in

La Corpachada: Kusilla, kusilla… se propicia, se propicia

Este es uno de los ritos consagrados a la Pachamama. Esta divinidad, de origen incaico, integraba junto a Inti (Sol) y a la Mama Quilla (Luna)- la trinidad astrológica venerada por los Calchaquíes. La Pachamama (Madre tierra) es la fuerza germinadora de la naturaleza.

Como los mortales que cobija, ella siente hambre y sed. El culto consiste en “corpacharla” (darle de comer). Para ello, se cavan profundos hoyos en los que se entierran todo tipo de comidas y bebidas. Este acto es acompañado por rezos e invocaciones a la diosa. La Pachamama es generosa con la gente buena, pero no tolera a los ingratos e incrédulos que no la “corpachan”. A ellos aplica severos castigos. Algunos de los métodos de corpacharla es dejando ofrendas en las apachetas, (montículos de piedra).

Algunos recopiladores de las costumbres ancestrales dicen que agosto era “un mes aciago” para los pueblos originarios, creencia totalmente falsa ya que para ellos el calendario Gregoriano no existía, por lo tanto, nada que ver con las creencias de los occidentales que esa era una temporada con connotaciones trágicas.

Esta confusión fue traída de la mano por los conquistadores junto a la religión Católica, la cual ha producido un profundo daño a nuestros pueblos autóctonos.

Hay quienes aún, siendo familias originarias, mezclan oraciones católicas y se persignan con la señal de la cruz en el momento de corpachar la Tierra.

Corpachar significa depositar amorosamente en un pocito, abierto para tal fin, y siempre eligiendo un lugar lejos de las pisadas humanas, el acullico, que no es otra cosa que un bolo de hojas de coca, que los habitantes de la puna y las quebradas llevan constantemente en su boca, sin masticarlo como si fuera un caramelo grande, al acullico le suman, aloja, agua, vino, tabaco y porciones de comida elaboradas naturalmente.

Corpachar, es darle de comer y beber a la Madre Tierra.

Se celebra a la Pacha durante todo Agosto por ser el tiempo previo a roturar la tierra, para luego poder sembrarla.

Nuestros pueblos ancestrales sentían el cambio de clima y eso les anunciaba el tiempo previo a la siembra, durante ese fragmento de tiempo realizaban la ceremonia de la Corpachada.

Cuando llegaron los conquistadores e impusieron su cultura, esa que venía allende los mares, ese cambio de clima que precedía a la roturación y siembra de la tierra, pasó a ser el mes de agosto.

Por eso, los “estudiosos occidentales” califican a estas ceremonias como un culto “agrario”.

El hueco en la tierra solo se lleva a cabo durante ese mes que coincide con el mes de agosto.

No se “hurga a la tierra” en los otros meses.

Pachamama de estos lugares

Bebe, masca la coca y come a gusto esta ofrenda

Para que sea buena esta tierra

Pachamama buena madre

¡Se propicia! ¡Se propicia!

Haz que caminen bien los bueyes

Y que no se cansen

Haz que brote bien la semilla

Que no le suceda nada malo,

Que no le tome la helada,

Que produzca buena cosecha

A ti que te pedimos.

Dánoslo todo

¡Se propicia! ¡Se propicia!

Escribe: Walter Montivero

Ruda: ni hembra ni macho, una planta hermafrodita

Te de Ruda o Ruda con Caña: cuál es la leyenda, cómo se prepara