in

Un joven disparó a un empleado en el cuello tras servirle a su madre las papas fritas “muy frías”

El altercado se produjo luego de que una mujer de 40 años se contactase con su hijo por videollamada para contarle la “mala experiencia” que estaba teniendo en un local de comida rápida.

Múltiples incidentes que incluyen disparos ocurren diariamente en la ciudad estadounidense de Nueva York. En este último caso, Michael Morgan, un joven de 20 años, le disparó a un empleado de una cadena de comida rápida tres año más grande. Según la Policía local, el episodio se produjo en la noche de lunes y la víctima se encuentra en estado crítico.

El incidente comenzó como una discusión entre una mujer de 40 años y la víctima en un local de McDonald’s ubicado sobre 1531 Fulton St. en Bedford-Stuyvesant. La madre acusó al joven de haberle dado las papas fritas “muy frías” y procedió entonces a contárselo a su hijo Morgan por videollamada.

Minutos después, el joven irrumpió en el restaurante y discutió con el empleado antes de que ambos salieran a la calle, de acuerdo con lo publicado por el portal New York Post. Entonces Morgan sacó un arma de su bolsillo y le disparó en el cuello al trabajador, quien quedó tendido en el suelo y con pocos signos vitales.

Tras ello los testigos presentes en el lugar se apresuraron a socorrerlo, incluso un hombre se quitó la remera y trató de contener la hemorragia. “Estaba temblando. Su pecho estaba agitado. Todavía respiraba cuando lo subieron a la camilla”, reconstruyó una de las personas allí presentes.

Los uniformados no tardaron en llegar al lugar y detener al agresor. Oficiales de la Policía de Nueva York constataron que ya había sido arrestado en varias ocasiones. Además de ser acusado por el intento de homicidio, al sujeto de 20 años se lo encontró culpable de posesión de arma.

Aun frente a lo sucedido, el número de víctimas de tiroteos en Nueva York bajó casi un nueve por ciento en comparación con el año pasado, de 1051 a 988, según las estadísticas del Departamento de Policía.

Un antecedente de semanas atrás

A finales de junio, un hombre se quejó de que su sándwich tenía demasiada mayonesa y abrió fuego dentro de un local de Subway en Atlanta, Estados Unidos, mató a un empleado e hirió a otros. Según el informe policial, el sujeto discutió con dos trabajadoras antes de dispararles.

“Esta fue una situación muy trágica que no tenía por qué ocurrir”, dijo en aquel momento el jefe adjunto de la Policía Charles Hampton Jr. a diferentes medios estadounidenses. La mujer que murió producto de una herida de bala tenía 26 años y fue identificada por la Policía forense como Brittany Macon.

Convocan a marcha en pedido de justicia por el femicidio de Claudia Vega

Fue detenida tras intentar dejarle a su hijo preso pastas con marihuana: “Te dejo los fideos locos que a vos te gustan”