in

El gobierno argentino analiza comprar aviones de guerra chinos

En agosto de 2020, un A-4AR Fightinghawk cazabombardero de la Fuerza Aérea Argentina se estrelló al sur de la provincia de Córdoba. Gonzalo Fabián Britos Venturi -uno de los mejores pilotos de la escuadrilla- se eyectó pero murió y su fallecimiento abrió nuevamente el debate sobre la necesidad de adquirir material aéreo para renovar la ya anticuada flota de aeronaves de combate que posee el país.

Pese al delicado estado de las cuentas, el Gobierno reconoció en el último informe de gestión del jefe de Gabinete, Juan Manzur, que analiza cuatro ofertas de aviones para incorporar a la Fuerza Aérea Argentina y que la propuesta de China “cumple con los requisitos” solicitados.

De hecho, en el presupuesto 2022 que jamás se aprobó, existía una partida prevista para la compra de 12 unidades de los aviones JF-17 que China produce en conjunto con Pakistán. Es la primera vez que el Ministerio de Defensa reconoce que tiene interés en esta clase de unidades.

De la documentación, que este medio analizó, se desprende que el Gobierno analiza ofertas por los ya mencionados chinos JF-17; una propuesta de los Estados Unidos por aviones F-16 A/B de segunda mano; un ofrecimiento ruso por sus MIG-35, que TN había revelado en agosto de 2021, y una cuarta propuesta de la India por sus Hal Tejas, una aeronave liviana de ataque que opera hace pocos años.

Según fuentes de Gobierno, la que parecería correr con más ventaja es la oferta del JF-17 de origen chino-pakistaní. Se trata de un caza de ataque liviano con capacidad de combate aire-aire y aire-superficie y una velocidad máxima de 1.6 mach.

Esta unidad puede portar misiles activos más allá del alcance visual; misiles infrarrojos de corto alcance; misiles aire-mar; armas guiadas por láser; bombas de penetración de pista y de propósito general y una pistola de doble cañón de 23 mm. La información se encuentra disponible en el sitio oficial del Complejo Aeronáutico de Pakistán.

Hay una cuestión que convierte a estas unidades en una opción viable para el país. Tras la guerra de las Islas Malvinas el país sufrió un bloqueo por parte del gobierno inglés y no puede adquirir armas con elementos de esa nación. El JF-18 chino-pakistaní está íntegramente diseñado con elementos del país asiático, incluidos los motores, el asiento eyector y los repuestos.

Según explicó el Ministerio de Defensa de la Nación estos elementos “son compatibles un 90% con el mismo tipo de aeronaves de otros usuarios”. Incluso en el documento oficial presentado ante la Cámara Baja, la cartera de Jorge Taiana asegura: “En cuanto a la evaluación técnica del JF-17, se informa que el mismo cumple con la totalidad de los requisitos establecidos por la FAA para el caza multi-rol”.

El avión F-16 A/B, la opción estadounidense
La segunda oferta en consideración llegó directamente de los Estados Unidos. Se trata de los Lockheed Martin F-16 A/B. Son unidades de segunda mano de este caza de ataque polivalente monomotor utilizado en diversos países del mundo, entre estos Chile y Venezuela.

El gobierno argentino analiza comprar aviones de guerra chinos

La unidad cuenta con una capacidad de combate aire-aire y aire-superficie y una velocidad máxima de mach 2. Según pudo saber este medio, para que se concrete este ofrecimiento, los Estados Unidos debería negociar con Gran Bretaña la venta de estas unidades, ya que contienen componentes británicos.

La Argentina tiene una larga tradición de compras de armas a los Estados Unidos. De hecho, la última gran adquisición de material fueron los A-4AR Fightinghawk adquiridos a ese país. Antes se habían adquirido decenas de A-4 que tuvieron un destacado rol en la Guerra de las Malvinas.

El F-16 es un avión que puede operar los misiles aire-aire AIM-9 Sidewinder y disparar bombas teledirigidas.

La tercera opción es el caza ruso Mig-35, que resulta de interés para la Fuerza Aérea Argentina desde hace tiempo. De hecho, TN reveló con documentos oficiales que el Gobierno le pidió a la empresa Rosoboronexport S.A. información técnica y comercial sobre aviones de combate.

El gobierno argentino analiza comprar aviones de guerra chinos

De acuerdo a las especificaciones técnicas que se pueden encontrar en el sitio oficial de Rosoboronexport, el Mig-35 “está diseñado para atacar objetivos aéreos en cualquier clima, de día o de noche y destruir objetivos terrestres móviles y fijos”. Esta unidad puede volar a 1400 km/h a baja altura y 2100 km/h a gran altitud.

El avión tiene la capacidad de llevar a cabo misiones de patrulla aérea, interceptación y destrucción de objetivos aéreos, además de ataques contra objetivos de superficie (terrestres). Entre sus características, se destaca el apoyo aéreo a tropas y reconocimiento aéreo.

Esta opción está prácticamente descartada tras la invasión de Rusia a Ucrania. No solo el bloqueo comercial impediría esta operación, sino que el gobierno de Vladimir Putin no puede desprenderse de aeronaves cuando la batalla aún no terminó.

La cuarto opción es un avión indio denominado Hal Tejas, un caza ligero supersónico que ese país intenta vender a otras naciones sin demasiado éxito hasta el momento.

Fuentes oficiales aseguran que es el que corre con menos ventaja por cuestiones técnicas y de financiamiento. Este avión supersónico, que puede portar misiles aire-aire, un cañón, bombas y elementos de guerra electrónica tiene una velocidad máxima es de 1.960 km/h.

Los Pumas perdieron ante los Springboks y se quedaron sin chances de salir campeones del Rugby Championship

El Gobierno hizo casi 15.000 controles para frenar la inflación este año, pero igual se encamina al 100%