in

Para ver en Netflix: «Anatomía de un escándalo»: ¿culpable o inocente?

El creador de Big Little Lies vuelve al ruedo con esta serie, que toca temas importantes, cuenta con grandes actores pero se queda en el camino. Aun así, entretiene hasta el final.   

Con una estructura similar a Big Little Lies, el creador David E. Kelley, nos trae una serie entretenida para ver de un tirón los 6 capítulos de 45 minutos de duración cada uno aproximadamente. Se trata de «Anatomía de un escándalo», recientemente estrenada en Netflix.

¿Pero de qué trata? James Whitehouse (Rupert Friend) está casado con Sophie (Sienna Miller), tienen 2 hijos y son una familia ejemplar. Ella dejó su carrera para seguir a su esposo, quien es un ministro británico importante. Hasta aquí todo bien. Sin embargo, sale a la luz un affaire que James tuvo con una joven integrante de su equipo de trabajo, Olivia Lytton (Naomi Scott, de Aladdin).

Al contárselo a Sophie y esta apoyarlo, uno imagina que todo queda ahí, pero no. La ex empleada lo acusa de haberla violado en un ascensor y el pasado vuelve. Para Sophie todo se desmorona y la suerte que siempre los había acompañado, parece haberlos olvidado. Para James, su carrera política está en peligro. Los Whitehouse ya no son los ganadores.

Al igual que en The Undoing, donde en un juicio se develan secretos matrimoniales, aquí tiene el condimento del rol de la fiscal Kate Woodcraft (Michelle Dockery, de Downtown Abbey), cuya verdad conoceremos ya entrada la serie y está relacionada con el pasado de ambos.

Los momentos tensos de los personajes al final de cada capítulo son el gancho ideal para mantener la atracción en una serie que, sin ahondar demasiado en nada, trata temas tan actuales como importantes: el poder político, los privilegios de los ricos, los hechos de violación, el rol de la mujer ante esto.

Kelley, como gran conocedor de televisión que es, utiliza el flashback para irnos a la época de juventud de los protagonistas y saber cómo se conocieron, si James fue siempre un seductor, qué secreto lo une con el Primer Ministro británico, cómo se comportaban los jóvenes ricachones de la universidad de Oxford y cómo era su trato con las mujeres. Quizás otros recursos televisivos se podrían haber evitado ya que con el trabajo de los actores era suficiente.

«Anatomía de un escándalo» es una serie que entretiene hasta el final y sorprende con algunos giros en la narración, sin profundizar ni analizar mucho los temas que aborda (lo cual hubiese resultado más que interesante). Aun así, la podemos ver de un tirón.

Anatomía de un escandalo

Temporadas: 1

Creada por: David E. Kelley y Melissa James Gibson.

Con: Rupert Friend, Sienna Miller y Michelle Dockery

Capítulos: 6 de 45 minutos de duración aproximadamente.

Se puede ver: en Netflix.

Opinión: Buena

El gobierno provincial inauguró obras de remodelación en el Polideportivo Evita y en el Club San Vicente

Tres heridos en un tiroteo cerca de una universidad en Washington