in

Elecciones en Brasil: las encuestas favorecen a Lula y Bolsonaro sigue agitando el fantasma del fraude

Más de 150 millones de brasileños irán a las urnas el domingo, mientras crece la violencia política y el actual presidente sigue intentando poner en duda la transparencia de los comicios. Este jueves a las 20 se realiza el último debate entre candidatos.

A tres días de las elecciones en Brasil, las encuestas favorecen a Lula y crece la expectativa por un triunfo en primera vuelta.

El domingo se celebrarán las elecciones presidenciales en Brasil y crece la expectativa en todo el país. Las últimas encuestas de intención de voto muestran una ventaja para Luiz Inácio «Lula» Da Silva, con 47%, mientras que Jair Bolsonaro alcanza el 33%. En tanto, crece la violencia a medida que se acercan los comicios y ya son tres los partidarios del expresidente que fueron asesinados en distintas discusiones.

En el estado de Río de Janeiro, bastión bolsonarista, donde su familia ostenta cargos públicos y ya ha ganado 21 elecciones, la diferencia es menor y las encuestas dan a Lula una ventaja de apenas 4 puntos.

En una nueva embestida contra el proceso electoral en medio de sondeos que pronostican que será derrotado por su rival, Bolsonaro afirmó este miércoles en un video en Facebook que los observadores internacionales llegados a Brasil no podrán fiscalizar los comicios del próximo domingo, ya que las urnas no pueden ser auditadas.

El actual presidente continúa agitando el fantasma del fraude. «Si no gano con el 60% es porque hay algo raro», había dicho desde Londres, en ocasión del funeral de la reina Isabel II. Sus partidarios, mientras tanto, difunden fake news sobre falta de transparencia en los comicios.

Bolsonaro amenazó con convocar a las Fuerzas Armadas si se prohíbe a la población ir a votar con la tradicional camiseta de fútbol, pese a que no hay ninguna medida de la Justicia electoral contra ello.

Esto se debe a que el titular del Tribunal Superior Electoral (TSE), el juez Alexandre de Moraes, determinó que los fiscales y presidentes de mesa no pueden usar camisetas de equipos de fútbol o de partidos políticos. Sin embargo, Bolsonaro tergiversó la orden y la presentó como una prohibición que rige para los votantes, y expresó que si no se deja a la gente usar camisetas con los colores amarillo y verde ordenará a las Fuerzas Armadas que lo permitan.

Esta polarización viene acompañada de una escalada de violencia, que este fin de semana se cobró una nueva víctima. Un hombre de 39 años fue asesinado a puñaladas en un bar en el noreste del país por otro que ingresó al lugar en busca de votantes de Lula. Ya son tres los partidarios del expresidente asesinados en esta campaña.

El expresidente, en tanto, sorprendió a sus votantes con una inesperada definición sobre su futuro político: aclaró que en caso de que sea el elegido para llegar a ser mandamás del país brasileño, no participaría de una hipotética reelección.

«He dicho una cosa que políticamente no es prudente decir, pero todos saben que tengo cuatro años para hacer todo esto, todo el mundo sabe que un ciudadano con 81 años (los tendrá en el 2026) no puede querer la reelección», subrayó el exmandatario.

Este jueves, a tres días de los comicios, se realizará el último debate presidencial entre candidatos. Además de Lula y Bolsonaro, participarán Ciro Gomes (PDT), Simone Tebet (MDB), Soraya Thronick (União Brasil), Padre Kelmon (PTB) y Felipe D’Ávila (Novo). Se transmitirá a las 20 a través del canal de YouTube de TV Globo.

FUENTE: C5N

PASO 2023: el Gobierno ratifica que están previstas «las partidas y el cronograma» para las elecciones

«Repensar el Turismo» fue el lema de un foro en la UNdeC