in

Cambio de época: el futuro ya llegó

Es tal vez el momento más oscuro de la crisis sanitaria, cuando el mundo comienza a tomar real conciencia de la vulnerabilidad social e individual. Cuando se percibe con mayor claridad que la pandemia es la punta del Iceberg de muchos obstáculos que la globalización tendrá que enfrentar y transformar. En este tiempo el gobernador Ricardo Quintela hace punta con la decisión de reformar la Constitución provincial; seguramente convencido que en las circunstancias más adversas hay que tomar las determinaciones más drásticas y profundas. También están los que sostienen que no es el momento adecuado. Pero más allá de la discusión de la oportunidad: ¿qué puede implicar la reforma y cuál es el debate que se viene?

El último libro del psicoanalista y escritor Argentino Jorge Aleman titulado “Ideología”, gira sobre el concepto de que la sociedad está conociendo por primera vez un fin de época. No es poca cosa ser parte de un cambio en la dirección de la historia, pero a su vez el desafío debería ser que la Provincia se convierta en protagonista y coautora del momento trascendente. No es imposible.

La Rioja es una provincia de escasa población en términos comparativos con el resto de la Argentina. Que a su vez forma parte de un país también con exigua cantidad de habitantes en relación al mundo. Pero hoy cada ser humano de la tierra está sufriendo la misma crisis, con matices, pero como nunca antes, la misma incertidumbre y angustia instila cada rincón del planeta y urge solucionarlo.

El Covid19 como lección es muy jugosa, pero seguramente mucho más es costosa. El tema es que la pandemia interpela toda la forma de vida globalizada. Aleman en una reciente entrevista publicada en el diario página 12 para hablar sobre su libro, aseguró que el cruce del capitalismo y la pandemia presenta incompatibilidades estructurales. Explicó que el orden capitalista no es precisamente el más adecuado para establecer reglas de juego en una pandemia, preguntándose cómo combinar exigencias del mercado con las sanitarias.

El psicoanalista razonó que en la sociedad las experiencias colectivas hace mucho que dejaron de existir y que ahora como consecuencia de la pandemia hay que generarlas apelando a la responsabilidad individual y colectiva, categorías a las que calificó como “bastante endebles”.

El escritor analizó que es imprescindible hacerle frente al capitalismo que está lejos de erradicarse reproduciéndose de manera ilimitada. Consideró que no será difícil pensar que vendrán catástrofes ecológicas, otras pandemias, que producirán un nivel de desigualdad e injusticia “espantosa”. Ya no es tan enigmático el futuro, vaticinó en la entrevista.

Durante la nota Aleman sugirió que ningún aspecto puede ser tratado verdaderamente a fondo sin verificar que la verdadera causa es el tipo de capitalismo actual. También sugirió una salida basada en una construcción política alternativa, al modo de funcionamiento del capitalismo.

No matar la oportunidad

La Rioja sí puede ser protagonista de una gesta transformadora. Como ya sucedió en otras oportunidades en la historia. Aunque legítimamente a una porción de la opinión pública y a la oposición política le parezca que por consensuar y debatir las causas profundas sobre las que debe desarrollarse la sociedad riojana, se le esté quitando tiempo a combatir la pandemia.

Sin embargo, de antemano podría ser pensado absolutamente a la inversa: la mejor forma de transformar la crisis sanitaria, es sentar las bases de una nueva sociedad y dedicarse a ello es la mejor inversión del tiempo.

Aunque es justo reconocer que si bien es legítimo y oportuno intentarlo, siempre el factor humano es el principal insumo. Por lo que aprovechar esta oportunidad depende exclusivamente de la profundidad del debate que se logre y del coraje de los constituyentes para introducir cambios y agregados sustanciales en la carta magna provincial, que no respondan solo a intereses sectoriales, coyunturales y temporales.

Así como están dadas las cosas puede ser fundamental aprovechar la oportunidad en medio de una pandemia. Rechazarla de antemano, basándose en el prejuicio de que si alguien se dedica a una cosa va a desatender otra, sería como darle toda la importancia al síntoma y no atender las verdaderas causas que generan la enfermedad. En el caso de la oposición política quedarse haciendo foco en el síntoma molesto e irritante, puede ser el mejor negocio para ellos.

La sexta generación de derechos humanos

Helio Gallardo es un filósofo latinoamericano, de origen chileno, que tuvo que abandonar su país durante la dictadura de Augusto Pinochet y desde entonces se radicó en Costa Rica. Gallardo elaboró una clasificación de derechos humanos, donde consideró que existen seis generaciones de ellos. Participando así de un debate amplio y heterogéneo sobre los derechos y su evolución.

En la primera década del siglo XXI el filósofo publicó un trabajo denominado “Derechos Humanos como Movimiento Social”, en el que elaboró la clasificación de los derechos. En las cuatro primeras generaciones incluyó los derechos ciudadanos, políticos, económicos, sociales y culturales. También mencionó los derechos étnicos y de sexo-género; derechos de las generaciones actuales y futuras a disfrutar de la naturaleza y el derecho a la lucha social por un hábitat natural y social no autodestructivo.

