in

Norte Grande: ¿La integración puede disminuir la pobreza y la postergación?

Cómo saber si esta integración ambiciosa de las diez provincias del norte argentino tendrá continuidad y avance en el tiempo. Es difícil, pero sin dudas la concertación está sembrando la semilla del federalismo y la unidad de acción y objetivos. A partir del Norte Grande, el País puede haber comenzado a gestar un nuevo mapa de relaciones políticas: del unilateralismo provincia-nación a la regionalización solidaria, como impulso a la igualdad de oportunidades. Al mismo tiempo, en la carrera hacia las elecciones de medio término, preocupa la inminente segunda ola de la pandemia: ¿las argentinas y argentinos estarán de acuerdo o no con una nueva cuarentena?

El equipo SocPol del Instituto sobre Economía y Sociedad Argentina Contemporánea (IESAC) de la Universidad Nacional de Quilmes, se dedica a realizar creativas investigaciones sociales y de opinión pública. Recientemente publicaron en el diario Página 12 los resultados de un trabajo realizado a fines de febrero, que plantea qué haría un ciudadano común si fuese Presidente y de repente se comienzan a saturar las terapias intensivas del sistema de salud.

El resultado del estudio de SocPol muestra una sugestiva paradoja sobre que la mayoría de la sociedad estaría de acuerdo con nuevas medidas restrictivas frente a un nuevo brote que ponga en riesgo el sistema de salud, pero sin embargo, la mayoría de las personas estuvieron convencidas que los que aceptarían restricciones configuran sólo una minoría de la sociedad. No es un juego de palabras, es un paradigma que desnuda cómo operan en la opinión pública los mensajes de los medios masivos de comunicación, construidos de forma hegemónica y las redes sociales con sus algoritmos.

Los investigadores de la Universidad de Quilmes aseguraron que un 63% de las personas consultadas, ante la hipótesis de ser el Presidente y que el sistema de salud estuviese saturado, aplicaría medidas restrictivas o cuarentenas. Sin embrago, siguiendo con la ficción para ese 63% ante la consulta si cree que los ciudadanos le tendrían bronca por aplicar esas restricciones, más del 50% respondió que sí. O sea que cree que su criterio no es el de la mayoría de la población.

En contrapartida, del 38% que como presidente no tomaría medidas restrictivas ante una supuesta segunda ola, una abrumadora mayoría del 83% cree que la mayoría de las personas apoyaría no instrumentar cuarentenas, porque aseguran que todo el mundo está harto de esas medidas.

Divide y reinarás

Existe consenso en atribuir el famoso proverbio al emperador romano Cayo Julio César. Sin embargo este paradigma sobre la concentración del poder podría tener su origen en los estrategas militares de la antigüedad. Pero del mismo modo, nadie puede dudar que es una máxima que se aplica al juego de la democracia contemporánea.

En Argentina las relaciones unilaterales de las provincias con la administración nacional generan un freno al federalismo. Configuran una realidad que muestra a la claras que la división, la escaza comunicación y consensos entre los territorios que conforman la Nación, favorece una concentración de poder en el gobierno central y una ventaja desequilibrante para las pocas provincias centrales. En definitiva: divide y reinarás.

Lo que devela la encuesta mencionada más arriba, donde la mayoría cree que está bien poner restricciones, intervenir, tomar medidas desde el Estado para preservar la salud de la comunidad, pero sin embrago esa misma mayoría supone que todo el mundo está harto de la cuarentena. No es sólo un gracioso contrasentido; de alguna forma podría encerrar el gen de la Argentinidad –de sus ciudadanos a nivel individual y como comunidad- que sufren de la falta de unión en la acción y los objetivos. Es como que no confiaran en la unión de personas individuales, para conseguir un propósito común.

En ese sentido el consenso del Norte Grande logrado con las 10 provincias, del que el gobernador riojano Ricardo Quintela es uno de los principales impulsores, tuvo un importante logro concreto al obtener que la Nación impulse una reducción de las contribuciones patronales.

Fue durante la cuarta reunión de los gobernadores con el presidente Alberto Fernández, en San Fernando del Valle de Catamarca. Allí el mandatario nacional anunció un nuevo Régimen de Promoción de Generación de Empleo en el Norte Grande, con reducciones patronales desde el 80% al 20%, de acuerdo a diferentes circunstancias y durante el lapso de tres años.

Quintela atribuyó este logro a la “unidad” por sobre todas las cosas. Además reflexionó que a partir del segundo encuentro de los gobernadores comenzó a participar el Presidente con los ministros nacionales, para promover la entrega de soluciones y ocuparse de los temas del bloque.

Quintela también resaltó que es la primera vez que un mandatario nacional acompaña al núcleo de gobernadores del norte argentino y reconoce la asimetría, que tiene esa parte del territorio nacional comparada con el resto de las regiones del país.

