in

Tras las protestas, China aumentó los controles en las redes sociales pero flexibilizó algunas restricciones

Las movilizaciones se diluyeron ante el despliegue policial y la persecución. Las principales ciudades flexibilizaron sus controles sanitarios.

Algunas ciudades chinas empezaron a flexibilizar las restricciones ante la presión de las protestas.

Las históricas movilizaciones en distinas ciudades de China tuvieron impacto en el seno del Partido Comunista Chino (PCC). En las últimas horas las autoridades del gigante asiático decidieron empezar a flexibilizar algunas de las estrictas restricciones que mantenían por la política de “covid cero”. Pero, por otra parte, llevaron al máximo los controles y la censura en redes sociales.

Según informó la cadena de noticias CNN, la policía china está utilizando la información de los celulares para perseguir y evitar nuevas manifestaciones en la capital, Beijing. Esto responde a una “respuesta de emergencia” de las autoridades ante las crecientes protestas que se iniciaron el fin de semana. El rastreo de información se produce a través de los VPN y otros métodos de censura online, reportaron los medios que trabajan en el lugar.

Este método es usado con frecuencia por la policía china para controlar no sólo las manifestaciones sino supervisar cualquier amenaza que exista contra el gobierno del superpoderoso Xi Jinping. En conversaciones citadas por el medio norteamericano, decenas de personas recibieron llamadas anónimas preguntándoles si participarían de las manifestaciones en Beijing y aconsejándoles no hacerlo en caso de que la respuesta fuese positiva.

Flexibilización ante la presión de las protestas

Varias ciudades de China decidieron flexibilizar las estrictas medidas anticovid este viernes, tras las manifestaciones históricas de estos últimos días para reclamar el fin de las restricciones y más libertades. La indignación y la frustración de la población ante la política de “cero covid” impuesta por las autoridades para luchar contra la pandemia generó el fin de semana pasado unas protestas de una magnitud inédita desde hacía décadas.

A partir del viernes, la localidad de Chengdu (suroeste) dejará de exigir un resultado de test negativo reciente para entrar en los lugares públicos o tomar el metro. Sólo será necesario un pase sanitario en verde, que confirma que no se atravesó ninguna zona “de alto riesgo”. En Beijing, las autoridades sanitarias pidieron a los hospitales que dejen de rechazar a pacientes que no tengan un test PCR negativo de menos de 48 horas.

Muchas otras ciudades, afectadas por nuevos brotes de coronavirus, han empezado a autorizar la reapertura de restaurantes, centros comerciales y escuelas, dejando de lado claramente las estrictas medidas que regían hasta ahora.

El hartazgo social por las prolongadas restricciones terminó por estallar luego de que la semana pasada al menos 10 personas murieran ante la imposibilidad de salir por las escaleras de emergencia. Estaban bloqueadas. La tragedia ocurrió en Urumqi, la capital de la región occidental de Xinjiang, una ciudad que llevaba más de 100 días de confinamiento. Fue la gota que rebalsó un vaso lleno de incertidumbre ante la crisis hipotecaria, reducción del crecimiento económico y persecución.

FUENTE: TN

Harry Styles brilló en River y hasta celebró el triunfo de la Selección argentina

Felipe Colombo contó que sufrió bullying por ser actor: “Me lesionaron un testículo”