in

La disminución de la inmigración se convirtió en un problema económico para Estados Unidos

La verdadera crisis no son los cruces fronterizos, sino la escasez de nuevas llegadas.

Miles de personas cruzan de noche para evitar ser detenidos (Foto: Reuters)

Casi todos los días durante cuatro meses, los autobuses que transportan a inmigrantes en busca de asilo han desembarcado cerca del corazón del poder estadounidense, a poco más de 800 metros del Capitolio. Hasta ahora, más de 6000 personas han llegado en estos autobuses, enviados por los gobernadores de Arizona y Texas en un golpe no muy sutil a lo que ven como la debilidad del presidente Joe Biden en materia de inmigración. Es el último capítulo de una lucha de décadas sobre cómo controlar las entradas desde México.

Esta crisis fronteriza ha llegado a dominar la cobertura de los medios y el debate político sobre la inmigración en Estados Unidos. Mientras tanto, se está gestando otra crisis del tipo opuesto: una disminución más amplia de la inmigración. El déficit resultante en la población ya está dificultando que las empresas encuentren trabajadores y amenaza con causar más daño a la economía. Pero mientras que los cruces fronterizos no autorizados son una controversia perenne, el Congreso apenas ha notado la caída en la inmigración general.

La migración internacional neta, es decir, teniendo en cuenta tanto las llegadas, ya sean autorizadas o no, como las salidas, agregó 247.000 personas a la población de Estados Unidos entre julio de 2020 y julio de 2021. Ese fue el aumento más pequeño en las últimas tres décadas, y menos de un tercio de la media anual de población durante ese tiempo. La pandemia de coronavirus justificó gran parte de la caída, ya que Estados Unidos prohibió los visitantes internacionales de decenas de países, cerró consulados en todo el mundo y congeló muchas solicitudes.

Parte del muro fronterizo entre Estados Unidos y México. (Foto: AP/Eugene Garcia, Archivo)

Pero el declive empezó antes del coronavirus. La inmigración neta ha tenido una tendencia a la baja desde 2017, el primer año de la presidencia de Donald Trump. Las restricciones de alto perfil a los viajes desde varios países predominantemente musulmanes marcaron la pauta para su gobierno. Lo que es más importante, puso arena en los engranajes del proceso de inmigración, por ejemplo, al agregar entrevistas y aumentar las tarifas.

La emigración ha sido otro factor:

El número de mexicanos que viven en Estados Unidos alcanzó su punto máximo hace 15 años. Muchos inmigrantes mayores han regresado a casa. De hecho, a pesar de todo el furor sobre la frontera sur, la población estimada de inmigrantes no autorizados en Estados Unidos ha disminuido durante ese mismo período, de 12,2 millones en 2007 a quizás 10 millones en 2020.

El déficit es visible en el mercado laboral. Giovanni Peri y Reem Zaiour de la Universidad de California, campus Davis, estiman que, en febrero, a Estados Unidos le faltaban aproximadamente 1,8 millones de inmigrantes extranjeros en edad laboral en relación con su tendencia posterior del año 2010 (ver gráfico). Las industrias con una mayor proporción de trabajadores migrantes tienden a tener tasas de vacantes más altas ahora. Sorprendentemente, eso es cierto en todo el espectro de competencias.

Los empleadores del sector de la restauración y el alojamiento, que atrae a una cuarta parte de sus empleados de la población nacida en el extranjero, no pudieron cubrir alrededor del 15% de las vacantes el año pasado. El año pasado, en los servicios profesionales y comerciales, donde los nacidos en el extranjero constituyen una quinta parte de los trabajadores, haciendo de todo, desde bocetos arquitectónicos hasta la preparación de impuestos, cerca del 10% de los puestos quedaron vacantes. Eso, a su vez, podría estar contribuyendo a salarios más altos, con un aumento especialmente rápido para los trabajadores de bajos ingresos.

El hecho de que una disminución de la inmigración tenga tal impacto, por un lado, no sorprende. Los nuevos inmigrantes representaron casi el 70% del crecimiento de la fuerza laboral estadounidense en la década de 2010. Durante las próximas dos décadas, es probable que los inmigrantes sean la única fuente de crecimiento. El Centro de Investigaciones Pew calcula que, sin los recién llegados, la fuerza laboral de Estados Unidos se reduciría a 163 millones en 2040 de los 166 millones que había en 2020. Si la inmigración neta volviera a los niveles previos a la pandemia, la fuerza laboral crecería a 178 millones para 2040.

