in

Por qué Europa le sigue “financiando” la guerra a Putin con la compra de energía: los números

Los países de la Unión Europea siguen sin ponerse de acuerdo para bloquear la compra de gas y petróleo ruso. En lo que va de la guerra ya le pagaron casi 40 mil millones de dólares al Kremlin.

Los 27 países de la Unión Europea no se ponen de acuerdo y parecen lejos de hacerlo. Más allá de las multimillonarias sanciones y los ya cinco paquetes de medidas contra Rusia desde que comenzó la guerra, todavía resta resolver si finalmente bloquearán la compra de gas y petróleo a Moscú.

Alemania, Italia, Austria y Hungría son los países más dependientes del gas ruso dentro del bloque europeo y son los que se resisten a cortar por completo la importación, como impulsan desde el seno de la Comisión Europea. En estos días negocian una posible nueva ronda de sanciones.

“Está claro que en muchos aspectos Europa carece de autonomía, y el más importante hoy es la energía”, lanzó el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, en una entrevista con el diario El País de España. Expuso, en otras palabras, las diferencias que existen dentro del bloque.

“Basta de financiar a Putin”, el reclamo de muchos europeos
A comienzos de esta semana la Unión Europea le había pagado casi 40 mil millones de dólares a Rusia por su energía. Es poco menos de mil millones de dólares por día. “No podemos seguir financiando de esta manera a Putin en comparación a los casi 2 mil millones que le mandamos de asistencia a Ucrania”, le aseguraron por lo bajo a TN fuentes europeas que están al tanto de las negociaciones.

Estas diferencias hicieron que el último paquete de sanciones –el quinto que aprobó el bloque hace una semana- finalmente no incluya un bloqueo total a la importación de gas y petróleo ruso. En los últimos días también se opusieron algunos sindicatos y empresas alemanas

Por su parte, Austria admitió en pública que para ellos “no sería bueno” cerrarle el grifo al gas ruso –en palabras de su ministro de Finanzas-. Al tiempo que la Hungría de Viktor Orbán, el más cercano al Kremlin, no sólo se opone a estas sanciones sino que impulsa la idea de pagar en rublos, tal como pidió el propio Putin.

Una dependencia difícil de modificar
A pesar de lograr una reducción, para tener dimensión de lo que significaría cortar la compra de energía a Rusia el ministro de Economía de Alemania –que además es el vicecanciller- detalló que las importaciones de petróleo disminuyeron de 35% al 25%, y las de gas del 55% al 40%.

El presidente español Pedro Sánchez visitó a Zelensky en Kiev y prometió mayor apoyo militar y económico. (Foto: Presidencia de Ucrania)

La evolución de las energías alternativas no es suficiente para reemplazar en tan poco tiempo las importaciones que provienen desde Moscú. Estados Unidos se puso a disposición para cerrar un acuerdo de forma inmediata, pero las negociaciones no se terminaron de concretar.

En total, y según informaron las propias autoridades de la Unión Europea, el bloque importa casi el 90% del gas que consume, y poco menos del 40% proviene de Europa. Esa cifra era aún mayor cuando empezó la guerra. Un relevamiento del portal Worldometer afirmó que Rusia vende el 85% de su reserva de gas a Europa.

Asesinan a puñaladas a una argentina en su casa de Buzios

Menor conducía motocicleta y sufrió un accidente