in

Repartiendo

Esta semana el presidente de la Nación Alberto Fernández instaló un tema en la agenda política que tendrá fuerte repercusión: pidió que se debata para que los trabajadores “participen de las utilidades de las empresas”. Sucedió en sintonía con la convicción que el Gobernador Ricardo Quintela hace rato transmitió, de reformar la Constitución provincial. Fernández estaría proponiendo avanzar sobre una reforma estructural que permita mejorar los ingresos de los trabajadores basado en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional. En el mismo sentido, en La Rioja, algunos colaboradores de Quintela piensan que también hay que revolucionar la educación para poder generar cada vez más trabajo de calidad ¿Podrá la pandemia actuar como un catalizador social de reformas estructurales profundas en la educación y la economía política?

Si la pandemia hará al ser humano mejor o peor configura un álgido debate filosófico moderno. Hay diversos enfoques, apreciaciones y conclusiones. Pero es cierto que por el aprendizaje al que sometió a la humanidad, la pandemia podría generar mejores condiciones de vida, pero esto dependerá exclusivamente del ser humano. Lo que seguramente sucederá luego de la pandemia es que la humanidad habrá cambiado a costa de la dinámica inapelable del universo.

“Los derechos universales siempre dan resultado”, dijo esta semana la vicepresidenta Cristina Fernández en un acto de entrega de computadoras para alumnos de escuelas bonaerenses. Allí también analizó que si el gobierno de Mauricio Macri hubiera continuado entregándolas, hoy los estudiantes y sus familias, tendrían mucha mejor conectividad y herramientas para hacer frente a la pandemia.

Cristina hizo un razonamiento simple. Pero demostró, de alguna forma, como las políticas públicas que tienen un sentido plural y amplio preparan mejor a la comunidad para los desafíos modernos. No son inocuos, ni mucho menos, los efectos de la globalización. La magnitud de la Pandemia de Covid19 es el resultado en gran de medida de la mundialización.

Pero también nunca en la historia la ciencia ha podido actuar con el nivel de colaboración y velocidad, con que lo hizo en esta oportunidad, para desarrollar vacunas y tratamientos contra la infección que asola al mundo. Es como que la globalización compensara lo bueno y lo malo. Pero hay que estar preparado. Educación, trabajo, cultura, derechos y equidad parecen ser claves a la hora de planificar y ejecutar las políticas públicas.

*Que nadie se quede atrás *

Esta semana se conoció que La Rioja será la punta de lanza de un proyecto liderado por El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Se invertirán más de 20 millones de pesos en 4 escuelas rurales, donde se entregarán: 30 notebooks, otros equipos y la conectividad con la capacitación, el servicio y mantenimiento garantizado hasta diciembre de 2022.

El objetivo del proyecto será generar soluciones para acelerar resultados, que garanticen la continuidad de los aprendizajes de la totalidad de los chicos y chicas que residen en ámbitos urbano-vulnerables y rurales. Que ninguno quede atrás.

Otro anuncio importante en materia educativa fue el anticipo de Quintela sobre los 80 millones que se invertirán en las escuelas rurales de la provincia, que se sumarán a los 1000 millones que ya se están invirtiendo para infraestructura escolar. Este desembolso será comunicado por el ministro de Educación de La Nación Nicolás Trotta, cuando venga a fines de julio para reinaugurar el ciclo lectivo.

“Para poder tener mejores condiciones laborales en la provincia, tenemos que preparar mejores recursos humanos”, analizaron en off en el entorno del gobernador. Por eso en educación el Gobierno provincial quiere llevara adelante una inversión “histórica”. Así la definieron los mismos interlocutores.

Recuperando puestos de trabajo

En todos los frentes el Gobierno provincial intenta recuperar y generar puestos de trabajo. Quintela junto al Gobernador de Catamarca Raúl Jalil, se reunieron esta semana con el ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerrera. Allí, entre otros temas hablaron del corredor bioceanico, los vuelos a las provincias y la reactivación de las vías férreras.

Quintela y Jalil están convencidos que para que “haya un despegue, hay que mejorar sustancialmente el transporte y como un impulso regional”, dejaron trascender participantes del encuentro.

También cerca del fin de semana el Gobernador visitó las obras de la fábrica textil Ritex, donde se están incorporando maquinarias valuadas en más de 10 millones de euros. La tecnología permitirá a esta industria generar 150 nuevos empleos. Se espera que la textil supere los 1100 puestos de trabajo, configurando la empresa con la plantilla más grande en recursos humanos

En la misma línea de desarrollo regional y apuntando a la generación de puestos de trabajo, esta semana que pasó, con la presencia de más de 40 autoridades de turismo de todo el país el Ente Norte Turismo aprobó su nuevo estatuto.

Los ministros y secretarios de las provincias de La Rioja, Tucumán, Salta, Jujuy, Santiago del Estero y Catamarca dieron en conjunto un fuerte espaldarazo a la actividad más golpeada por la pandemia y que muy lentamente está reactivándose.

El Ente que actualmente es presidido por el Ministro riojano de Turismo y Culturas Gustavo Luna tiene un fuerte programa de desarrollo regional, que promete beneficiar a todas las provincias del noroeste que comparten culturas, historia, idiosincrasia y paisajes únicos. Se habló en la reunión especialmente de fortalecerse mutuamente e impulsar en conjunto una enérgica promoción regional, nacional e internacional.

