in

Consejo de la Magistratura: el kirchnerismo va a la guerra con la Corte y todos miran a Rosatti

El titular del máximo tribunal asumirá la presidencia del órgano encargado de seleccionar y sancionar a los jueces. El cristinismo no descarta reclamar en la justicia internacional y avanzar con un juicio político.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Horacio Rosatti (Foto: Centro de Información Judicial).

Empieza una semana clave para el futuro del Consejo de la Magistratura. El viernes se cumplió el plazo que la Corte Suprema le dio al Congreso para sancionar una nueva ley que reglamente la composición y el funcionamiento del órgano encargado de elegir y sancionar a los jueces. Se abre este lunes un nuevo escenario de conflicto: todos miran al juez Horacio Rosatti y el kirchnerismo se prepara para la “guerra” con el máximo tribunal.

La Magistratura está integrada hoy por 13 miembros, con mayoría para el oficialismo. De acuerdo al fallo del máximo tribunal que declaró inconstitucional la disposición de 2006, sin nueva ley, el Consejo debe retomar la integración de 20 miembros que tenía antes de esa norma. Entre los 7 que faltan, se incluye al titular de la Corte, Horacio Rosatti, como presidente del organismo: el Gobierno busca evitarlo.

Consejo de la Magistratura:

Los otros 6 integrantes restantes se reparten de este modo: dos representantes por los abogados (que ya fueron electos); uno por los jueces (que ya fue electo); uno por el sector académico (que será elegido este lunes, aunque está abierta una polémica por el modo de selección), y dos representantes parlamentarios, que Cristina Kirchner y Sergio Massa se resistirán a designar.
El movimiento de Rossati

Horacio Rosatti se apresta a asumir este lunes la presidencia del Consejo de la Magistratura, según pudo saber TN de fuentes del máximo tribunal. Será un gesto muy fuerte, pero abrirá una nueva discusión: el oficialismo sostiene que el organismo no puede funcionar sin la designación de los representantes parlamentarios.

El Consejo de la Magistratura, en una de las sesiones del 2020 (Foto: NA – Hugo Villalobos).

Se prevé, según pudo saber este medio, que el titular de la Corte reúna al resto de los estamentos que integran el Consejo para analizar cómo avanzar. Incluso podría discutirse la posibilidad de continuar con algún tipo de “reglamento temporal” para funcionar hasta que sean designados los representantes del Congreso.

Se descartaba, hasta ahora, cualquier extensión del plazo que dio el máximo tribunal para que fuera sancionada una nueva ley. “En ningún momento hubo una presentación formal pidiendo más plazo. Si los implicados no lo pidieron, la Corte no puede intervenir por motu propio para darle más plazo, más cuando los abogados, los jueces y los académicos cumplieron”, señalaron en el Palacio de Tribunales.

El oficialismo no designará a los representantes parlamentarios del Consejo de la Magistratura y va al choque directo con la Corte Suprema:

En el sector del oficialismo que responde a Cristina Kirchner en el Senado ya advierten que, haga lo que haga Horacio Rosatti, el Consejo de la Magistratura no podrá empezar a funcionar con la nueva composición.

Una frase del propio fallo del máximo tribunal les sirve de argumento para ese pronóstico: “Los nuevos miembros iniciarán su mandato de manera conjunta y simultánea”, escribieron los jueces de la Corte.

“No puede conformarse sin la representación completa de todos los órganos, y las designaciones de Diputados y el Senado no van a estar. Cristina no lo va a hacer, así que está todo dicho, incluso aunque Massa por alguna razón decidiera hacerlo”, dijeron a TN cerca de la Vicepresidenta en la Cámara Alta.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner durante la sesión preparatoria en el Senado para la asamblea legislativa (Foto: NA).

De acuerdo a la ley que debería -según el fallo de la Corte- comenzar a regir desde este lunes el funcionamiento del Consejo, Cristina Kirchner y Sergio Massa deberían designar un diputado y un senador “por la segunda minoría”.

