in

El Presidente instó por una América Latina sin exclusiones y reclamó la reestructuración de la OEA y el BID

El presidente Alberto Fernández dijo hoy que América está “frente a la oportunidad de plantearnos el desarrollo de una verdadera Asociación Estratégica Común», al exponer en la reunión plenaria de apertura de la IX Cumbre de las Américas, que se desarrolla en la ciudad estadounidense de Los Ángeles.

El presidente Alberto Fernández dijo hoy que América está “frente a la oportunidad de plantearnos el desarrollo de una verdadera Asociación Estratégica Común», al exponer en la reunión plenaria de apertura de la IX Cumbre de las Américas, que se desarrolla en la ciudad estadounidense de Los Ángeles.

“Nos preocupa que América Latina y el Caribe hayan emergido de la pandemia como la región más endeudada del mundo en desarrollo”, dijo el mandatario durante su exposición como presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

“Estamos frente a la oportunidad de plantearnos el desarrollo de una verdadera Asociación Estratégica Común”,

dijo Alberto Fernández en la XI Cumbre de las Américas

En ese sentido, recordó que “el peso promedio de la deuda externa supera el 77 % del producto bruto regional” y lamentó “esta suerte de lotería del nacimiento que hace que quienes nacen en humildes pueblos de nuestra región, vean reducir casi 15 años sus expectativas de vida respecto de quienes nacen en barrios acomodados”.

“¿Por qué padecemos semejantes penurias si nuestra tierra nos ha dotado para producir alimentos y energía como a muy pocas regiones del mundo?”, se preguntó el mandatario y remarcó que la respuesta “se encuentra en el orden global, el mundo central ha fijado reglas financieras evidentemente inequitativas”.

Además, Fernández puntualizó que “hubiésemos querido otra Cumbre de las Américas. El silencio de los ausentes nos interpela. Para que esto no vuelva a suceder, quisiera dejar sentado para el futuro que el hecho de ser país anfitrión de la Cumbre no otorga la capacidad de imponer un “derecho de admisión” sobre los países miembros del continente”.

En otro pasaje del discurso, el jefe de Estado cuestionó el rol desempeñado por la Organización de Estados Americanos.
“Se ha utilizado a la OEA como un gendarme que facilitó un golpe de estado en Bolivia”, recordó el Presidente, y agregó: “Se han apropiado de la conducción del Banco Interamericano de Desarrollo que históricamente estuvo en manos latinoamericanas”, añadió.

“En esta Cumbre debemos analizar el presente y proyectar el mañana en pos de una reconstrucción creativa del multilateralismo”, remarcó el Presidente.

Para ello, el mandatario planteó que “la OEA, si quiere ser respetada y volver a ser la plataforma política regional para la cual fue creada, debe ser reestructurada removiendo de inmediato a quienes la conducen” y que “la Banca de Desarrollo Regional, sin más demoras, tiene que volver en su gobernanza a América Latina y el Caribe”.

En ese aspecto, el Presidente valoró dos ejes de trabajo para el desarrollo equitativo de la región. “Les propongo dos grandes objetivos: organicemos continentalmente la producción de alimentos y proteínas y desarrollemos nuestro enorme potencial energético y de minerales críticos para la transición ecológica”.

En relación a las Islas Malvinas, el mandatario destacó que “seguimos reclamando por las vías diplomáticas los legítimos derechos que nos caben sobre nuestras Islas”.

“Estoy aquí tratando de construir puentes y derribar muros, como presidente de la CELAC quiero invitarlo a participar de nuestra próxima reunión plenaria”, invitó el Presidente a su par estadounidense, Joe Biden.

Para finalizar, Fernández destacó: “Sueño que, en una América fraternalmente unida, nos comprometamos a que todos los seres humanos que habitan nuestro continente tengan derecho al pan, a la tierra, al techo y a un trabajo digno”.

El Presidente mantuvo una reunión bilateral con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau

El presidente Alberto Fernández mantuvo hoy una reunión bilateral con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, junto a quien dialogó acerca del potencial del vínculo económico y comercial entre ambos países, y sobre avanzar en una agenda común en los sectores energético y agroalimentario.

Previo al encuentro, ambos jefes de Estado brindaron una declaración conjunta a la prensa. “Para mí es un enorme honor volver a verlo, sé que tenemos ideas muy parecidas sobre lo que nuestras sociedades están demandando”, señaló Alberto Fernández, y agregó: “Nos preocupan los derechos de las mujeres, el cambio climático, los problemas de la igualdad. Tenemos por delante, a partir de esa comunidad de ideas, mucho por hacer”.