Repartir los frutos

En 2010 el por entonces diputado Nacional justicialista Héctor Recalde había presentado un proyecto de Ley cuyo objetivo hubiera sido regular la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas. 11 años después Alberto Fernández parece desempolvar una idea que forma parte de la Constitución Nacional.

El artículo 14 bis de la Carta Magna le asegura al trabajador: “participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección”. Pero esto en realidad no sucede.

En 2010 los sectores concentrados de la economía, representantes de cámaras industriales, empresas agropecuarias y financieras acusaron al proyecto de Recalde de ser anticonstitucional. Pero está visto que nada es más lejano.

Esta semana durante los actos para conmemorar el 47 aniversario del fallecimiento de Juan Domingo Perón, Fernández como presidente del PJ incubó la idea de que las empresas tengan que repartir ganancias.

Fernández aseguró que aunque resulte irónico para los empresarios, en Argentina, los mejores años fueron los peronistas, porque “nuestras gestiones tienen el carácter expansivo de la economía”, Analizó. Y fue allí donde razonó que había que debatir el artículo de la Constitución (14 bis) que dice que los trabajadores deben participar de las utilidades de las empresas. Reflexionó que no se cumple: “¿no deberíamos discutirlo y hacerlo cumplir?”, insistió.

Durante la charla, el Presidente aseguró que el peronismo del siglo XXI tiene que volver a convocar a los jóvenes. Ensalzó en ese sentido a Néstor Kirchner, como quién tuvo la cuota de insolencia que el sistema no entendía y logró enamorar a los jóvenes. Kirchner fue “el mejor presidente de la democracia”, dijo y destacó que se le plantó al FMI, con crecimiento económico del 8 por ciento y creando 4 millones de empleos en cuatro años de gestión.

La Constitución del 49

Para ir un poco más en perspectiva sobre las complejas relaciones del trabajo y el capital, se puede echar una mirada a la historia. En una edición especial de 2019 de “La Gazeta”, órgano de difusión de la Universidad Nacional de Moreno, el Vicedecano de la carrera de Licenciatura en Administración, Marcelo Monzón, analizó la Constitución Nacional promulgada en 1949 durante el gobierno de Perón, que luego fue derogada por el dictador Pedro Eugenio Aramburu en 1956.

Mozón observó que la Constitución del 49 fue la primera surgida del voto popular, con constituyentes elegidos a través del mecanismo del sufragio universal, obligatorio y secreto.

Aseguró que se enmarcó en lo que los especialistas denominaron como Constitucionalismo Social. Expresando un orden institucional, político, social y económico de ruptura con el modelo liberal sostenido por la Constitución de 1853.

El catedrático enunció también que la Carta magna promulgada en el 49 proclamaba la intervención del Estado para garantizar el equilibrio de fuerzas económicas y sociales que el mercado no garantizaba, aseguró el autor.

Explicó que la norma era la mayor expresión de lo que hoy denominamos ampliación de derechos, poniendo el foco en el poseedor de los mismos: los niños, los ancianos, las mujeres, los trabajadores y trabajadoras; a diferencia del foco de los derechos sobre los bienes que poseían los hombres.

Asimismo Monzón indicó que la piedra angular de la Constitución del 49 era el artículo 40, donde se plasmaba el rol del Estado en relación a los recursos naturales de la Nación, a las riquezas y su explotación.

Mozón calificó como una necedad e irracionalidad disfrazada de “sentido común” por parte de la Revolución Libertadora la derogación de la Constitución del 49. “Querer borrar de nuestra memoria, lo que se había labrado en la piedra de la historia argentina, es quizás la expresión más acabada de la tragedia argentina”, opinó el catedrático.

71 años después

Hoy se continúa discutiendo el punto y modelo de equilibrio en la distribución. Mucho más a raíz de la Pandemia. De la mano de las empresas de base tecnológica, llegan algunos términos en Inglés que expresan justamente la premisa de compartir las ganancias.

“Profit Share” significa ganancia compartida y una empresa argentina de software Redbee aplica este concepto. Durante 2019 por ejemplo repartieron alrededor de 22 millones de pesos de ganancias entre sus empleados. Lo que significó para ellos entre dos o tres salarios anuales más.

Guillermo López, de Redbee le explicó al sitio INFOTECHNOLOGY que repartir ganancias lo ven más como un paso en el camino y no un fin en sí mismo. López dijo: “creemos que para que los equipos puedan tener un buen rendimiento es necesario que todas las personas tengan capacidad de decisión y nivel de información a la altura de los dueños”.

Es al menos llamativo y ciertamente paradójico como un joven relacionado a la dinámica y moderna industria del software, ostente una base de pensamiento y una acción esencialmente pragmática que tiene tantos puntos en común con las históricas luchas socio-políticas por una distribución más equitativa y justa.

En los jóvenes tal vez esté la clave.

Seul: por el rebrote de casos de coronavirus volvieron a imponer el tapabocas obligatorio

Siguen llegando vacunas: Arribó el primero de los 10 vuelos a China con 768 mil dosis de Sinopharm