in

¿En qué se basa el plan de Quintela para transformar La Rioja?

El plan Angelelli es una mega acción que tiene como objetivos en los próximos años erradicar la pobreza extrema que en La Rioja alcanza a casi el 3% de la población, y mejorar significativamente las condiciones y oportunidades de alrededor del 30% que se encuentra por debajo de la línea de la pobreza ¿Será una mejora sólo para esos sectores o configurará un gran bien para todos? Varios intelectuales y organismos internacionales alrededor del mundo están coincidiendo en que combatir la desigualdad económico-social y frenar la contaminación y el cambio climático son medidas urgentes, para forjar un mundo más seguro y próspero para todas y todos.

El beato mártir Enrique Angelelli sostenía: “el agua es para todos, la tierra es para todos, el pan es para todos; y esto no es subversión. Yo sé que esto puede afectar algunos intereses, pero la Iglesia debe estar y está, profundamente comprometida con el desarrollo del hombre.”

Esa posición de sabiduría sostenida por Angelelli está sustentada en la base filosófica del cristianismo e iluminada por el Concilio Vaticano II, pero fundamentalmente está probada empíricamente en la sociedad. Desde mitad del siglo pasado, ya el ex obispo le ponía el corazón y el cuerpo a un cambio social necesario para forjar una sociedad de progreso, respeto, paz, bienestar y felicidad.

La economista francesa Esther Duflo de 48 años, fue la mujer más joven en recibir el premio Nobel a raíz de un libro que publicó en 2011 junto a su esposo, Abhijit Banerjee, cuyo título fue “Repensar la pobreza: un giro radical en la lucha contra la desigualdad global”. Allá por la década del 70, cuando ella era una niña pequeña en París, en La Rioja lo asesinaban a Angelleli.

Esta semana que pasó, en una entrevista del periodista Hugo Alconada Mon para el diario La Nación, Duflo sostiene que existe una idea errónea generalizada de que los pobres son pobres por algo que hicieron, y también de que no hay que ser demasiado generosos con ellos porque eso los volvería perezosos. Incluso durante la pandemia, asegura la economista, el paquete de ayuda de muchos países fue criticado porque podía desanimar a la gente de volver al trabajo, aunque asegura que muchos estudios demostraron lo contrario.

Tal vez la gran revolución que generó aquel libro de Duflo y su esposo de 2011, estuvo centrada en que no analizaron tanto la economía desde la macro, como suele hacerse; sino que se orientaron hacia una mirada humanista y desde el individuo común. Derribando los prejuicios de clase y mostrando que tan cruciales son las oportunidades para las personas, que en general las sociedades avanzadas o las clases sociales acomodadas dan por sentadas.

En la entrevista, la economista premio Nobel aseguró que a raíz de la Pandemía deberíamos preguntarnos: ¿qué nos importa? ¿Realmente nos importa tanto consumir más y más cosas? ¿Nos interesa tener autos cada vez más y más grandes? ¿Generar tanta calefacción y aire acondicionado que tengamos frío en verano y calor en invierno?

A modo de respuesta abierta a sus propias preguntas sostuvo que los gobiernos han pasado demasiado tiempo asumiendo que el crecimiento económico es lo único que debería preocuparles y que esto ha llevado a decisiones políticas desastrosas con la esperanza de que regresemos a la senda del crecimiento. Y cerró reflexionando: “pero lo que realmente queremos es felicidad”.

Números negativos

Quintela enfrentará una ardua batalla con números, que parecen estadísticas frías, pero que sin embargo muestran realidades profundas de miles de adultos, jóvenes y niños con incontables sufrimientos, que se acrecientan ante la falta la de oportunidades y problematizan cada vez más las relaciones sociales, permitiendo la escalada de la violencia, la inseguridad y las crisis sanitarias graves.

El próximo 31 de marzo el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) publicará el informe sobre la pobreza y la indigencia en el País correspondiente al segundo semestre del 2020. Seguramente los números serán más que preocupantes. El último informe que abarca el primer semestre del 2020 marcaba para todo el país que un 40,9% de los habitantes estaba bajo la línea de la pobreza y que un 10,5% de las personas eran indigentes.

En la ciudad de La Rioja la medición estuvo significativamente por debajo de la media nacional, pero no por ello es menos alarmante; había arrojado un 29,8% de pobres y 2,7% de indigentes. Sin embrago, el efecto de la pandemia hará que estos números se incrementen sensiblemente en el segundo semestre de 2020. La Universidad Católica Argentina (UCA) ya anticipó que, según sus mediciones, la pobreza podría alcanzar para este nuevo período entre el 42% y 44% promedio de la población de todo el país.

Diversos análisis, incluido el de la UCA, sostienen que sin la ayuda económica distribuida durante la pandemia desde los estados tanto nacional como provincial, la pobreza se podría haber acercado dramáticamente hasta la mitad de la población.

Otro número de la macro economía que empuja la pobreza hacia arriba y contra el que tendrá que luchar el Gobierno Provincial para lograr los resultados esperados del Plan Angelelli es la inflación. Se conoció a través del INDEC esta semana que pasó, que durante febrero el aumento del índice de precios al consumidor con referencia al mismo mes del año anterior para la región que integra La Rioja fue de 44,3%.

Se sabe que es un proceso trabajoso y probablemente largo bajar la inflación, pero mientras esta se mantenga en cifras tan elevadas y por encima de los dos dígitos, será muy difícil mejorar sustancialmente los números de pobreza e indigencia y lograr un aprovechamiento eficiente de las oportunidades.

