in

Francisco expresó su «preocupación y dolor» por la situación en Nicaragua

En uno de los útimos hechos que despertaron alarma en la Santa Sede, la policía nicaragüense ingresó a la residencia de un obispo y lo detuvo acusado de intentar «desestabilizar» el Gobierno.

Francisco mostró su preocupación por la situación nicaragüense

El papa Francisco expresó este domingo su «preocupación y dolor» por la situación en Nicaragua y reclamó un «diálogo abierto y sincero» para resolver la crisis en el país centroamericano, a dos días de la detención de un obispo crítico del Gobierno del presidente Daniel Ortega.

«Sigo con preocupación y dolor la situación creada en Nicaragua que involucra personas e instituciones», dijo el pontífice en el Vaticano tras rezar el tradicional Ángelus dominical.

«Quisiera expresar mi convicción y mi deseo de que por medio de un diálogo abierto y sincero se puedan encontrar aún las bases para una convivencia respetuosa y pacifica», agregó Francisco.

«Pedimos al señor, por intercesión de la purísima, que inspire en el corazón de todos esa concreta voluntad», dijo el Papa ante los fieles reunidos en la Plaza San Pedro.

El viernes, la Policía de Nicaragua ingresó a la residencia del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, quien se encontraba allí desde hacía dos semanas, y lo detuvo acusado de intentar «desestabilizar» el Gobierno.

Álvarez, obispo de Diócesis de Matagalpa, norte del país, permanecía en el interior de la sede de su diócesis junto a una decena de personas desde el pasado 4 de agosto.

El obispo de Matagalpa fue apresado por el gobierno nicaragüense. Foto: AFP

El obispo entró en reclusión días después de denunciar el cierre por parte de las autoridades de cinco emisoras católicas y reclamar al Gobierno de Ortega respeto a la «libertad» religiosa en Nicaragua, un país muy creyente de abrumadora mayoría católica.

Esta semana, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), el obispo de San Isidro monseñor Oscar Ojea, había manifestado su «preocupación» por la situación de la Iglesia en Nicaragua en una carta al Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y primado del país centroamericano.

En nombre de los obispos argentinos, Ojea manifestó su “cercanía fraterna” y su oración “para que puedan llevar adelante el ministerio pastoral, sin restricciones de ninguna índole”.

La semana pasada, la Organización de los Estados Americanos (OEA) había condenado a Nicaragua por «el hostigamiento» a la Iglesia Católica, el «cierre forzado» de oenegés y la «persecución» de la prensa, a la vez que volvió a reclamar al Gobierno la liberación de lo que el ente considera «presos políticos».

La detención de Álvarez se dio en medio de crecientes tensiones entre el clero y el Gobierno de Ortega, un exguerrillero de 76 años que se mantiene en el poder desde el 2007, amparado en tres reelecciones sucesivas.

Em los últimos meses se ha registrado una fuerte represión contra la Iglesia Católica en Nicaragua

La última fue en noviembre del 2021, con sus opositores presos o exiliados y en medio de cuestionamientos internacionales.

El presidente, que fue parte clave de una revolución que en 1990 derrocó a una dictadura apoyada por Estados Unidos, acusa a los obispos de «golpistas» por apoyar las protestas opositoras que pidieron su dimisión en 2018.

La tensión entre Ortega y la Iglesia nicaragüense provocó que varias Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe emitieran comunicados manifestando su fraternidad con la Iglesia nicaragüense.

Hasta ahora, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Bolivia, México, Uruguay, Ecuador, Brasil, Perú, Colombia y Argentina han condenado enérgicamente lo que fue catalogada como «la creciente hostilidad del gobierno a la Iglesia y han exhortado a construir la paz», según el sitio web oficial del Vaticano Vatican News.

“En esta hora de testimonio martirial que vive el hermano pueblo de Nicaragua en fidelidad a los valores del Evangelio y en defensa de la dignidad de la persona humana, los Obispos del Perú expresan su solidaridad y cercanía al Episcopado y a todos los fieles católicos de ese hermano país acompañando de modo particular, con su oración, a quienes han sido privados de su libertad”, indicó, por ejemplo, la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) al pueblo nicaragüense, en el marco de su 123º Asamblea Plenaria, celebrada en Lima del 15 al 18 de agosto.

“Nosotros, obispos de Brasil, acompañamos con tristeza y preocupación los acontecimientos que han marcado la vida de la Iglesia. Nos sentimos profundamente unidos a los hermanos obispos y a todo el pueblo nicaragüense”, afirmó en el mismo marco la Conferencia Episcopal del Brasil esta semana.

FUENTE: Télam

La justicia rosarina desestimó la denuncia contra Carlos Tevez

DGIP: Informan que la recaudación en el mes de julio quedó un 23% por encima de la inflación