in

Caso Báez Sosa: Lucas Pertossi y Blas Cinalli rompieron el silencio y buscaron desligarse del ataque directo a Fernando

Ambos terminaron de declarar y la última jornada de audiencias finalizó en el marco del tercer aniversario del crimen de Fernando Báez Sosa. Los alegatos se esperan para la próxima semana: la fiscalía y la querella lo harán el miércoles 25 y la defensa, el jueves 26

Lucas Pertossi (23) y Blas Cinalli, dos de los ocho acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, rompieron el silencio en el Tribunal Oral en lo Criminal 1.

El primero en hablar fue Pertossi, primo de Luciano -el primer rugbier que declaró durante el juicio- y Ciro.

Lucas Pertossi declaró: «Nunca tuve intención de quitarle la vida a nadie»

Lucas Pertossi, uno de los ocho rugbiers, pidió la palabra frente al Tribunal y afirmó que «nunca» tuvo la «intención de quitarle la vida a nadie».

Lo hizo en la última audiencia del juicio oral por el crimen de Fernando Báez Sosa, también en una fecha especial por ser el tercer aniversario del hecho.

Comenzó su declaración diciendo: «Veo a mi izquierda a un amigo mío que lo estaban agarrando del pie y lo querían tirar al piso, les digo ‘soltarlo’, veo que el chico se para y me voy caminando hacia la esquina. Cuando llego me encuentro con que no sabía dónde estaba parado, más la noche, más el alcohol, y al llegar a la esquina los pierdo».

«Ahí mando mensajes a mis amigos. Me dicen que estaban en el mercado. Cuando voy veo que no están, los empiezo a llamar. Veo a un chico y le pregunto ‘¿Viste a un grupo de chicos?’. (El chico responde) ‘No vi a nadie, hubo una pelea en Le Brique, llegó la ambulancia y caducó el grupo’«, explicó frente a los jueces.

Aun así, la resolución final de su testimonio corto fue: «En ningún momento le pegué a Fernando Báez Sosa, en ningún momento participé de un plan de asesinato, solo fui de vacaciones. Nunca tuve intención de quitarle la vida a nadie».

«No hubo ningún plan», declaró Blas Cinalli sobre el crimen de Báez Sosa

Blas Cinalli, uno de los ocho acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, cometido el 18 de enero de 2020 en la localidad balnearia de Villa Gesell, aseguró este miércoles que «todo lo que pasó fue una tragedia terrible», que «no hubo ningún plan» y que «en ningún momento» le pegó a la víctima, al solicitar declarar en el juicio que se lleva adelante en la ciudad de Dolores.

«Quiero empezar diciendo que lamento mucho todo lo que pasó, fue una tragedia terrible, falleció un chico de mi misma edad. No hubo ningún plan. No hubo planificación. No hubo ningún rol», dijo ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1.

«Yo en ningún momento le pegué a Fernando Báez Sosa, supongo que con quien tuve en el encuentro dentro del boliche no sé, capaz fue él. En ningún momento le pegué, veo que dicen que él tenía ADN mío en la uña del dedo meñique», expresó. 

Luego del testimonio se le pidió que con un puntero señale el video en donde estaba al momento del ataque.

Tras ello, Blas Cinalli pidió exhibir un video donde el abogado Fernando Burlando los trató de “cobardes” “energúmenos” y otras calificaciones a ellos y sus familias, y por eso justificó que no le iba a responder preguntas a la parte querellante

El fiscal Juan Manuel Dávila le preguntó si en la secuencia de lo que sucedió vio a algún chico con el torso desnudo (en referencia a Báez Sosa) y Blas dijo que «no». También le preguntó por su proximidad con la víctima: «pude haber estado ahí pero no lo recuerdo», y también le preguntó sobre la ubicación de otros de sus amigos, también imputados, y nunca respondió, ya que dijo que sólo iba a hacerlo respecto a su persona y nadie más.

Sobre aquella disputa, dijo: «Salí por mi cuenta del boliche, nos quedamos discutiendo con patovicas en la puerta y en un momento ingresan y se van. Al lado mío empieza una pelea, veo a un amigo contra otro chico, ahí aparece un policía, veo que un amigo se iba a sentar en un sendero, nos quedamos boludeando con el celular; escucho gritos y veo tumulto de gente y reconozco a uno de mis amigos que estaba en un tumulto, me paro y veo y a un amigo mío lo estaban agarrando de la cintura para llevarlo a la parte de atrás de un auto, lo sigo a mi amigo porque pensé que lo iban a tirar, y cuando llegué al lado de él, veo que lo agarraron del pie porque lo querían tirar, lo suelta a él y me agarra a mí».

«Me iba a tirar, cuando lo logro zafar le pego una patada y lo deje ahí. Del otro lado del auto escucho gritos como que también se estaban peleando, pero voy y no veo a nadie, y regreso donde estaba; ahí veo que el chico no tenía intenciones de seguir peleando y me fui», amplió, en referencia por las imágenes que se conocen en la causa, refiréndose no a Fernando Báez Sosa, sino a un amigo de éste.

Cinalli siguió relatando que la policía fue a la vivienda que alquilaban y que el mensaje que él envió a amigos suyos vía chat horas más tarde en el que les informaba «matamos a uno» fue porque vecinos del lugar decían que un chico había muerto frente a Le Brique tras una pelea.

«¿Por qué dice que fue una pelea si a usted sólo lo agarraron del pie?», preguntó la fiscalía. «Porque fue una pelea, si le pegan a un amigo suyo o me agreden, es una pelea», respondió Cinalli.

Por su parte, el fiscal Dávila le preguntó «de qué hablaron» tras el incidente cuando fueron a la casa, y dijo que él «no recuerda muy bien» de qué iba hablando el grupo.

Pancho Cabral presentó la Bandera Chayera

Necesita ayuda con harina para poder hacer pan y verder