in

Diego Schwartzman y Sebastián Báez debutaron con triunfo en Roma y perdió Francisco Cerúndolo

Dos victorias y una derrota fue el saldo del martes en el Masters 1000 que se disputa sobre polvo de ladrillo en la capital italiana. Carlos Alcaraz, el campeón de Madrid, se bajó de este torneo para privilegiar su preparación para Roland Garros.

(Foto: EFE)

Dos triunfos y una derrota fue el saldo para los tenistas argentinos en la jornada de martes en el Masters 1000 de Roma. Diego Schwartzman y Sebastián Baez ganaron sus partidos y avanzaron a la siguiente ronda, mientras que Francisco Cerúndolo perdió y quedó eliminado (el lunes también había caído Federico Delbonis).

Schwartzman debutó con el pie derecho en el polvo de ladrillo de la capital italiana al derrotar al serbio Miomir Kecmanovic por 6-2, 3-6 y 7-6 en un partidazo. En la próxima instancia se medirá con el estadounidense Marcos Girón.

Por su parte, Sebastián Báez logró su primer triunfo en el cuadro principal de un Masters 1000 luego de haber ganado en la qualy. Hoy, se impuso ante Talor Griekspoor por 6-3, 6-7 y mañana tendrá que enfrentarse con el alemán Alexander Zverev (número 3 del mundo).

El bonaerense de 21 años llegó a los ocho triunfos consecutivos y buscará dar el gran golpe ante el segundo preclasificado del torneo romano.

Por su parte, Francisco Cerúndolo cayó ante el estadounidense John Isner por 6-4 y 6-3.

Carlos Alcaraz se bajó de Roma para llegar descansado a Roland Garros:

El tenista español Carlos Alcaraz, que viene de ganar el título en el Masters 1000 de Madrid, se bajó del torneo de Roma en el que tenía que debutar hoy. Decidió descansar para llegar en las mejores condiciones a Roland Garros.

Después de ganar en Barcelona y Madrid, Alcaraz buscará unas semanas de descanso y recuperar el tobillo derecho de cara al Grand Slam parisino.

FUENTE: TN

Paulo Londra y Rocío Moreno acordaron el pago de la cuota alimentaria y una compensación económica

La Rioja se prepara para vivir el Turismo Nacional en el Autódromo este fin de semana