El gobernador riojano aseguró que el pedido es achicar esas diferencias para generar desarrollo, oportunidades y posibilidades. Adelantó que entre los temas planteados en la reunión se reiteró la necesidad de contar con un precio diferenciado en la energía y el combustible.

Con tamaño apoyo de Fernández a las diez provincias norteñas, no es casual que en simultáneo se esté instalando, con el discurso de varios periodistas de los medios hegemónicos del País, que el Presidente está gobernando “sin rumbo”. Una apreciación generalista, que en parte es seguramente un anticuerpo de los intereses centralistas, frente al avance de un bloque, como el del norte, que pudo comenzar a construir consensos y objetivos comunes.

Segunda ola: ni los mejores, ni los peores

Las ventajas que Argentina y La Rioja tienen para hacer frente a la segunda ola son: la vacunación y el conocimiento de cómo hacer frente a la enfermedad. Las desventajas: el agotamiento de los médicos, la actividad plena y la relajación de las medidas de prevención de las personas en general.

Si algo se demostró con la pandemia, es que a la larga o a la corta todos los indicadores de los países del mundo tienen a emparejarse. Salvo excepciones para bien o mal, entre las que no se encuentra la Argentina.

En algún momento el País tenía números de contagios y fallecidos muy favorables con referencia la región y al mundo. Luego se emparejó. Hace unos días Argentina estaba muy atrás en la vacunación, hoy y a pesar de la lentitud de la provisión mundial de vacunas, Argentina está con un nivel aceptable de vacunación cada 100 mil habitantes en comparación con el resto del mundo.

Según la universidad de medicina norteamericana Johns Hopkins, que recolecta las estadísticas mundiales de la pandemia, en el caso de personas fallecidas por cada 100 mil habitantes, la Argentina presenta 122,53 decesos. Por debajo de Inglaterra (190,04); Italia (173,16); Estados Unidos (165,94); México (156,57); Brasil (139,76); y sensiblemente por encima de Chile –el país con mayor cantidad de vacunación relativa- que presenta 118,42 fallecidos cada 100 mil.

En el caso de las vacunas Chile se perfiló como el país del mundo que ha logrado una mayor inmunidad en relación a la cantidad de la población. Pero está alejado en su buena performance del resto de los países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo. Se perfila como un caso paradigmático que mezcla buena gestión, con poca población relativa, acuerdos desconocidos con los laboratorios y buen aprovechamiento de las oportunidades para obtener las vacunas.

Pero aún así la segunda ola de infecciones de Covid19 está aconteciendo y lo llevó al país trasandino a marcar récord de contagios. Además en este momento, se están implementando restricciones severas a las actividades y a la circulación. Incluso con toques de queda y el ejército en las calles.

En el caso del resto del mundo, se plantean dos grandes bloques con realidades dispares, por una parte un pelotón de países –entre los que está Argentina- que están pudiendo vacunar. Y otros países que no tienen acceso a las vacunas.

Entre los países que cuentan con vacunas, según el sitio de estadísticas “Our World in Data”, en Argentina 0,24 personas cada 100 mil recibieron la primera dosis de alguna de las vacunas. Esta proporción es igual a la de Alemania. Y se encuentra, por ejemplo, por encima de España (0,20) o Brasil (0,14). Del mismo modo Argentina está sensiblemente por debajo de Francia (0,35) o Italia (0,25). Como referencia, países con gran desarrollo propio de vacunas como Estados Unidos, apenas está alcanzando 0,67 vacunados por cada 100 mil habitantes.

Obra pública

En números La Rioja es una de las provincias más beneficiadas con obra pública nacional, de hecho luego de haber visitado la Provincia esta semana que pasó, el ministro de Obras Públicas de la Nación Gabriel Katopodis, enumeró en un programa de TV nacional que la construcción de rutas de alta montaña en la Provincia, son algunas de las obras más importantes del País.

Quintela, junto al funcionario nacional, firmaron convenios por más de 32 mil millones de pesos, para obras que tendrán impacto en los 18 departamentos. Al respecto el mandatario provincial aclaró que el 65 % de las obras que se realizarán serán destinadas a los departamentos del interior y el 35% a la Capital. Comentó que se trata de aplicar políticas federales, en consonancia con lo que viene haciendo Fernández a nivel nacional y todo su gabinete.

Quintela volvió a aprovechar la oportunidad para referirse a la necesidad de que cada riojana y riojano, nazca, crezca y se desarrolle, en su lugar. Además de poder constituir un hogar y una familia en el pueblo de su arraigo.

Vendieron sus pertenencias y compraron un colectivo para cumplir el sueño de recorrer el mundo

Una mujer de 75 años resultó con heridas varias en un accidente de tránsito