in

Alberto Fernández apuesta al encuentro con Biden y se aferra a los “100 días de paz” tras la llegada de Massa

Con Massa en el centro de la escena, el Presidente busca reacomodarse en la nueva estructura de poder. Se enfocará en la gestión, encabezará actos con ministros cercanos y reforzará su agenda internacional.

Cerca del presidente Alberto Fernández suelen repetir que por primera vez desde el inicio de la gestión de Gobierno la coalición tendrá “100 días de paz”. Es en rigor lo que Sergio Massa, el ministro de Economía, Producción y Agricultura le pidió al kirchnerismo como garantía para asumir: un período sin cuestionamientos.

Así las cosas, mientras el nuevo titular de la cartera de Hacienda tiene la centralidad del poder y Cristina Kirchner se enfoca en su agenda judicial en medio de los alegatos en su contra en el juicio por el direccionamiento de la obra pública en favor de Lázaro Báez, el presidente Alberto Fernández intenta reacomodarse en la nueva estructura de poder que lo dejó más que debilitado.

Los funcionarios que aún lo rodean le recomendaron que muestre un perfil moderado, se enfoque en la “gestión” y le dé preponderancia a la agenda internacional. Esta última decisión tiene una razón de ser no menor: el equipo del Presidente t

La Casa Rosada trabaja para reprogramar el encuentro con Joe Biden
“Es una foto que quiere tener”, resume un hombre allegado al mandatario. Fernández y Biden iban a encontrarse en julio pasado, pero un positivo en coronavirus del mandatario norteamericano impidió el periplo del Presidente. Según pudo saber TN, el Gobierno busca que ese encuentro se produzca en septiembre, pero todo dependerá de la agenda del líder mundial.

En la Cancillería trabajan junto al embajador Jorge Argüello para intentar cerrar el encuentro. Lo mismo le transmitió el jefe de Gabinete Juan Manzur al representante diplomático de USA en la Argentina, Marc Stanley en la reunión que el funcionario mantuvo con un grupo de senadores estadounidenses del Partido Republicano.

La agenda internacional será uno de los tres pilares sobre los que caminará el Presidente en los próximos meses. Con pocos funcionarios a su alrededor, y con un pequeño poder de fuego dentro de la coalición, el jefe de Estado se prepara para la Asamblea Anual de las Naciones Unidas en la que tendrá que exponer y la cumbre del Mercosur en Uruguay en diciembre.

Perfil moderado, foco en la gestión y agenda internacional: cómo se reacomoda Alberto Fernández en su propio gabinete
Se espera que Fernández sostenga un perfil moderado, lejos de las viejas internas y discusiones con el kirchnerismo que llevaron al Gobierno a tener que eyectar ministros de manera inesperada. “Entendió que tenía que correrse, no le gusta, pero ahora la discusión pasa entre Massa y Cristina (Kirchner)”, dicen. Mientras tanto, el jefe de Estado mostrará agenda con sus ministros más cercanos. Estos son Juan Zabaleta (Desarrollo Social), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Jorge Ferraresi (Hábitat), un K con tono moderado que le permite a Fernández “mostrar gestión” a través de la inauguración de viviendas.

En Presidencia ya no ocultan que Alberto Fernández perdió poder de decisión hasta en el propio gabinete. TN había revelado que ministros albertistas empezaron a consultar cuestiones de la gestión con Cristina Kirchner. Ahora lo hacen, también, con Massa.

Un funcionario cercano al Presidente reconoce, tal vez sin querer, que por primera vez el Gobierno colocará toda su atención en mostrar resultados. “Es tiempo de dedicarnos plenamente a la gestión, estabilizar este problema y con el acuerdo de paz vamos a dedicarnos a gestionar por primera vez”, le dijo a este medio.

En la última semana, el Presidente visitó Chaco junto al gobernador Jorge Capitanich y los ministros Juan Zabaleta (Desarrollo Social), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Jorge Ferraresi (Desarrollo Territorial y Hábitat). Allí entregó viviendas y recorrió obras de pavimentación y una cooperativa lechera en la localidad de Villa Ángela.

En el gobierno trabajan en una agenda para que Alberto Fernández se muestre más activo en las próximas semanas. “La imagen de Alberto tiene que estar vinculada con la gestión, se acabó la etapa de la interna”, repiten. Otra voz oficial agrega: “Acá hubo gestión, pero todo quedó opacada por la crisis con el kirchnerismo”.

En el entorno del Presidente aceptan que en esta nueva configuración de poder Alberto Fernández cedió terreno, pero aclaran que todos lo hicieron. “Cristina Kirchner va a estar muda hasta noviembre, y no sé qué tanto le gusta eso a la Vicepresidenta”, le dice a TN un hombre cercano al mandatario. La cuestión es realmente saber si la exjefa de Estado conservará este tono neutro durante todo ese tiempo. En La Cámpora dicen que solo ella lo sabe.

En el reordenamiento de Gobierno, el albertismo aprovechó para mover fichas e intentar conservar tramos de poder. Juan Manuel Olmos, exjefe de asesores, se convirtió en vicejefe de Gabinete de Juan Manzur y manejará la Secretaría de Relaciones Parlamentarias e institucionales que antes ocupaba Fernando “Chino” Navarro.

Por su parte, Fernando “Chino” Navarro pasa a ocupar una nueva secretaría que seguirá dependiendo de la jefatura de Gabinete dedicada a la relación con las organizaciones sociales: tendrá a su cargo la nueva Secretaría de Desarrollo Comunitario y Relaciones con la Sociedad Civil. Bajo este organismo quedará el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social INAES, que dependía de Desarrollo Productivo. Fue una jugada del albertismo para sacarle una “pequeña” caja de $2500 millones al massismo.

Un marino asesinó a golpes a una joven y antes de matarse envió un mensaje: “Amigo, me mandé una macana”

Lali y la China Suárez terminaron a los besos en el escenario: risas, “abrazo koala” y pico