in

«Argentina, 1985» va camino al récord y sigue alimentando polémicas

Se cumplió un mes del estreno y la gente continúa acudiendo a las salas pese a que desde el 21 de octubre se encuentra disponible en una de las plataformas de streaming. La discusión está abierta.

Todavía lejos de la película récord del cine nacional-«Relatos Salvajes» (3.900.000 espectadores)-«Argentina,1985» cumplió un mes en pantalla el 29 de octubre, es la producción nacional más vista del año y pese a que está en una plataforma de streaming la última semana vendió otros 200 mil tickets.

Pero además del interés popular que se refleja en la taquilla, el interés por el film de Santiago Mitre sigue vivo gracias, entre otras cosas, no sólo a la calidad del guión , a los actores y a la contundencia del relato, sino también por la polémica que desataron algunos de los que, aún admitiendo su excelente factura, tienen objeciones que proceden , sobre todo, del campo ideológico.

A la cabeza de todos ellos está, por su íntima y estrecha vinculación con uno de los personajes, Julián Strassera, el hijo del fiscal del juicio a las juntas que desde el momento mismo del estreno ha lamentado lo que éll considera «omisiones»

Entre otras muchas cosas Julián, que tiene 51 años , es abogado y visitaba todos los días a su padre en tribunales en la época del juicio, sostiene que debería quedar más clara la actuación que tuvo el justicialismo.

Según él, ”el peronismo se corrió, no apoyó a Alfonsín y hasta se negó a integrar la Conadep” . Y agregó: “El peronismo fue absolutamente funcional a los genocidas; es increíble, se quieren apropiar de la película, pero en aquel momento Luder propiciaba la ley de autoamnistía».

Strassera no consideró necesario opinar sobre los propios sectores del radicalismo que rechazaban el juicio a las juntas-el film inicia , precisamente, con el entonces ministro Antonio Tróccoli y un discurso procesista- y dice que, por supuesto, le dolió la parte del relato en la que hay personas que le reprochan a su padre no haber hecho más por los desaparecidos .

“No sé si decir que me duele, me parece tan absurdo que le resto importancia. La gente que dice eso es porque sangra por la herida. Son aquellos que no hicieron nada y pretenden desmerecer la figura de quien sí hizo por la lucha de los derechos humanos. La verdad, no me importa”.

Sin la virulencia de alguien tan fuertemente involucrado,también Ricardo Gil Lavedra, en su calidad de exintegrante del tribunal que llevó adelante el juicio a las juntas, también protestó por detalles argumentales.

“La vi dos veces, la primera en una función privada a la cual asistimos los cuatro jueces que sobrevivimos y luego acompañé a mi mujer a verla a un cine de Pilar”, reconoció. Y agregó: “Tengo una opinión más benigna. Se trata de una película comercial, con la liviandad que esto supone. Está edulcorada políticamente, bien actuada y realizada”.

Sin embargo, apunta la pareja de Claudia Piñeiro,» hay omisiones, algunas raras, otras inconcebibles. Por ejemplo, en la placa final, cuando ponen las leyes de la impunidad y descartan los indultos. Es imperdonable, ante el mínimo rigor profesional que puede tener una placa que se pone al final”.

FUENTE: Cadena 3

Messi y PSG buscan el primer lugar en el Grupo H en su visita a Juventus

Solicitaron 15 años de prisión para un sacerdote acusado de abusar de monjas