in

Dwayne Johnson ya no es un chico bueno: entra al universo DC como un supervillano despiadado

Por Dave Itzkoff | El actor, que se pone en la piel de Black Adam, cuestiona a los superhéores tradicionales.

Cuando vemos una película que protagoniza Dwayne Johnson, en general sabemos el tipo de personaje que interpretará: un tipo bueno y musculoso que, debajo de su físico envidiable, posee un corazón de oro y que, en un apuro, es más probable que te eche una mano y no que te azote contra el suelo.

Sin embargo, ese no es el papel que interpreta la omnipresente estrella de acción Johnson, de 50 años, en “Black Adam”, que Warner Bros. estrenará el viernes. En la entrega más reciente de la franquicia cinematográfica basada en los personajes de los cómics de DC (conocida como el Universo Extendido de DC), Johnson interpreta al personaje que da título a la película, un despiadado aventurero con superpoderes de la antigüedad que revive en el presente.

Black Adam – Tráiler Oficial - YouTube

Gracias a sus increíbles habilidades —y a su falta de preocupación por la vida humana—, Black Adam se propone liberar a su patria ficticia, Kahndaq, del régimen criminal que la gobierna. Al hacerlo, se convierte en el salvador de los ciudadanos de Kahndaq, al tiempo que atrae la atención no deseada de la Sociedad de la Justicia, incluyendo a Hawkman (Aldis Hodge) y al Doctor Fate (Pierce Brosnan), que no están seguros de poder confiar en Black Adam.

Black Adam, un villano clásico de los cómics
Dirigida por Jaume Collet-Serra (quien ya dirigió a Johnson en “Jungle Cruise”), “Black Adam” da vida a un villano clásico de los cómics que tradicionalmente ha servido como némesis de los héroes jóvenes que vimos en la película de DC “¡Shazam!” (2019).

“Black Adam” también es un proyecto que Johnson ha ayudado a sacar adelante durante años y a la vez es un filme que nos recuerda su ascenso como luchador rudo en la liga profesional WWF (ahora WWE).

Como lo explicó Johnson en una videollamada este mes, apreció “Black Adam” por su voluntad de cuestionar los motivos de la Sociedad de la Justicia, aparentemente los buenos de la historia.

“Esos héroes que han sido tan amados durante décadas, ¿dónde han estado?”, comentó. “No han estado en Kahndaq y no se han ocupado de un pueblo oprimido durante más de 5000 años. Pero hay un hombre que regresa para protegerlos, que es su defensor. Me encanta ese comentario y el diálogo que podría generar”.

Johnson habló más sobre la producción de “Black Adam”, su aprecio por el personaje desde hace mucho tiempo y sus conexiones con sus días de lucha libre profesional como La Roca. A continuación, fragmentos editados de esa conversación.

P: Black Adam es un papel que has estado esperando interpretar durante mucho tiempo. ¿Por qué era tan importante para ti?

Dwayne Johnson protagoniza la última entrega de DC (Foto: Ricardo Nagaoka/The New York Times)

R: Casi quince años de luchar por esto y ejercer presión. Es cierto que yo prefería DC cuando era niño. Me gustaba Marvel, pero amaba DC. Mi caricatura del sábado por la mañana era “Los Superamigos”. Lo entiendo desde una perspectiva de estudio. Es la apuesta más segura continuar invirtiendo en la PI [propiedad intelectual] que el mundo conoce. La Liga de la Justicia: Batman, Superman, la Mujer Maravilla, Flash, Aquaman. Lo entiendo. Pero fue necesario convencer al estudio para que mirara más allá de la Liga de la Justicia hacia el universo de DC, y hay algunos personajes realmente geniales allí. Solo tienes que darles una oportunidad y confiar en la inversión. Black Adam ha existido desde hace casi 80 años.

P: ¿Fue un desafío mantenerte firme a pesar de que, presumiblemente, podrías haber interpretado a muchos otros personajes de cómics durante este tiempo?

R: Se me acercaron, no diré quiénes, para interpretar a algunos otros superhéroes, que terminaron por ser interpretados por otros actores. Pero siempre sentí en mis entrañas que Black Adam era el personaje para mí. La primera vez que vi un cómic de Black Adam, me intrigó. Había una intensidad en el rostro de Black Adam. Había un poco de rabia en la portada de ese cómic. Ah, y tenía la piel morena como la mía. Eso me intrigó de inmediato. ¿Quién es ese? Quiero ser él.

P: ¿Era importante para ti poder llevar un personaje de color a la pantalla grande?

R: Lo que es fundamental es la inversión en más personajes de superhéroes de color y Black Adam es uno de ellos. Era en extremo importante para mí y una de las razones por las que no me di por vencido.

P: ¿Hubo un momento en el que decidiste entre interpretar a Shazam o Black Adam? Sus motivaciones son muy diferentes, por decir lo menos.

R: Tenía esa opción cuando comencé a hablar de esto con Warner Bros. hace casi quince años. ¿Te gustaría interpretar a Shazam? ¿Te gustaría interpretar a Black Adam? Aprecié la mitología detrás de los personajes y su conexión. Pero siempre supe en mi corazón que yo era Black Adam. En el guión original que apareció, hace seis o siete años, las historias de origen de Shazam y Black Adam se contaban en una película de casi cien minutos. Era complicado y no les estaba haciendo justicia a ambos como se debe. Llamé a quienes dirigían Warner Bros. en ese momento y les dije que debíamos separarlos para que pudieran contar sus propias historias de origen, y eso fue lo que hicimos. Eso prolongó y retrasó el proceso. Funcionó en mi contra en el momento, porque produjeron “¡Shazam!” primero. [Risas.] Dije está bien, no hay problema.

R: Adopté todas las características por las que se consideraría supervillano: su violencia, brutalidad y filosofía de la justicia. Justicia tenaz. Es muy parco pero también económico con sus poderes. No se dedica a las matanzas. Solo lo hace con los que se lo merecen. Pero nunca lo vi como un riesgo. Una cosa es si es violento y brutal y está lleno de ira. Pero cuando nos tomamos nuestro tiempo para contar su historia de origen y mostrar por qué se volvió así, no es un riesgo.

P: El Universo Extendido de DC ha dado algunos giros inesperados: algunas películas que parecían éxitos seguros no lo fueron y otras ofertas divergentes fueron éxitos sorprendentes. ¿Eso implica más presión para ti y “Black Adam”?

R: Sí, y lo acepto. Es un momento único en el género de superhéroes, donde se presenta sangre fresca y nuevos personajes en ambos lados del pasillo, en Marvel y también en DC. El lanzamiento de Black Adam coincide con un momento en el que también llega un nuevo liderazgo en Warner Bros. y pronto pasará lo mismo con DC. Tengo mucha confianza en la dirección del universo de DC. Va a requerir una estrategia real y un liderazgo real. Y eso requiere que no miremos el éxito de Marvel y copiemos ese modelo. Marvel tiene lo suyo. Estoy muy feliz por ellos. No queremos ser Marvel, en mi opinión. Queremos ser DC y queremos hacerlo a nuestra manera.

Tragedia en Colombia: una avioneta se despistó y mató a un nene de 2 años

Se suman cuatro nuevos colectivos de Rioja Bus en Chilecito