Por otro lado, el énfasis implacable sobre la frontera sur de Estados Unidos parece haber oscurecido el panorama general. Incluso la Reserva Federal no destacó la notable caída en la inmigración como causa de la estrechez del mercado laboral en ninguno de sus informes de política monetaria dirigidos al Congreso el año pasado. En febrero de este año la Reserva Federal reconoció por fin que la reducción de la inmigración probablemente había restringido la oferta de mano de obra.

Las empresas están notando las brechas:

En un análisis publicado el 15 de julio, la Cámara de Comercio de Estados Unidos (USCC por su sigla en inglés) describió cuán generalizados son los problemas. El año pasado, solo una de cada tres personas que buscaban visas de trabajo estándar o visas de trabajo de temporada las obtuvieron, mientras que uno de cada cuatro solicitantes de visas de trabajo altamente calificado las recibirá este año. Cada una de estas categorías de visa está sujeta a cuotas creadas en 1990. “No han sido lo suficientemente actualizadas para servir a nuestro interés nacional”, dice Jon Baselice de la Cámara de Estados Unidos.

Algunos retrasos son absurdos. David Bier del Instituto Cato, un laboratorio de ideas, estima que los indios con licenciaturas se enfrentan a una espera teórica de 90 años para obtener las tarjetas de residencia. Desde grupos agrícolas hasta asociaciones de parques temáticos, los cabilderos han estado pidiendo al gobierno que facilite a las empresas estadounidenses contratar personal en el extranjero. Los gigantes tecnológicos de Silicon Valley han clamado durante mucho tiempo por lo mismo, al argumentar que necesitan talento tecnológico extranjero para mantenerse a la vanguardia mundial.

Sin embargo, hay pocas perspectivas de un cambio real. El último intento concertado de una reforma migratoria integral fracasó en 2013, bloqueado por los republicanos. La idea entonces, que aún es vista por muchos partidarios como el santo grial, era combinar mayores oportunidades para que los extranjeros trabajaran en Estados Unidos con alguna legalización de inmigrantes no autorizados, además de una seguridad fronteriza más estricta.

Resulta que el único avance real ha sido reforzar los controles fronterizos, simbolizado por la extensión del muro entre Estados Unidos y México por parte de Trump. La falta de progreso en la expansión de los canales legales ha empujado a más inmigrantes a ver los cruces fronterizos sin control y las solicitudes de asilo como su mejor ruta hacia Estados Unidos.

Algunos expertos en inmigración, al notar el fracaso de la reforma integral, piensan que los esfuerzos parciales pueden ofrecer esperanza. Pero las matemáticas legislativas son abrumadoras y requieren los votos de diez senadores republicanos para que algo pueda aprobarse.

Incluso dentro del Partido Demócrata, algunos funcionarios son cautelosos de parecer blandos con la seguridad fronteriza. “Estamos en una posición muy defensiva”, dice un asistente del Congreso cercano a las discusiones sobre inmigración. “Es importante seguir recordándoles a todos el impacto económico extremo que está teniendo la inacción”, dice Bob Menendez, un senador demócrata.

Larga fila para tratar de ingresar a Estados Unidos. (Foto: EFE/Luis Torres) Por: EFE Servicios

No faltan las ideas sensatas:

Conectar a los migrantes con los empleadores antes de que lleguen a la frontera sur de Estados Unidos reduciría la presión sobre los cruces fronterizos y ayudaría a las empresas. Marianne Wanamaker, quien se desempeñó como asesora económica en la Casa Blanca durante el gobierno de Trump, argumenta que eliminar los límites de visas para ocupaciones específicas también aliviaría la escasez de trabajadores. “Tenemos herramientas a nuestra disposición para resolver problemas laborales que no parecemos estar dispuestos a usar”, dice.

“Ese es el resultado de años y años de hacer de la inmigración un tercer riel de la política estadounidense”. La conclusión es deprimente: los dolores de cabeza del año pasado por la escasez de trabajadores, lejos de ser temporales, serán un problema recurrente en un Estados Unidos que envejece y ha olvidado cómo los inmigrantes hicieron del país lo que es.

FUENTE: TN

Patín Artístico: Dos atletas de FERPA integrarán el seleccionado nacional

Aseguran que el 10% de las lactancias se pierden por la vuelta al trabajo de las madres