in

La oposición boliviana denunció que el partido de Luis Arce y Evo Morales se financió con dinero del narcotráfico y exigió una investigación

Las fuerzas políticas Comunidad Ciudadana y Creemos, y el Comité Nacional de Defensa de la Democracia pidieron al presidente del Tribunal Supremo Electoral, Óscar Hassenteufel, que indague sobre los fondos recibidos para las campañas del MAS entre 2014 y 2017.

Opositores bolivianos pidieron al organismo electoral de Bolivia que investigue una denuncia que señala que el partido gobernante, el Movimiento al Socialismo (MAS), supuestamente recibió dinero de un narcotraficante entre 2014 y 2017.

Las fuerzas políticas opositoras Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos, y el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) enviaron por separado en las últimas horas cartas dirigidas al presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Óscar Hassenteufel, solicitando esta investigación.

La nota de CC está firmada por nueve diputados, incluidos Luisa Nayar y José Ormachea, que llevaron personalmente el documento este viernes a la sede del TSE en La Paz.

Nayar explicó a los medios que se pidió al órgano electoral que investigue “la denuncia por financiamiento a la campaña del MAS proveniente del narcotráfico” y consideró que la respuesta que entregue el TSE será una “prueba de fuego” para ver si sus actuaciones se rigen por las normas o por “instrucciones” del oficialismo.

“La normativa establece que si se lleva adelante la corroboración de que estos fondos surgieron a raíz del narcotráfico, porque es una actividad ilícita, la personalidad jurídica debería ser cancelada de manera inmediata”, dijo.

Ormachea recordó, a su turno, que la denuncia inicial no la hizo la oposición, sino un diputado del mismo MAS, Rolando Cuéllar, y pidió que la sesión de la Sala Plena del TSE para tratar el tema sea pública para garantizar su transparencia.

Lo anterior también fue mencionado por la fuerza opositora Creemos, en su nota al TSE, que recuerda que Cuéllar difundió hace unos días ante los medios una carta atribuida al vicepresidente del MAS, Gerardo García, quien supuestamente agradece a un procesado por narcotráfico por sus “grandes” y “generosas” contribuciones para campañas electorales del oficialismo desde 2014 hasta 2017.

La supuesta carta difundida por Cuéllar, fechada en enero de 2017, se constituye en “indicios o pruebas” de que el MAS “ha recibido recursos de ‘origen ilícito’ y, en consecuencia, corresponde que el Tribunal Supremo Electoral, de oficio, inicie las actuaciones necesarias” para verificar el origen de estos fondos, señala la nota de Creemos.

Entretanto, el Conade consideró en su carta al órgano electoral que “esta conducta antimoral y antilegal debe ser investigada” para establecer “los efectos que han tenido esos dineros sucios en los resultados electorales”.

Respuesta oficialista

El partido gubernamental denunció en un comunicado que Cuéllar incurrió en una “utilización de instrumento falsificado” para “intentar sostener unas supuestas denuncias” que buscan “enlodar la institucionalidad” de esa organización política.

El MAS puntualizó que Cuéllar fue expulsado anteriormente del partido por supuestamente promover la división interna y anunció que “se reserva su derecho de iniciar, en los siguientes días, las acciones judiciales pertinentes” contra el parlamentario “y sus cómplices”.

El ex mandatario boliviano y presidente del partido oficialista Evo Morales escribió en Twitter que “la derecha golpista, con ayuda de algunos traidores, usa documentos falsos y nuevamente trata de proscribir” al MAS, aunque auguró su fracaso. 

Por su parte, Cuéllar insistió en que la carta que presentó es auténtica, aunque aseguró que su denuncia no es contra el partido, sino en concreto contra García y que los delitos son personales.

El diputado ha levantado polémica dentro de su partido por sus críticas contra algunos dirigentes oficialistas, incluido Evo Morales.

Lali Espósito no eligió a un participante de La Voz Argentina y se arrepintió cuando vio quién era

Renunció el Ministro de Economía, Martín Guzmán