Los indicadores de la infancia también en rojo

Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF, afirmó en un reciente informe del organismo que en el mundo aumentó el número de niñas y niños que pasan hambre, están aislados, son víctimas del abuso, sufren ansiedad, viven en la pobreza y se ven obligados a contraer matrimonio.

Al mismo tiempo indicó que disminuyó el número de niñas y niños que acceden a la educación, la socialización y algunos servicios esenciales como la salud, la nutrición y la protección. Fore predijo que las señales de que serán los más pequeños quiénes sufrirán las peores consecuencias de la pandemia durante años son inconfundibles.

Entre algunos de los datos que aporto el informe se estima que, en los países en desarrollo, la pobreza infantil aumentará en torno a un 15%. En el mundo afirmó UNICEF, las escuelas de más de 168 millones de niños en edad escolar llevan casi un año cerradas y la mayoría se encuentra en América Latina y el Caribe.

También aseguró que al menos uno de cada tres niños en edad escolar no tuvo acceso a la educación a distancia mientras las escuelas permanecieron cerradas. El informe indicó que al menos uno de cada siete niños y jóvenes vivía en países donde se impusieron políticas de confinamiento en el hogar durante gran parte del año pasado y como consecuencia, sufrió ansiedad, depresión y aislamiento.

Fore, como sugerencias de acción, resaltó que los niños deben ocupar un lugar primordial en los esfuerzos de recuperación y para ello instó a los gobiernos a dar prioridad a los planes de reapertura de escuelas.

Expuso que desde el Estado se debería brindar protección social a través de transferencias de dinero para las familias y proporcionar servicios esenciales a los niños más vulnerables. Solo así reflexionó, se podrá evitar una generación perdida.

El corazón de la política de desarrollo de Quintela

Desde la Residencia I aseguran que esencialmente el Plan Angelelli no son sólo acciones asistencialistas, sino más bien es una visión de desarrollo basada en la igualdad de oportunidades, que incluye el auxilio y la fuerte presencia del Estado. Pero fundamentalmente se trata, indicaron las fuentes, de continuar propiciando una fuerte inversión en áreas de desarrollos claves: energía y agua, agricultura, ganadería, industrialización y turismo.

El Plan Angelelli, desarrollaron los colaboradores del Gobernador, más allá de ser un plan de gestión que contiene programas y acciones específicas, es un concepto basado en tres líneas estratégicas: pan, techo y trabajo. Que a su vez permite el desarrollo de otros planes de diferentes áreas como salud, educación y culturas para el desarrollo de la identidad y el empoderamiento de las riojanas y riojanos. Una visión coherente de principio a fin, análoga a la que tenía Angelelli, aseguraron las fuentes.

¿Cuáles serán las inversiones?

En materia de desarrollo urbano esta semana se anunció que alrededor de 50 mil riojanas y riojanos serán beneficiados de forma directa con el Plan de Desarrollo e Integración Urbana cuyo principal objetivo es mejorar la calidad de vida de las familias. El monto a repartir entre los municipios será de 14,5 millones de pesos mensuales, que corresponden al Fondo Provincial de Infraestructura Municipal.

De acuerdo a lo informado, el programa “Un Techo para mi Familia” dentro del mismo plan, prevé una inversión total de 8.400 millones de pesos en los próximos tres años para construir 3.500 viviendas y 2.400 millones de pesos más, para edificar 3.000 mejoramientos habitacionales.
Asimismo 6.769 millones de pesos se destinarán a redes de agua potable, de cloacas, para beneficiar a más de 90 mil ciudadanos. En cuanto a la energía se invertirán más de 274 millones de pesos para obras de tendido eléctrico.

En materia educativa se entregarán 52 mil kits escolares y 30 mil guardapolvos para los estudiantes de la Provincia que asisten a escuelas del nivel primario y de educación especial.

Quintela aseguró esta semana que pasó que en el contexto de pandemia que se vivió en el 2020, se asumió el desafío de que la escuela sea una prioridad, y eso implica invertir como en ningún otro campo de las políticas públicas, indicó. En ese sentido se anunció que la inversión para comprar 20 mil computadoras para estudiantes de primaria, fue de más de 250 millones de pesos.

También se realizó una inversión de 60 millones de pesos para garantizar hasta abril la conectividad del cien por ciento en las escuelas de la zona rural. Y se lanzó el Plan Básico de Internet Educativo de 10 megas, que tendrá un costo popular de 500 pesos.

En materia de Turismo y Culturas Quintela viene realizando una inversión inédita con más de 30 obras en toda las provincia, con una inversión que se contempló dentro Plan Federal de Turismo y Culturas, de más de 300 millones de pesos que incluye fondos nacionales del Plan 50 Destinos y otros. Se supo también que en los próximos días se anunciará la recuperación de la red de museos y espacios culturales de toda la Provincia.

En Famatina esta semana el Gobierno Provincial anunció la puesta en marcha de una nueva fábrica que generará hasta 100 nuevos empleos. Se trata de Confelar S.A y el Gobierno lo definió como una fuerte apuesta a la industria local.

Durante el acto Quintela aprovechó para reflexionar y aseguró, que sin un gobierno peronista nacional y provincial, el compromiso y acompañamiento a la industria iba a ser muy difícil de llevar adelante.

Horror en Formosa: mujeres embarazadas se esconden en el monte para evitar que la policía se lleve a sus bebés

Aimogasta: Capacitan al personal sobre educación sexual integral