La quinta generación la vinculó con la irrupción de la manipulación genética de la vida en seres humanos, plantas y animales con finalidad comercial de corto plazo. La sexta generación la asoció con el derecho de defensa jurídico-cultural contra procesos e instituciones y sus personificaciones, que lesionan la posibilidad de producir humanidad para uno mismo y ofrecerla a otros para crecer en plurales emprendimientos colectivos.

En palabras del propio autor, asentó el origen de la sexta generación en la demanda social del trabajo humano, orientado hacia la producción de vida subjetiva y objetiva, no del empleo alienante y enajenador de autoestima, que es reemplaza por un consumo cómodo y autodestructivo con indiferencia por los otros.

De la teoría a la práctica

Si se toma por ejemplo el derecho humano básico a trabajar, consagrado en la mayoría de las cartas constitutivas modernas, a la luz de los razonamiento expuestos en esta nota, se podría debatir cómo debe ser ese trabajo, cuáles son los fines y de que factores debemos protegerlo al sujeto que trabaja, entendiendo que estos son también temas de derechos humanos fundamentales en la actualidad.

Siguiendo con la iniciativa de Quintela de abrir el debate y reformar la constitución provincial y a la luz de los pensamientos expuestos por dos intelectuales latinoamericanos Aleman y Gallardo, se puede inferir que el desafío de reescribir parte de la carta magna provincial, puede incluir un enfoque hacia la dignidad en toda su dimensión; desde los derechos y mecanismos de las instituciones de la democracia.

Algunos de los ejes del debate de la reforma, que trascendieron desde el Gobierno, serán sumar en representatividad en los tres poderes del Estado, incluir una visión moderna en los derechos y garantías y mejorar las reglas del juego político para fortalecer la democracia.

El debate que se cierne será interesante y amplio: derechos y equidad para las minorías y las poblaciones vulnerables; prohibición de actividades económicas contaminantes; sistemas y reglas de juego de elecciones políticas; reformas en el poder judicial; límites temporales a los mandatos de funcionarios de los tres poderes; mejora de la transparencia y gestión del Estado; entre otros tantos ítems que podrían ser debatidos y consensuados en audiencias públicas y populares antes de la convención constituyente.

Compartir libremente el conocimiento científico

Que luego de un año de esta pandemia devastadora aún no se hayan podido establecer acuerdos para liberar patentes y procedimientos, para que muchos países a la vez fabriquen y produzcan vacunas, desnuda impúdicamente la imposible relación entre las necesidades de la sociedad y el sistema económico que la rige: el capitalismo actual.

¿Es un derecho humano que la producción científica y los adelantos tecnológicos que sirvan para proteger la vida se comparta libremente? Tal vez esta pregunta podría ser un punto focal para el debate de la nueva carta magna de La Rioja. Estableciendo así discusiones que incluso transciendan a la Provincia.

El Parlamento del Mercosur (Parlasur) aprobó esta semana una resolución que pide a los países miembros del bloque que consideren a las vacunas contra el Covid19 como un bien público, lo que implicaría la suspensión transitoria de los derechos de patentes.

La Argentina y otros países de la región ya habían acompañado un reclamo en ese sentido a la Organización Mundial del Comercio (OMC), que estuvo impulsado por Sudáfrica e India. En ese momento Brasil, uno de los países del mundo más golpeados por la pandemia, se negó a pedir la liberación de patentes.

Cuántas muertes, cuánta pobreza y postergación se podrían haber evitado en la pandemia de VIH (SIDA) si los costosos retro virales que estuvieron disponibles desde mediados de los 90 en los países desarrollados, legaban antes a África de manera accesible para toda la población.

Gavin Yamey, profesor de Salud Global y Política Pública de la Universidad de Duke, Estados Unidos, le aseguró a la BBC que más de 2500 millones de personas, de 130 países, aún no han recibido ni una sola vacuna.

Además el experto sostuvo a la cadena británica que fue sumamente deprimente ver cómo las naciones ricas vaciaron las estanterías de vacunas en un hecho no sólo muy injusto, también en una actitud terrible de salud pública, aseguró.

Los países ricos sostienen en general que las patentes son necesarias para incentivar la inversión privada en la investigación y el desarrollo de medicamentos. Sin embargo un informe publicado en febrero en la prestigiosa revista científica The Lancet, estimó que los laboratorios de vacunas recibieron más de 10 mil millones de dólares de fondos públicos para financiar sus vacunas.

Es más, se evaluó que la inversión pública en el descubrimiento y producción de vacunas contra el Covid19, sólo podría ser comparable con la carrera espacial. Pero sin embrago parece ser un negocio de muy poquitos, frente a la necesidad de todas y todos. De absolutamente todas y todos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

La provincia suspende las clases presenciales hasta el 30 de abril y se restringe la circulación hasta las 23

Ricardo Quintela: “Estoy orgulloso de la Salud pública y de todos los que la construyen día a día”