in

Gran participación en el Foro “Innovación, Ciencia y Tecnología como Política de Estado”

Con el objetivo de promover y divulgar las actividades científicas, tecnológicas, culturales, artísticas y educativas, el jefe de Gabinete, Juan Luna, disertó en el marco de la Semana de la Ciencia en la Usina de Industrias, en el Foro denominado “Innovación, Ciencia y Tecnología como Política de Estado”. En la oportunidad, planteó las funciones de la escuela y el sistema educativo y señaló a la Feria de Ciencias como uno de los eventos más importantes.

En este contexto, el jefe de Gabinete expresó su aprecio por el sistema educativo y por todos sus actores. “Ahí es donde pasan las cosas más maravillosas de la vida, cuando el ser humano va descubriendo cosas, descubre el conocimiento lo aprende lo incorpora y lo hace más valioso, eso es básicamente una de las funciones de la escuela y de nuestro sistema educativo; es una de las grandes funciones de los docentes, ayudar al niño a que haga ese descubrimiento del saber y lo incorpore”, manifestó.
Asimismo, destacó la Feria de Ciencias como uno de los eventos más importantes dentro del sistema escolar, donde se ve de manera genuina “el descubrimiento”. “Creo que en el año escolar, éste posiblemente sea uno de los eventos más importantes para el que todos se prearan a lo largo del año, donde se ve de manera más genuina ese descubrimiento”.


El panel que fue moderado por el secretario de Políticas Socioeducativas, Duilio Madera, contó además con la participación de los ministros de Educación, Ariel Martínez; de Trabajo, Empleo e Industria, Federico Bazán; y el secretario de Ciencia y Tecnología, Hugo Vera.


Cabe destacar que ante el avance de la tecnología estas iniciativas educativas fortalecen la alfabetización científica-tecnológica, vincula a las áreas del Gobierno con actividades educativas con connotación en los científico, tecnológico, cultural, artístico y populariza la enseñanza de la Ciencia.

“¡Ahí viene!”: el desesperado llamado al 911 de la enfermera mendocina antes de desaparecer

ANMAT prohibió la venta de un chocolate de primera marca que se ofrece en colectivos y trenes