in

Un ataque a una estación de trenes en Ucrania dejó 35 muertos

Al menos 35 personas murieron y otras 100 resultaron heridas hoy en un ataque con cohetes contra la estación de Kramatorsk, en el este de Ucrania, donde centenares de personas esperaban un tren para salir de la región, asediada por fuerzas rusas en el día 44 de la invasión a Ucrania, en un ataque de cuya autoría ambos países cruzaron acusaciones.

Un ataque a una estación de trenes en Ucrania dejó 35 muertos

El hecho ocurrido en la estación de trenes generó condenas de parte del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, y de la Unión Europea, pero de inmediato desde Moscú se conoció una desmentida lisa y llana que fue más allá, al señalar que en el ataque se utilizó al menos un misil Tochka-U, que utiliza el ejército ucraniano.

Por otra parte, La Unión Europea, el Reino Unido y Japón anunciaron más sanciones económicas contra Moscú, que en el caso del gobierno de Londres alcanzan a las hijas del presidente Vladimir Putin y al canciller ruso Serguei Lavrov y su hija, una medida que ya habían adoptado EE.UU. y el bloque europeo.

Katerina Tikhonova y Maria Vorontsova, hijas de Putin, y Yekaterina Vinokurova, hija de Lavrov, tienen ahora prohibida la entrada en el Reino Unido, donde se congelarán sus activos, precisó el ministerio británico de Relaciones Exteriores.

En otro orden, en un aparte de sus actividades proselitistas con vistas a las elecciones del domingo, en las que se juega la reelección, el presidente francés, Emmanuel Macron, anticipó hoy que Rusia va a concentrar sus ataques en las zonas separatistas del Donbass, en el este de Ucrania, para intentar obtener una victoria para el 9 de mayo, el aniversario de la capitulación de Alemania en 1945.

«Para Rusia, el 9 de mayo es una fiesta nacional, una cita militar importante y es casi seguro que para el presidente Putin, el 9 de mayo debe ser un día de victoria», explicó Macron a la radio francesa RTL.

Rusia recibió ayer un duro castigo diplomático con la decisión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas de separarla de su Consejo de Derechos Humanos, una decisión que contó con 93 votos a favor, entre ellos el de la Argentina.

El ataque de esta mañana en la estación ferroviaria fue confirmado primero desde el lado ucraniano de parte del responsable del lugar, Oleksander Kamishin, y por una autoridad de la zona de Donetsk -donde se encuentra Kramatorsk- que no está en poder de Rusia, y en seguida, desde Moscú el ministerio de Defensa y el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, no sólo desmintieron su autoría, sino que devolvieron la acusación a su oponente

Objetos abandonados y manchas de sangre en el piso tras el ataque con misil contra una estación de tren en Kramatorsk, en el este de Ucrania. Murieron al menos 39 personas. (Foto: Reuters).

Un vocero de la cartera de Defensa recordó que el 14 de marzo una división de la 19ª brigada de misiles separada de las Fuerzas Armadas de Ucrania atacó el centro de Donetsk «con un misil Tochka-U similar», como resultado de lo cual murieron 17 personas y otros 36 civiles resultaron heridos.

Hoy, el gobierno y el ejército rusos aseguraron que «los misiles tácticos Tochka-U, cuyos fragmentos fueron hallados en los alrededores de la estación de Kramatorsk y (cuyas imágenes) fueron difundidos por testigos, solo son utilizados por las fuerzas armadas ucranianas».

«Todas las declaraciones de los representantes del régimen nacionalista de Kiev acerca del supuesto ‘ataque con cohete’ llevado a cabo por Rusia el 8 de abril en la estación de tren de la ciudad de Kramatorsk son una provocación y son absolutamente falsas», dijo el ministerio en un comunicado difundido por la agencia de prensa RIA Novosti, cuyo reporte fue recogido por las agencias de noticias AFP y Sputnik.

Un reportero de la agencia de noticias AFP que acudió a la estación esta mañana vio a centenares de personas que aguardaban un tren para salir de la región, amenazada por una ofensiva rusa de gran envergadura, en dirección a otras partes más seguras del país.

Ucranianos esperando para tomar un tren en la estación de Kramatorsk, el 5 de abril. (Foto: AFP/Fadel Senna).

Frente a la estación de Kramatorsk se veían varios automóviles carbonizados y los restos de un misil. El lugar estaba sembrado de maletas abandonadas, vidrios rotos y escombros. El interior de la estación estaba cubierto de sangre, a menudo pisoteada y extendida hacia la calle, debido al movimiento de los cuerpos, reportó la agencia francesa.

De inmediato, Zelenski calificó el ataque como un acto de «maldad sin límites».

«Como no tienen fuerza ni valor para enfrentarse a nosotros en el campo de batalla, destruyen cínicamente a la población civil. Es una maldad sin límites. Y si no se castiga, no cesará jamás», dijo el mandatario en Telegram, denunciando los métodos «inhumanos» de las fuerzas rusas.

Kramatorsk se encuentra en una zona de la provincia de Donetsk no controlada por la autoproclamada República Popular del mismo nombre, una región rusoparlante de Ucrania que se alzó en armas contra la conducción nacional del país hace ocho años, luego de que Kiev no cumpliera con determinadas medidas de autonomía a las que se había comprometido en los acuerdos de paz de Minsk de 2014 y 2015.

Donetsk y otra provincia, Lugansk, integran la región esteña del Donbass, de mayoría de población de cultura e idioma ruso, que viene reclamando su independencia de Ucrania.

Minutos antes de la confirmación del ataque por parte de Kamishin, el jefe de la administración militar regional de Donetsk, Pavlo Kirilenko, había señalado que «los nazis rusos» dispararon en el lugar un misil Iskander.

«La Policía y los equipos de rescate informan de decenas de muertos y heridos», agregó, citado por la agencia de noticias Europa Press.

Fuente: Filo.news

Rusia acusó a Google de difundir «noticias falsas» sobre Ucrania y le prohíbe hacer publicidad

«La Rioja ya está trabajando para que las escuelas se reorganicen y puedan brindar una propuesta educativa con una hora más de clases»