in

Desgarradora historia: tienen cáncer terminal y piden ayuda para no dejar huérfanos a sus dos hijos

La pareja se enfrenta a la dura perspectiva de dejar a sus hijos huérfanos después que se les diagnosticara a ambos un cáncer terminal.

El británico Adam Graveley, de 38 años, y su esposa australiana Caitlin, de 39 años, lanzaron un angustioso llamamiento para conseguir ayuda. La pareja se enfrenta a la dura perspectiva de dejar a sus hijos huérfanos después que se les diagnosticara a ambos un cáncer terminal.

Adam y Caitlin, que viven en la ciudad australiana de Perth, fueron diagnosticados con cáncer con apenas tres meses de diferencia entre sus respectivos dictámenes médicos. Desde entonces, su mayor preocupación es asegurar un futuro para sus pequeños hijos Thea y Fearn.

Adam ahora tiene 38 años y su pareja 39 y el amor consiguió que los dos vivan en Perth, junto a sus pequeños. La historia, que se conoció en marzo, volvió a viralizarse en las últimas semanas.

Desde que se cruzaron en el mismo camino, el matrimonio tenía una vida feliz y saludable, hasta que la mujer fue diagnosticada con un cáncer de intestino en etapa 4, tras dar a luz a su segundo hijo en octubre del 2020.

Allí nació el Fearn, el segundo hijo de la pareja. Una situación contradictoria, por una lado estaban felices por el nacimiento y por el otro la noticia del cáncer terminal de Caitlin les quitó todas las esperanzas.

En un principio, Caitlin pensaba qu los dolores se debían a su reciente parto. Sin embargo, tras hacerse una colonoscopia, confirmaron que se trataba de una enfermedad en estado terminal, ya que el cáncer de intestino se había extendido al hígado.

Pero el colmo llegó cuando, tan solo tres meses después, en febrero, el hombre también fue diagnosticado con un cáncer terminal de páncreas. Una valoración totalmente casual, porque Adam fue al médico al creer que padecía de una úlcera en el estómago, provocada por el estrés de la enfermedad de su esposa.

Actualmente, a Caitlin le extirparon el tumor y se encuentra recibiendo quimioterapia para tratar de eliminar la metástasis en su hígado. Mientras que Adam inició un tratamiento experimental extremadamente agresivo.

La familia quiere usar su historia para crear conciencia sobre los cánceres agresivos que comienzan en los menores de 40 años y, con ella, instan a las personas a asistir a las pruebas de detección cuanto antes.

Mientras tanto, todos esperan que el tratamiento funcione: “Esperamos y oramos todos los días para que el tratamiento que reciben funcione y que tengan años en lugar de meses, afirma la hermana de Adam, Emma Reynolds.

Sin embargo, lo más preocupante para la pareja es el miedo a que sus hijos pequeños Thea, de tres años, y Fearn, de un año y cuatro meses, se queden huérfanos.

Toda su familia, amigos y la comunidad de Perth se unió para ayudar a la pareja. “La gente hace paquetes de comida, cocina cosas, tuvieron gente que paga por la limpieza, gente que se ofrece a ayudar con los niños”, cuenta Emma, la hermana de Adam.

Incluso crearon una página web, en la que ya recibieron 50 mil dólares para ayudar a pagar su tratamiento y para que la mamá de Adam, que viven en Inglaterra, puedan viajar a visitarlo y acompañarlo en su lucha contra el cáncer.

El gobierno oficializó el congelamiento de precios de los medicamentos

Argentina donará casi un millón de vacunas contra el coronavirus