in

Falleció el Historiador Bravo Tedin

Lo comunico la Secretaria de Culturas a través de sus redes sociales

Un poco de su Historia

A los 16 años, comenzó con el oficio de periodista en el Diario Córdoba, el Diario Orientación y Radio Universidad de Córdoba.

Su deseo por escribir sobre ciencia ficción, lo llevó a estudiar Geología e Historia. Interrumpió sus estudios de Geología cuando ganó una beca para periodistas latinoamericanos en España.

“Era la España del franquismo, de la miseria y de las putas”, cuenta Miguel. La describe como una etapa de vivencias hermosas y recuerda los cafés literarios y las entrevistas a grandes personajes como Alberto de Mendoza, Arturo Vallejo Vera y Ramón Menéndez Pidal.

En el 68’ publicó su primer libro “Cuentos para leer y olvidar”, una recopilación de los cuentos que había publicado en la Voz del Interior y otros nuevos.

Luego vino “La historia del barrio Clínicas”, un libro que cobró gran repercusión por retratar la vida de los estudiantes, actores clave en el Cordobazo del 69’.

En el 71’ ya había publicado tres libros con “Una docena de cuentos escritos”. Ese año apareció la Revista Hortensia, un boom editorial que introdujo en Buenos Aires el humor cordobés y del interior del país. Él fue uno de sus fundadores.

Vivir en La Rioja

Durante la última dictadura militar, eligió el exilio y volvió a Europa, esta vez junto a su esposa con quien años más tarde, se radicaría en La Rioja definitivamente.

Llegó en el año 81’ y comenzó a trabajar en el Diario el Sol, Radio Nacional y el Archivo Histórico.

“Me encantaba estar en el Archivo, pero como era habitual en mí, me echaron”, afirma.

De todas formas, recuerda esa época como una de las más fecundas. Trabajar en ese lugar, le sirvió para comenzar a escribir una larga lista de trabajos sobre la historia de la provincia.

“Si bien pequeña, es quizás una de las historias más originales que hay en el país”, sentencia Miguel.

Siempre inquieto, Bravo Tedín marcó tendencia en el ámbito cultural local, entre otras cosas, abriendo una de las primeras editoriales del interior del país: “Canguro”.

“Me fundí, pero me sirvió para comenzar a pensar en una Ley Provincial del Libro”, relata.

Juan Cantarella, Gerente de la Asociación de Fábricas Argentina de Componentes: “Estamos muy complicados, con mucha incertidumbre”

Luciana Porras, Presidenta de la Cámara de Inmobiliarios: “En La Rioja, la suba del dólar no debería modificar el precio de los alquileres”