in

Caso Zoe: Procesaron a la madre y al supuesto Pastor por el crimen, fueron trasladados al SPP

En primera instancia la justicia determinó que ellos mataron a la menor y que las responsabilidades son compartidas. Tras la reconstrucción del hecho, se determinó que la acusada, mamá de la menor, ante una crisis de ira habría golpeado a la niña provocándole en la zona del maxilar inferior derecho una fractura.

Tras una intensa investigación, incorporando pruebas periciale, testimoniales y documentales, y teniendo en cuenta el grado de probabilidad que esta etapa requiere, la Magistrada consideró que hay razones suficientes para dar cuenta de la materialidad del hecho ilícito, de su relevancia penal y su grado de desarrollo, como así también de la participación criminal activa de los coimputados, como su responsabilidad penal.

En ese marco, dictó el procesamiento de Julieta J. C. y a Andrés R. B. como supuestos coautores materiales del delito de Homicidio Agravado por el vínculo, Alevosia y Criminis Causa (procurar la impunidad para sí o para otro) y ordenó la prisión preventiva de ambos y el traslado al Servicio Penitenciario Provincial.

Además, dispuso trabar embargo sobre los bienes de los procesados prenombrados, en la suma de Ciento Cincuenta Mil pesos ($150.000) cada uno, para responder a la pena pecuniaria y costas del proceso, según artículo 551 del CPP.

Luego de la investigación, el hecho quedó reconstruido de la siguiente manera: el sábado 13 de noviembre de 2.021, en horarios de la tarde noche la Sra. Julieta J. C. con su hija Z de 4 años de edad., regresaron de la casa de la hermana de la imputada, y en el horario aproximado entre las 22:30 y la madrugada del día domingo 14 de noviembre, la acusada, ante una crisis de ira, habría golpeado a la niña Z., provocándole en la zona del maxilar inferior derecho una fractura.

Ante dicho escenario Julieta J. C., habría decidido no llamar a emergencias médicas, sino mantenerse encerrada en el departamento, solicitando ayuda a su novio que se encuentra alojado en el SPP y a su benefactor el Andrés R. B., acudiendo este último al domicilio, con quien habría decidido y planeado la muerte de la niña. Con esa intención, la habrían sacado al patio interno y la habrían golpeado en la cabeza, por lo que la víctima comenzó a sangrar en demasía y ya en un estado en el que le habría sido imposible gritar para pedir ayuda, los coimputados la habrían prendido fuego bajo una motocicleta, simulando un escenario que, además de eliminar todo rastro de la golpiza sería óptimo a los fines de que las autoridades policiales creyesen que la propia niña lo habría ocasionado.

El intercambio comercial de julio dejó un déficit de US$ 437 millones

El relator de la ONU reivindicó el derecho a la libre determinación de los pueblos indígenas