in

Quintela continúa apostando con fuerza a la inversión pública

El Gobierno trabajó especialmente esta semana, entre otras cuestiones, en la vuelta a clases presenciales, la apertura de mercados internacionales, la creación del polo tecnológico y la concreción de obras hídricas, asunto este último que lo desvela al Gobernador desde que asumió. Mientras tanto en el primer mundo preocupa Colombia y se discute el giro ideológico de Estados Unidos hacia aumentar la inversión pública y la liberación de patentes de las vacunas. Al mismo tiempo, aunque suene irrazonable, en el que parece el momento más oscuro de la noche, se estaría gestando un escenario altamente beneficioso para la economía Argentina.

El virus del Covid19 demostró crudamente a la humanidad que la vida se desarrolla en comunidad o no se desarrolla. Y que esa colectividad hoy es de alcance global. La interconexión y dependencia entre los hombres y mujeres que habitan el planeta es total y el “dios mercado liberal”, adorado durante años, se volvió bastante ineficiente por sí mismo para ayudar al mundo a recuperarse de la pandemia y construir una nueva realidad.

Hoy los estados toman una importancia crucial en cómo se administra la crisis y cómo el mundo renace de la catástrofe. Argentina y por consiguiente La Rioja están frente a una coyuntura económica mundial que podría derivar en una gran oportunidad. Aunque frente la crisis económica en que está sumida la población, suene disparatado y paradójico.

Sin embargo hay varias razones e indicadores para pensar que soplan vientos de cambio. Una primordial son los precios internacionales de las commodities. Que son las materias primas que se utilizan en la producción de otros bienes y servicios, de las cuales Argentina es una gran productora, sobre todo de granos.

Los dólares que ingresen producto de la comercialización fundamentalmente de soja y maíz, sumado además a los 4.300 millones de dólares que se esperan como fondo de capitalización desde Fondo Monetario Internacional (FMI), pueden robustecer con divisas las arcas del banco central para acompañar el despegue de la economía cuando la pandemia comience a ceder.

Es cierto que Argentina tiene que hacer frente a vencimientos con el FMI que este año rondan los 4.800 millones de dólares. Pero justamente uno de los ejes de la gira europea que emprendió el sábado por la noche el presidente Alberto Fernández, de la que participa el ministro de economía Martín Guzmán, tiene como objetivo poder renegociar la reestructuración de la deuda con el FMI y el Club de París.

Fernández visitará durante la semana a los mandatarios de Portugal, España, Francia e Italia y también al papa Francisco. Además de los temas económicos, el abastecimiento de vacunas será otro ítem prioritario de la gira.

El costo de oportunidad

La Argentina y especialmente La Rioja están acostumbradas a que los recursos que se consiguen y se generan no siempre signifiquen inversiones públicas que otorguen rentabilidad a mediano y largo plazo. Y para generar renta económica, es imprescindible forjar condiciones de igualdad para el desarrollo armónico social y comunitario. Esta premisa es la que parece tener en mente Quintela todo el tiempo.

En ese sentido, esta semana que pasó volvió a mostrar al Gobierno riojano preocupado por la calidad de las viviendas que se construyen y el propio Quintela ratificó que contarán con 3 habitaciones y serán de más de 80m2 de superficie.

En el mismo sentido el Estado sigue invirtiendo fuerte en las políticas hídricas, el talón de Aquiles de la Provincia si se quiere mejorar la productividad, y que fue poco atendido en los últimos años. La obra que se anunció se trata de un acueducto para la Capital de más de 6000 metros que costará alrededor de 230 millones de pesos y tiene financiamiento nacional. Esta acción se enmarca en el plan de 10 obras de agua potable, que se están realizando o se comenzarán a realizar en el corto plazo en toda la provincia.

Esta semana que pasó también el trabajo hiperactivo del Gobierno local estuvo centrado en el fortalecimiento de la inversión pública en áreas estratégicas, la búsqueda de nuevos mercados internacionales para los productos y servicios riojanos, la creación del polo tecnológico y hasta en una investigación que se desarrolló en La Rioja para comprobar la efectividad de la vacuna rusa Sputnik V.

Cerca de Quintela aseguraron que todas las acciones que están en el radar del Gobierno hoy, tienen el objetivo de fortalecer la presencia del Estado como jugador clave para la salida de la pandemia con producción, equidad y desarrollo armónico.

Mitos y verdades: La inversión pública en el contexto mundial

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden confesó que su país siempre creció con inversión pública y de infraestructura. Esta semana que pasó alrededor de 70 legisladores de su partido, pidieron mediante un proyecto inédito de resolución, que la Casa Blanca exija al FMI la suspensión de los pagos de capital e intereses de la deuda de la Argentina y otros países hasta que concluya la crisis originada por el Coronavirus.

