in

¿Cuál es la agenda de transformaciones que impulsa Quintela?

Colaboradores muy cercanos al Gobierno puntualizan que la agenda de la gestión apunta al ambicioso objetivo de incrementar la real igualdad de oportunidades entre las riojanas y riojanos. Aseguran que el Gobernador evalúa, que más allá de los cambios y avances concretos que se están produciendo en todas las áreas de la administración, se requiere sentar bases de legitimidad y continuidad para lograr el objetivo de disminuir las diferencias de oportunidades. Por eso el propio Quintela volvió esta semana a dar impulso a la reforma constitucional con la renta universal como principal eje de transformación. ¿Cómo se puede razonar, entender y concretar esta ambiciosa meta, a la luz de la gestión del Gobierno provincial?

La crisis generada por el Covid19 está demostrando que la desigualdad de oportunidades en el mundo es insostenible. Ya no sólo en un nivel ético-filosófico, más bien como una cuestión inadmisible desde la práctica más crudamente tangible.

En el mundo actual y futuro, parece que la única manera de encontrar seguridad personal será que cada uno pueda decidirse a bregar y accionar concretamente por la seguridad de todas las personas. En los últimos años se profundizó demasiado la brecha que existe entre los desiguales: del lado de los excluidos cada vez hay más seres humanos y en la otra la parte las riquezas se concentran cada vez más en menos personas.

¿Se puede cambiar esta realidad? ¿Se puede lograr igualdad de oportunidades? Tal vez todo dependa del enfoque con que se comprenda la desigualdad. El punto de vista o paradigma sobre el que se sustente la acción será crucial para reducir las desigualdades; de otra forma la cosa seguirá empeorando.

Si la desigualdad no es natural, entonces se puede cambiar

El economista francés Thomas Piketty, a través de sus trabajos de investigación, otorgó un marco teórico posible a la acción de achicar las brechas socioeconómicas entre los ciudadanos y a reducir la amplitud de las diferencias de clase.

Piketty investigó minuciosamente las desigualdades desde los umbrales históricos y aseguró que tienen su origen en la ideología y la política. El investigador sostuvo que de ninguna manera la desigualdad entre las personas se sustenta en cuestiones económicas o tecnológicas y mucho menos que tiene un origen natural, tal como lo asegura el neoliberalismo.

En un análisis del libro de Piketty “Capital e Ideología”, publicado por el periodista Eduardo Febbro en la revista Nueva Sociedad, se puede observar que el economista francés demostró en su obra que cada sociedad humana debió justificar sus desigualdades, encontrándoles razones. Es así como se producen discursos e ideologías contradictorias que apuntan a legitimar la desigualdad.

En otras palabras, el economista demostró probadamente como la desigualdad se construyó y justificó a través de procesos de simbolización absolutamente culturales. Esos procesos derivan seguramente en la “naturalización” del concepto de “desigualdad”, cuando en realidad fue creado por el mismo ser humano.

Para ampliar, Piketty afirmó que el concepto de “meritrocracia” difundido a partir de los años 80, permitió justificar cualquier nivel de desigualdad sin tener que examinarla, estigmatizando a los perdedores por su falta de mérito, de virtud y de diligencia. En ese sentido se extendió la idea de que la culpa es de los pobres y se naturalizaron prácticas discriminatorias.

A pesar del estricto diagnóstico, el investigador atribuye a procesos revolucionarios y políticos del pasado, la posibilidad de que se hayan reducido y transformado algunas de las desigualdades históricas.

Asimismo, en el libro, Piketty reconoció que estos procesos desembocaron en la creación de instituciones más valiosas que permitieron que la idea de progreso humano se volviera una realidad.

El economista evaluó que la victoria sobre el capitalismo no será través de la destrucción del mismo. Más bien analizó la transformación a través de caminos posibles, capaces de organizar una sociedad y las relaciones de poder y de propiedad dentro de ella, que puedan constituir una superación del capitalismo.

Lo esencial de la teoría y paradigmas de Piketti es que propuso acciones concretas como “la propiedad social” y la “cogestión de las empresas”, donde los empleados serían poseedores de la mitad de las acciones. También formuló “la propiedad temporal” a través de establecer impuestos progresivos al patrimonio privado.

En el volumen de 1200 páginas el economista también explicó que significa la propuesta de “la herencia para todos”, que se trata de que los ciudadanos al cumplir los 25 años puedan recibir, por única vez, desde el Estado un capital universal. En el caso de Europa, Piketti estimó la suma en 120 mil euros.