En Juntos por el Cambio comprenden que se trata de un diputado de la UCR y un senador del PRO y ya seleccionaron, como una presión al oficialismo, a los candidatos: Roxana Reyes y Luis Juez.

“Es apenas una guapeza. Saben que no lo pueden forzar, las designaciones se dan por decreto interno de las cámaras, por los presidentes de las cámaras. Más presión que la de la Corte no existe, así que no pueden obligar a Cristina a hacerlo”, agregan en el oficialismo del Senado.

Aunque no avanzaría con la designación, Massa se comprometió a reunirse con los jefes de bloque opositores este mismo lunes en Diputados. También invitará a constitucionalistas y propondría conformar las comisiones para comenzar a tratar el proyecto de reforma del Consejo que ya fue aprobado en el Senado: el Frente de Todos no tiene los votos para convertirlo en ley.

Mientras tanto, en el sector cristinista del Gobierno se analizan dos medidas que harán escalar el conflicto con la Corte Suprema a niveles inéditos. Por un lado, si Horacio Rosatti finalmente decidiera asumir la presidencia del Consejo de la Magistratura, buscarán cuestionar la decisión del máximo tribunal con un reclamo ante la justicia internacional, algo que difícilmente tenga efectos prácticos.

El presidente de la Cámara de diputados Sergio Massa (Foto: Prensa HCDN).

Por otra parte, no descartaban avanzar además con un pedido de juicio político. Los jueces de la Corte son los únicos magistrados cuyo juicio político no se tramita a través de la Magistratura, sino a través el Congreso, como sucede con el Presidente de la Nación.

Sería, una vez más, “solo” un gesto político: oficialismo no tiene ni de cerca los votos necesarios en ambas cámaras para llevar el juicio adelante (aún suponiendo que el propio oficialismo estuviera unificado detrás de la decisión, algo que tampoco es así).

En Juntos por el Cambio esperan que Horacio Rosatti asuma formalmente la presidencia del Consejo de la Magistratura:

Por cómo escalaron las tensiones durante los últimos meses en torno al Consejo de la Magistratura, cualquier decisión que tome Horacio Rosatti supondrá una fuerte señal para el Gobierno.

En diálogo con TN, Pablo Tonelli (PRO), uno de los actuales representantes del Congreso en la Magistratura, señala que no hay un procedimiento o ceremonia formal previsto para que Rosatti asuma la presidencia del organismo.

“Esperamos que se apersone en el Consejo, se labre un acta y se deje constancia de que a partir de ese momento el cuerpo queda presidido por un nuevo presidente. Rosatti podría tomarle juramento a los consejeros que ya están elegidos, las dos abogadas y la jueza, y si este lunes es electo el académico ya a partir del martes puede tomarle juramento”, señala.

Ante la posibilidad de que Cristina Kirchner y Sergio Massa se resistan a designar a los dos representantes parlamentarios, Tonelli reconoce que efectivamente eso podría poner trabas para que el Consejo sesione, pero no para que el titular de la Corte asuma la presidencia.

“Me imagino que la Corte podría hacer una exhortación al Congreso para que designen a los representantes que faltan. Sería ya un alzamiento institucional si, tras la exhortación, no lo hicieran, una situación de extrema gravedad”, advierte.

El oficialismo saldría desfavorecido de la selección de los nuevos representantes del Consejo de la Magistratura. Hasta ahora, el Gobierno y sus aliados tenían una frágil mayoría. Con la nueva composición, en el peor escenario el sector oficialista podría terminar con 9 de los 20 miembros.

Sería suficiente, sin embargo, para bloquear el funcionamiento del organismo: el quórum necesario para sesionar será, con la nueva integración, de 12 miembros. Allí, con sus 9 miembros, el Gobierno tendría otro camino abierto para paralizar al Consejo.

FUENTE: TN

Récord de ocupación hotelera en todo el país por el fin de semana largo

Insólito: una mujer denunció a sus vecinos por «hacer asados todos los días»