Por su parte, Trudeau celebró “tener la oportunidad de profundizar la amistad que nos une sobre las Américas, poder colaborar y también hablar acerca de cómo mejorar las inversiones en nuestro hemisferio para que nuestros ciudadanos puedan seguir creciendo”.

Los mandatarios analizaron la posibilidad de generar inversiones conjuntas para la producción de fertilizantes, cuyo desarrollo redundaría en favor de la seguridad alimentaria. Repasaron, en ese marco, el trabajo que realiza la empresa Profertil, cuyos principales accionistas son YPF y la canadiense, Nutrien.

En cuanto a la transición energética, Fernández y Trudeau intercambiaron experiencias en torno al potencial de cooperación para la producción del hidrógeno que tienen ambos países, en la medida en que cuentan con recursos naturales para convertirse en líderes globales de esta forma de energía limpia.

Destacaron además el rol de Canadá como décimo país inversor en Argentina, y primero en el sector de la minería, y señalaron la importancia de impulsar en conjunto tecnologías mineras sustentables.

Al respecto, el Presidente argentino subrayó la participación de nuestro país con un pabellón propio en la Feria PDAC 2022, principal evento del sector minero en el hemisferio norte, que tendrá lugar en Toronto entre el 13 y el 15 de junio.

Asistieron al encuentro el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero; los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello, y de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; y el jefe de Gabinete de Asesores presidenciales, Juan Manuel Olmos.

Mientras que, por parte de Canadá, participaron la ministra de Relaciones Exteriores, Mélanie Joly; el asesor en Defensa y Política Exterior, Dan Costello; la asesora en Asuntos Estratégicos, Andrée-Lyne Hallé; el asesor en Asuntos Políticos, Oz Jungic; la asesora, Elise Wagner; y el asesor del Departamento para las Américas, Michael Grant.

Punteo del discurso del Presidente Alberto Fernández en la Cumbre de las Américas

  • Nos preocupa que América Latina y el Caribe hayan emergido de la pandemia como la región más endeudada del mundo en desarrollo.
  • El mundo central ha fijado reglas financieras evidentemente inequitativas. Unos pocos concentran el ingreso mientras millones de seres humanos quedan atrapados en el pozo de la pobreza.
  • Cuba soporta un bloqueo de más de seis décadas impuesto en los años de la “Guerra Fría” y Venezuela tolera otro mientras que una pandemia que asola a la humanidad arrastra consigo millones de vidas.
  • Definitivamente hubiésemos querido otra Cumbre de las Américas. El silencio de los ausentes nos interpela.
  • Presidente Biden. Los años previos a su llegada al Gobierno de los Estados Unidos de América, estuvieron signados por una política inmensamente dañina para nuestra región desplegada por la administración que lo precedió. Es hora de que esas políticas cambien y los daños se reparen.
  • La OEA, si quiere ser respetada y volver a ser la plataforma política regional para la cual fue creada, debe ser reestructurada removiendo de inmediato a quienes la conducen.
  • La Banca de Desarrollo Regional, sin más demoras, tiene que volver en su gobernanza a América Latina y el Caribe. El BID requiere un proceso de capitalización para tener más y mejores medios de financiamiento.
  • La invasión de Rusia sobre Ucrania impacta de lleno sobre nosotros. Es urgente construir escenarios de negociación que le pongan fin a la catástrofe bélica.
  • Estamos frente a la oportunidad de plantearnos el desarrollo de una verdadera Asociación Estratégica Común. Les propongo dos grandes objetivos: organicemos continentalmente la producción de alimentos y proteínas y desarrollemos nuestro enorme potencial energético y de minerales críticos para la transición ecológica.
  • Ante tanta desigualdad, debemos plantear la necesidad de políticas impositivas progresivas, aun cuando las élites domésticas nos presenten como un peligro para la calidad democrática.
  • La injusticia ambiental que vivimos destruye nuestro continente. Debemos enfrentar la transición ecológica contando con auxilios financieros suficientes que movilicen la innovación con justicia social.
  • Seguimos reclamando por las vías diplomáticas los legítimos derechos que nos caben sobre nuestras Islas Malvinas. Seguimos confiando en el diálogo. Tras la tragedia de la pandemia, observamos a las guerras como el triunfo de la insensibilidad humana.
  • Estoy aquí tratando de construir puentes y derribar muros. Sueño que en una América fraternalmente unida nos comprometamos a que todos los seres humanos que habitan nuestro continente tengan derecho al pan, a la tierra, al techo y a un trabajo digno.

Funcionarios expondrán en Diputados sobre la distribución de los subsidios al transporte

Un hombre robó un micro escolar y fue detenido tras ser perseguido durante 22 kilómetros