También pidió equilibrio de gastos educativos en zonas menos favorecidas; impuestos ecológicos que graven el carbono que cada persona produce en base a su consumo y además, qué cada ciudadano pueda elegir a qué partido político financiar, a través de “bonos políticos” que recibiría desde el Estado.

Otras de las propuestas del economista francés son contemplar objetivos fiscales y ecológicos en acuerdos comerciales y tratados internacionales y crear un catastro financiero internacional; sin dudas como una búsqueda de llevar equidad al proceso de globalización.

Pan, techo y trabajo

Mientras se inauguraba un centro de hemodiálisis en Aimogasta, el gobernador Ricardo Quintela volvió a insistir en la importancia de la reforma constitucional impulsada por su Gobierno, para tratar de generar las mejores condiciones para los ciudadanos, dijo.

Mencionó incorporar derechos humanos como parte del cuerpo normativo y además aseguró que a través de la nueva constitución se garantizarían servicios esenciales como el agua, la energía y la conectividad, además de la salud, la educación, la seguridad y la justicia.

Nuevamente habló sobre el ingreso universal para la familia, explicando que se tratará de un salario básico mínimo para las personas desocupadas.

Sin dudas es una medida que genera la curiosidad e interés ciudadano, que Quintela va develando de a poco. Está en sintonía con muchas propuestas internacionales como la ya expuesta de Piketti. En este caso desde el gobierno se pretende proporcionar rango constitucional a un ingreso económico que tiende a igualar oportunidades, para que se transforme en un derecho establecido.

La implementación de la medida será indudablemente el desafío. Probablemente en cómo se garanticen las fuentes de financiamiento, para que sea sostenible en el tiempo, radicará la clave del triunfo de la acción.

Mientras tanto la gestión del gobierno parece avanzar en la creación de oportunidades que es también una forma de impulsar la igualdad. Sobre todo en la creación de empleo en producción e industria, en la obra pública, y el fuerte impulso a la inversión en turismo y culturas. Todo sin detrimento de una inversión con valores históricos en salud y educación, que se apreciará mejor seguramente, en la medida que la pandemia vaya menguando.

Forjando una Rioja líder en sostenibilidad

La ecología y la sostenibilidad son los tópicos del momento. Al igual que lo apuntado en materia de igualdad, ya no como temas éticos-filosóficos, ni mucho menos como discursos románticos. Hoy el cambio climático es una realidad tangible que causa enormes catástrofes y sufrimientos humanos.

Desigualdad y cambio climático hasta parecen dos caras de una misma moneda. Ambos son productos de la cultura humana y lo positivo por lo tanto, es que ambos pueden ser revertidos y transformados.

La Rioja continúa dando pasos firmes en materia de generación de energía limpia. Esta semana hubo un corte de suministro eléctrico por trabajos de mantenimiento en las líneas madres que alimentan la provincia. Durante 10 horas la Provincia vio restringido el suministro por parte del sistema interconectado nacional.

Esto permitió que el Parque Eólico Arauco, beneficiado por los intensos vientos de esta época del año, pudiera hacerse cargo de gran parte del abastecimiento energético de toda la Provincia.

El ingeniero Emmanuel Rejal, miembro del directorio y a cargo de la operación de la central, informó a Medios Provincia que a las 16:40 horas del viernes, el Parque estableció un récord de generación de energía, entregando a la provincia el 93% de los requerimientos de consumo en ese momento.

El fuerte viento zonda, a través de la inteligencia y creatividad del ser humano, brindaba así la energía que permitía a las riojanas y riojanos trabajar, estudiar, soñar y progresar. En un hito de sostenibilidad, La Rioja le ganaba una batalla a la contaminación y a la extracción y consumo de recursos no renovables.

La afirmación de que la única manera de progreso de una sociedad es impulsar actividades contaminantes que utilicen y exploten desaprensivamente los recursos naturales escasos y no renovables, tal vez también sea sólo un punto de vista de la cultura neoliberal, utilizado para continuar justificando y a la vez profundizando las desigualdades.

Esta idea sobre la realidad también es una creación humana y entonces afortunadamente se puede cambiar. La Rioja lo está demostrando.

Murió el “paciente cero” de la variante Delta en Córdoba

“Pechito” López hizo historia y ganó las 24 Horas de Le Mans