Como si fuera poco, los legisladores de Biden, le pidieron al Fondo que se abstenga de obligar a los países deudores a reducir el gasto público, que dedicarán a enfrentar el avance de la pandemia.

Es el mundo del revés: el País que impulsó el libre mercado para sus productos a escala mundial, con una presión insostenible para las economías emergentes, hoy reconoce que la estrategia para salir de la crisis es el gasto público. Y aún más que siempre fue así.

Hace unos días Biden impulsó un plan de ayuda de 4 billones de dólares en ayudas sociales e inversiones públicas para generar trabajo. El sitio web de la BBC explicó que distribuirá en un “Plan de Empleo” de 2,3 billones para construir desde carreteras hasta aeropuertos y mejorar el acceso al agua potable. Además invertirán 1,8 billones de dólares en un “Plan de Familias” para ampliar el acceso a programas de educación y cuidado infantil.

Cualquier semejanza con los planes que se aplican en Argentina y en La Rioja es pura coincidencia. Y si la casualidad no fuera suficiente, la inversión se financiaría con impuestos a la riqueza.

Según la prestigiosa publicación europea Expansión, especialista en macro economía, el gasto público de Estados Unidos es el mayor de todos los países del mundo. En 2019 (último dato disponible) fue de 7.647 billones de dólares (35,68% del PBI), seguido por china con 4.892 (34,12%); Japón 1.916 (37,22%) y Alemania con 1.744 billones (45,20% del PBI).

Es decir que a ningún país con buenos estándares de vida se le ocurre bajar del 35% de su PBI el gasto público, es más los europeos están bastante por encima de eso y mucho más con la pandemia. Francia, cuyo dato de gasto público del 2020 ya está disponible, lo aumentó hasta el 62,10% para hacer frente a la crisis.

Argentina en 2019 invirtió 170 millones de dólares en gasto público, que significó un 38,33% de su PBI. Ahora el mundo se enfrenta al dilema de cómo reactivar la destruida economía mundial. En este momento que la crisis golpea la puerta de la casa del primer mundo, parece que es bueno reconocer que la receta siempre estuvo en la inversión pública, pero sin dudas no era bueno comentarlo para afuera o haberles permitido a los países emergentes que apliquen esa estrategia.

Preocupa Colombia, preocupa Latinoamérica

La situación de Colombia genera gran preocupación especialmente en Latinoamérica, que la ve como el reflejo de otros posibles conflictos en el territorio más golpeado por la pandemia. La situación está desbordada, los muertos civiles se cuentan por decenas y hay cientos de ciudadanos desaparecidos. Todo en un contexto de militarización, cortes y hasta bloqueos de internet.

La historiadora María Gabriela Palacio Ludena de la universidad europea de Leiden y el politólogo Fabio Andrés Díaz Pabón de la universidad sudafricana Cape Town, escribieron un artículo de análisis de la situación colombiana en la publicación “The Conversation”.

Allí atribuyeron el comienzo de las protestas como respuesta a una impopular reforma tributaria que intentó llevar adelante el gobierno del presidente Iván Duque.

Los investigadores analizaron que a pesar de que el gobierno dio marcha atrás con la reforma, la clara desconexión entre los funcionarios y la población ya se había hecho manifiesta, no sólo por la propuesta de reforma, sino también por los abusos por parte de policía de Colombia sobre la ciudadanía.

En el artículo se destacó que 3,6 millones de personas cayeron en la pobreza debido al Covid19 y que el incremento del IVA iba a perjudicar profundamente a todos estos sectores. Además precisaron que en Colombia el empleo en el sector informal alcanza más de la mitad de la fuerza laboral.

Los catedráticos reconocieron en el artículo que el problema es regional, subrayando que es poco probable que los gobiernos de la región hubiesen estado suficientemente preparados para responder a las necesidades crecientes y los efectos multidimensionales resultantes de la pandemia, debido a que las instituciones públicas que podían haber coordinado acciones colectivas en la región, habían sido debilitadas por décadas.

La Rioja está a la puertas de una reforma constitucional participativa, parece fundamental que se fortalezca la democracia, sus instituciones y el rol del Estado. Sobre todo de cara a crisis como el coronavirus, que mediante el avance de la globalización, podrían ser cada vez más frecuentes e intensas.

Vacunarán a pacientes oncológicos, con tuberculosis y personas con síndrome de Down

Reapareció Juan Darthés: “No hice nada de lo que me acusan, soy inocente”