelar, provincia de Buenos Aires, dejando un saldo de tres muertos y cientos de heridos, y en octubre de 2013 otro tren volvió a chocar en el andén en Once, causando decenas de heridos.

La tragedia de Once: ¿qué ocurrió el 22 de febrero de 2012?

Sobre las 8:32 de la mañana del 22 de febrero un tren perteneciente a la concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA) impactó contra el parachoques del andén en la plataforma n°2 de la estación de Once, en el centro de la ciudad de Buenos Aires. El tren, que circulaba a unos 20 kilómetros por hora –una velocidad cinco veces superior de lo normal al entrar a una estación–, no había podido frenar.

«Lo que vi fue una escena de terror, una película de terror en la que estaba metido. El motorman estaba todavía adentro de la cabina, estaban tratando de sacarlo. Los gritos de la gente, la policía, los bomberos», dijo a CNN Paolo Menghini, padre de una de las víctimas.

Norma Barrientos viajaba con su hija de 14 años, Karina Altamirano, en el primer vagón del tren. Quedó atrapada en el coche y sufrió heridas graves en su pierna tras quedar atrapada. Su hija murió allí.

«Ahí empezaron los gritos. Yo también gritaba: ‘mi pierna, mi pierna’, porque pensé que no la tenía. Empecé a gritar el nombre de ella. Me llama mucho la atención que yo digo ‘por qué no me desmayé. Porque estaba tan lúcida como ahora, pero aplastada ahí con los cuerpos arriba», dijo a CNN.

El tren llevaba ocho vagones que se agolparon entre sí, especialmente los dos primeros, que quedaron completamente aplastados. Los rescatistas trabajaron durante más de 24 horas para sacar a las víctimas, y las imágenes de los hierros retorcidos y del trabajo contra el reloj de los socorristas le dieron la vuelta al mundo.

Juan Noir, coordinador del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME) Aéreo, fue uno de los primeros en llegar a la estación de Once.

«Ingreso y veo el panorama, lo que uno interpreta ahí termina siendo el 5% de lo que realmente es, y doy el aviso al resto», dijo a CNN.

«Al ingreso del vagón, llamativamente todos los asientos estaban caídos hacia adelante, se ve que toda la gente que estaba cayó sobre los asientos y los despegó del piso. Muchas monedas en el piso, mucha sangre», agregó.

«Cuando llegamos a la estación, lo primero que yo recuerdo eran cientos de personas que estaban corriendo sin un rumbo», contó a CNN Federico Etchenique, coordinador de los equipos de triaje del SAME.

«Recuerdo un paciente que intentamos reanimar, y la reanimación no fue exitosa. Y recuerdo que ese domingo identifiqué en el diario la persona que habíamos intentado reanimar», dijo

amiliares de víctimas de la tragedia de Once celebran condena contra de Vido 4:39

La formación, matrícula 3.772 y chapa 16, que cubría un trayecto de la línea Sarmiento, «tenía 60 años sobre las vías, sin ningún tipo de sistema de seguridad», dijo Menghini. «Esta tragedia se pudo haber evitado», agregó.

Murieron 52 personas y hubo 789 heridos, uno de los peores accidentes ferroviarios de la historia de Argentina. La cifra inicial fue de 50, pero el cuerpo de otra víctima -Lucas Menghini- fue hallado dos días después y se constató luego que una de las fallecidas estaba embarazada.

Murió Gustavo Martínez, ex pareja de Ricardo Fort: cayó desde el balcón de su departamento de Belgrano

Gómez Alcorta: «Con la legalización el sistema de salud se desestresará»