in

El Gobierno anunció el nuevo esquema de tarifas con topes de subsidios para la luz, el gas y el agua

La secretaria de Energía, Flavia Royón, y la titular de Aysa, dieron los detalles sobre el sistema por el que el Estado empieza a retirar la asistencia para el pago de la energía para los consumos de sectores medios. La quita total para los que más ganan comienza en septiembre.

A dos meses de establecer por decreto la segmentación de subsidios a las tarifas residenciales, el Gobierno dio detalles del nuevo esquema que fija topes a la asistencia para el consumo de luz, gas, lo que implicará aumentos promedio en sus facturas de $1300 mensuales entre ambos servicios. Además, se retiran de manera gradual esa subvención para el agua potable y cloacas de Aysa.

En una rueda de prensa, la secretaria de Energía, Flavia Royón, expuso que la segmentación ha sido pensada con un criterio de una distribución basada en la justicia social y la equidad”. Expuso que permitirá un ahorro de $500.000 millones en 2023.

La funcionaria añadió que “las tarifas serán asequibles a todos los argentinos”. Dijo, en ese sentido, quienes estén en los niveles salariales bajos (nivel 2), no tendrán ninguna variación en sus facturas y el único incremento fue el aplicado en marzo, del 20%.

Se busca que “el subsidio llegue a quienes más lo necesitan”, planteó Royón. Precisó que casi 9 millones de usuarios se anotaron en el Registro de Acceso a los Subsidios (RASE), y quedará abierto para los 4 millones de usuarios que no se anotaron y que tal vez estén en condiciones de acceder a la asistencia estatal.

Los funcionarios ratificaron que los usuarios con altos ingresos (por arriba de $364.000 netos mensuales) dejarán de tener subsidios, con aumentos que se aplicarán en tres etapas, hasta completar la tarifa plena para principios de 2023.

Para la energía eléctrica, sostuvo Royón “en el primer tramo se quitará 20% del subsidio, mientras que los otros dos tramos tendrán una reducción de 40% en cada una”.

Para energía eléctrica, el tope de subsidio se fijó en 400 kw mensuales por hogar y la tarifa plena se pagará por el incremental, es decir por el consumo que exceda ese límite. Para los hogares que no cuenten con servicio de gas por red, ese tope se eleva a 550 Kw por mes.

Similar es el sistema elegido para el gas natural por redes, aunque la complejidad por zona y características climáticas llevó a las autoridades a establecer promedios ponderados sobre los límites máxmos y mínimos de cada categoría de usuario.

Para los 269.725 usuarios de ingresos altos que pierden el subsidio al gas de manera total, la quita de subsidios derivará en un alza de 167% en el precio que pagan con por el gas. “Los aumentos se aplican de manera gradual por bimestres a partir de septiembre (noviembre y enero posteriormente) implicando un aumento promedio cercano a los $500 por mes por escalón y $1500 por mes acumulado en los 3 bimestres”, se expuso.

En tanto, para los casi 2,6 millones de hogares de ingrsos medios, el tope de subsidios fijado deriva en tres aumentos con una aplicación gradual por bimestres a partir de septiembre implicando un aumento promedio cercano a los $165 por mes por escalón y 500 $/mes acumulado en los 3 bimestres.

“El promedio de consumo mensual de gas a nivel nacional, a partir de datos de todas las distribuidoras, es de 97 metros cúbicos mensuales, explicó el secretario de Hidrocarburos, Federico Bernal, en la presentación.

Los topes por categoría de usuario y de consumo se darán a conocer mes a mes, sostuvo el funcionario.

Sobre la quita de subsidios del agua, en tanto, Malena Galmarini, presidenta de Aysa, explicó el esquema apunta a una quita gradual por zonas, tal como informó TN.

Semana de beneficios exclusivos con Banco Rioja

Chepes: Ni el clima ni la distancia le impiden dar clases