in

Sputnik V: Rusia denuncia una campaña en contra de la vacuna

“Debemos unir nuestros esfuerzos para que el mayor número posible de personas pueda beneficiarse”, expresó el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov.

La Federación Rusa denunció en el día de hoy el desarrollo de una campaña “egoísta” de sus adversarios geopolíticos que presionan a terceros países para que no usen la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. 

Apuntando sobre los Estados Unidos, el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov marcó que “estamos categóricamente en contra de la competencia entre vacunas, debemos unir nuestros esfuerzos para que el mayor número posible de personas pueda beneficiarse”. 

Sus palabras tomaron lugar tras la consulta sobre un informe del Departamento de Salud de Estados Unidos en el que se hace referencia a los esfuerzos para que Brasil desista de pedir la vacuna rusa.

“Estos intentos egoístas de obligar a los países a renunciar a una vacuna no tienen futuro, van en contra del interés de todos”, agregó.

El día anterior, los creadores de la vacuna Sputnik V habían denunciado los intentos de Estados Unidos por convencer a Brasil de que no utilice el fármaco, refiriéndose a un informe anual del Departamento de Salud citado por varios medios.

En un párrafo titulado “Luchar contra las influencias malignas en las Américas”, el informe señalaba que se habían hecho esfuerzos “para persuadir a Brasil de que rechace la vacuna rusa”.

“Combatiendo influencias malignas en las Américas: la Oficina de Asuntos Globales (OGA, por sus siglas en inglés) utilizó las relaciones diplomáticas en las Américas región para mitigar los esfuerzos de los estados, incluidos Cuba, Venezuela y Rusia, que están trabajando para aumentar su influencia en la región en detrimento de la seguridad de Estados Unidos”, relata el documento presentado por la primera economía del mundo. 

En el mismo se detalla que la OGA, “coordinado con otras agencias gubernamentales de EE. UU. para fortalecer los lazos diplomáticos y ofrecer servicios técnicos y asistencia humanitaria para disuadir a los países de la región de aceptar ayuda de estos estados mal intencionados. Los ejemplos incluyen el uso de la oficina del Agregado de Salud de OGA para persuadir a Brasil de rechazar la vacuna rusa COVID-19 y ofrecer asistencia técnica a los CDC en lugar de que Panamá acepte una oferta de médicos cubanos”. 

La vacunación en Brasil, el segundo país con mayor número de muertes por coronavirus (casi 280.000), no comenzó hasta mediados de enero con las vacunas AstraZeneca y CoronaVac del laboratorio chino Sinovac y continúa a un ritmo lento debido a la falta de dosis.

En las últimas horas y en plena crisis sanitaria, Bolsonaro anunció finalmente un acuerdo celebrado con Sputnik V para la adquisición de vacunas contra el coronavirus. 

Salud y Turismo propusieron posponer viajes programados

Desalojan a una mamá y su bebé de 2 años en el barrio Antártida