in

Pfizer remarcó que su píldora contra el COVID-19 tiene casi un 90% de eficacia en pacientes de alto riesgo

La farmacéutica estadounidense dio a conocer los datos del análisis final de su píldora y se encuentra a la espera de que tanto la FDA como otros reguladores aprueben su nuevo medicamento oral contra el coronavirus.

Este martes, Pfizer dio a conocer que el análisis final de su píldora contra el COVID-19 sigue mostrando una eficacia cercana al 90% en lo que respecta a la prevención de hospitalizaciones y muertes en pacientes considerados de alto riesgo.

Este análisis llega luego de que en noviembre la farmacéutica estadounidense afirmara, luego de resultados provisionales que involucraron a 2.200 voluntarios, que su nuevo medicamento oral tenía una eficacia de alrededor del 89%.

De acuerdo a lo informado, en el ensayo no murió ninguna de las personas que recibió el tratamiento de Pfizer, en comparación con los doce decesos registrados que se produjeron entre los que recibieron el placebo.

A su vez, el laboratorio informó que los datos iniciales de un segundo ensayo clínico afirman que el tratamiento redujo las hospitalizaciones en un 70% aproximadamente en unos 600 adultos de riesgo estándar. Dicho porcentaje fue considerado como un resultado «sorprendente» por el director científico de Pfizer, Mikael Dolsten.

«Estamos hablando de un número asombroso de vidas salvadas y de hospitalizaciones que se han evitado. Y, por supuesto, si se implementa esto rápidamente después de la infección, es probable que reduzcamos la transmisión de forma drástica», fueron sus palabras.

La píldora de Pfizer tiene como principal competencia a la de Merck, que ya fue aprobada en el Reino Unido. Foto: Reuters.

Dolsten, además, aseguró que espera que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos y otros organismos reguladores autoricen pronto su uso en personas de alto riesgo. En caso de autorizarse, el tratamiento, que se toma junto con el antiguo antiviral ritonavir cada doce horas durante cinco días, se venderá como Paxlovid.

Y es que en Estados Unidos todavía se espera que la FDA se pronuncie pronto sobre la autorización de las píldoras tanto de Pfizer como de Merck, que se presentó a los reguladores varias semanas antes. En caso de que la FDA dé el visto bueno, las píldoras serían los primeros tratamientos con COVID-19 que los estadounidenses podrían recoger en una farmacia y tomar en casa

Condenaron a prisión perpetua a Matías Ezequiel Martínez, femicida de Úrsula Bahillo

Por la pandemia, creció un 55% la confianza en los científicos argentinos