in

Cumple 57 años Charly Sheen, el actor que gastó su fortuna en adicciones y hoy busca regresar a Hollywood

El protagonista de“Two and Half men” terminó en bancarrota. Los productores ya no lo consideran por las acusaciones por violencia de género y sus problemas con las drogas y el alcohol.

Charlie Sheen cumple 57 años en un presente que lo tiene trabajando para volver a la televisión. El actor, que fue el mejor pagado en la pantalla chica en su época dorada, se encuentra alejado de las filmaciones a causa de los escándalos pasados, mientras lucha por borrar su oscuro historial relacionado a drogas y denuncias por abuso sexual.

La serie Two and Half Men fue el éxito más grande que puede mostrar en su currículum. Justamente interpretaba a Charlie Harper, un personaje que se caracterizaba por tener un perfil demasiado parecido al suyo en la vida real: un músico de poca monta adicto al alcohol, al sexo y al juego que se hizo millonario como compositor de jingles.

Angus T. Jones, junto a Charlie Sheen y Jon Cryer, el primer elenco de "Two and a Half Men". (Foto: CBS)

Pero en 2011 Charlie Sheen se sometió a un programa de rehabilitación y a eso se le sumaron las críticas públicas que hizo contra Chuck Lorre, el creador y productor ejecutivo de la serie, por lo que Warner Bros. lo despidió: rescindieron el contrato el 7 de marzo de ese año y su reemplazo fue Ashton Kutcher, quien se sumó para acompañar a Jon Cryer y Angus T. Young.

Sin embargo, sus problemas comenzaron desde antes y eso derivó en que su éxito luego se viera opacado por tener en su haber una larga lista negra de cargos en su contra: acusaciones de abuso sexual y denuncias relacionadas a incumplimientos de pagos de las cuotas alimentarias de sus hijos.

El pasado oscuro de Charlie Sheen
Charlie Sheen nació en Nueva York el 3 de septiembre de 1965 como Carlos Irwin Estévez, y decidió tomar el apellido artístico de su padre, Martin Sheen, lo que no hizo su hermano Emilio Estévez.

Los problemas aparecieron desde su adolescencia: lo expulsaron de un colegio, lo detuvieron por posesión de drogas y tuvo un caso por un fraude con tarjetas de crédito. Luego, al estar en el mundo del espectáculo, sus escándalos tomaron otra dimensión.

En 1990, su novia Kelly Preston, esposa durante décadas de John Travolta, sufrió una herida de bala en un brazo y generó todo tipo de especulaciones. Según la versión de ambos, ella levantó un pantalón en el baño y del bolsillo trasero cayó una revolver calibre 22 que se disparó al golpear el suelo. Pero a ese episodio se sumaron otros casos de parejas ocasionales que lo denunciaron por algún tipo de violencia. Sin embargo, el actor siempre dijo que lo hacían para chantajearlo.

Ya en 1995, testificó en el juicio de Heidi Fleiss, donde se reveló que había gastado 50.000 dólares en prostitutas en 14 meses. Incluso, Jason Itzler, dueño de un servicio de chicas de compañía, declaró tres años más tarde que Sheen pagó 20.000 dólares por dos prostitutas y una de ellas era Ashley Dupre, del escándalo de prostitución de Eliot Spitzer. Ante esta situación, Sheen negó todas las acusaciones.

A eso se le sumó que fue arrestado por las autoridades de Colorado por una denuncia de maltrato doméstico mientras se encontraba en su residencia de Aspen. En 2009, en su matrimonio con Brooke Muller, hubo una denuncia por violencia de género con un cuchillo de por medio. Ese y otros escándalos en la pareja derivaron en la internación de Muller para rehabilitarse por las adicciones.

Charlie Sheen, Brooke Mueller y los mellizos Max y Bob (Foto: Archivo).

Además, en 2015, contó en primera persona que tiene VIH –teniendo conocimiento de su enfermedad desde 2011- y asumió en una entrevista en el programa The Today Show que se había entregado a las adicciones para “tapar sus miedos y dolores”. “El alcohol y las drogas fueron las únicas herramientas que encontré para no pensar y eso solo lo empeoró”, confesó.

En entrevistas anteriores, había reconocido que malgastó casi toda su fortuna en noches de fiesta (llegó a pagar 130.000 dólares en un solo día). Eso lo llevó a consumir su patrimonio y a vender sus propiedades para hacer frente a las deudas. De hecho, en 2018, pidió que redujeran los gastos de manutención de sus cuatro hijos al declararse en “crisis financiera”.

También, tiene una acusación de Corey Feldman por abuso sexual. Sheen negó rotundamente los dichos en su contra relacionados a Feldman, quien contó los presuntos abusos sexuales que sufrieron él y Corey Haim cuando eran niños actores en la década del 80.

Según declaró el propio Sheen, él siente que lo pusieron en una especie de lista negra por su pasado y que es por eso que nadie lo contrata en Hollywood.

Erik Estrada, el actor que fue un ícono de la serie “CHiPs” y ahora vende videos a fans para subsistir

Jane Fonda comunicó que tiene cáncer y que ya comenzó a realizar quimioterapia: “Soy una privilegiada”