in

Desde Bahréin, el Papa pidió evitar el «ojo por ojo, diente por diente»

Francisco lanzó una nueva condena implícita a la pena de muerte vigente en ese país árabe y a las guerras existentes en el mundo. Ante unas 30.000 personas, convocó a «vivir concreta y valientemente la fraternidad universal».

El papa Francisco lanzó este sábado una nueva condena implícita a la pena de muerte vigente en Bahréin y a las guerras al rechazar la lógica del «ojo por ojo, diente por diente», al tiempo que animó a los jóvenes del reino árabe a «derribar algunas barreras» para hacer un mundo «más conforme al hombre».

En un día centrado en la comunidad católica local, con una misa para 30.000 personas de más 100 nacionalidades, y en un encuentro con la juventud del país islámico, Francisco destacó la apertura migratoria de Bahréin y mostró su rechazo a la indiferencia frente a la guerra y al «mundo cerrado» de la actualidad.

«Reaccionar de una forma simplemente humana nos encadena al ojo por ojo, diente por diente, pero eso significa hacer justicia con las mismas armas del mal que recibimos», planteó el Papa en su primera actividad, al celebrar su única misa en suelo de Bahréin en el Estadio Nacional, en Riffa, 15 kilómetros al sur de la capital Manama.

Francisco inició el jueves la primera visita de la historia de un pontífice al reino, donde rige la pena de muerte desde 2017. El viaje ha incluido reuniones con autoridades islámicas y autoridades del país en las que ha expresado mensajes por los derechos de mujeres y trabajadores y su reclamo de paz y recorte al comercio de armas.

El jueves, en su primer discurso, el Papa ya había planteado que pensaba «en el derecho a la vida, en la necesidad de garantizarlo siempre, también en relación a los que son castigados, cuya existencia no puede ser eliminada», en un rechazo a la pena de muerte vigente en el país.

Este sábado, al encontrar a representantes de la comunidad católica local y fieles llegados desde otros países del golfo Pérsico, el Papa planteó a sus seguidores que Jesús «ve y sufre observando en nuestros días, en tantas partes del mundo, formas de ejercer el poder que se nutren del abuso y la violencia, que buscan aumentar su propio espacio restringiendo el de los demás, imponiendo su dominio, limitando las libertades fundamentales y oprimiendo a los débiles».

«No se puede restablecer la paz si a una palabra ofensiva se responde con otra palabra todavía peor, si a una bofetada le sigue otra»

Ante una multitud que los organizadores cifraron en 30.000 personas, Francisco convocó a «vivir concreta y valientemente la fraternidad universal, perseverando en el bien incluso cuando recibimos el mal, rompiendo la espiral de la venganza, desarmando la violencia, desmilitarizando el corazón».

Para el Papa, «no se puede restablecer la paz si a una palabra ofensiva se responde con otra palabra todavía peor, si a una bofetada le sigue otra. No, es necesario desactivar, quebrar la cadena del mal, romper la espiral de violencia, dejar de albergar rencores, dejar de quejarse y compadecerse de sí mismo».

«Esta tierra es precisamente una imagen viva de la convivencia en la diversidad, de nuestro mundo cada vez más marcado por la permanente migración de los pueblos y del pluralismo de las ideas, usos y tradiciones», agregó el Papa durante la homilía, en un marco en el que la mayoría de los cerca de 160.000 católicos del país (el 10% de la población total) son trabajadores inmigrantes llegados del sudeste asiático y de países pobres de la región.

Francisco animó a jóvenes a «derribar algunas barreras» para mejorar el mundo

Tras la misa, Francisco se reunió con 800 jóvenes del país, a los que animó a «derribar algunas barreras» para hacer una sociedad «amiga y solidaria», y les pidió «gestos concretos» para no ser «indiferentes e intolerantes» ante la guerra y con los demás.

«Jóvenes, ustedes son los que, como viajeros inquietos y abiertos a lo inédito, no tienen miedo de enfrentarse, dialogar, hacer ruido y mezclarse con los demás, convirtiéndose en la base de una sociedad amiga y solidaria», planteó el pontífice al reunirse con 800 jóvenes de distintos credos y nacionalidades en la Escuela del Sagrado Corazón de la capital bahreiní, Manama.

«Esto es fundamental en los contextos complejos y plurales en los que vivimos; derribar algunas barreras para inaugurar un mundo más conforme al hombre, más fraternal, aun cuando esto suponga enfrentar muchos retos», los animó luego.

«Ustedes, jóvenes, sobre todo ustedes, frente a la tendencia dominante de permanecer indiferentes y mostrarse intolerantes con los demás, hasta el punto de avalar guerras y conflictos, están llamados a reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad»

Tras haber dedicado los primeros dos días de su histórica visita a Bahréin a encuentros con autoridades y líderes musulmanes, el Papa se reunió con jóvenes católicos de 29 nacionalidades, parte de la comunidad local de cerca del 10% de la población, y musulmanes, la fe mayoritaria en la nación del Golfo Pérsico.

«Ustedes, jóvenes, sobre todo ustedes, frente a la tendencia dominante de permanecer indiferentes y mostrarse intolerantes con los demás, hasta el punto de avalar guerras y conflictos, están llamados a reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad y de amistad social que no se quede en las palabras», les recordó luego.

Para el Papa, en ese marco, «las palabras no son suficientes, se necesitan gestos concretos realizados en lo cotidiano».

Francisco planteó durante el encuentro que «todos los instrumentos y la tecnología que la modernidad nos da no bastan para que el mundo sea pacífico y fraterno».

«En efecto, los vientos de guerra no se aplacan con el progreso técnico. Constatamos con tristeza que en muchas regiones las tensiones y las amenazas aumentan, y a veces los conflictos estallan», lamentó luego.

Durante su gira Francisco se reuni con Ahmed elTayeb la mxima autoridad sunita del mundo Foto AFP
Durante su gira, Francisco se reunió con Ahmed el-Tayeb, la máxima autoridad sunita del mundo / Foto: AFP.

El vienes, el Papa había pedido por la paz en Ucrania y, junto a autoridades del islam, renovó su llamado para terminar con el comercio de armas a nivel mundial.

En un país con gran cantidad de inmigrantes, en su mayoría trabajadores de países del Sudeste Asiático, Francisco lamentó que el nacimiento de conflictos se da «porque no se trabaja el propio corazón, porque se permite que en las relaciones con los demás las distancias se agranden, y de este mismo modo las diferencias étnicas, culturales, religiosas y de otro tipo se convierten en problemas y temores que aíslan, y no en oportunidades para crecer juntos».

«Y cuando parecen ser más fuertes que la fraternidad que nos une, se corre el riesgo del enfrentamiento», les dijo, antes de pedirles una «actitud interior de empatía» que funcione como «antídoto contra un mundo cerrado que, impregnado de individualismo, devora a sus hijos; contra un mundo prisionero de la tristeza, que genera indiferencia y soledad».

«¡Sean campeones de fraternidad! Este es el desafío de hoy para el triunfo de mañana, el desafío de nuestras sociedades cada vez más globalizadas y multiculturales», los convocó.

El domingo, el Papa cerrará la visita con una reunión con los obispos, sacerdotes y religiosos del país antes de regresar a Roma.

Las Leonas arrancaron la FIH Pro League con un triunfo sobre Alemania

Mujeres y diversidades rompen récord de candidaturas, pero su representación aún es baja