in

Fernández, sobre el pedido de juicio político a Rosatti: «Vimos cosas obscenas»

El mandatario se refirió al escándalo de los chats. Afirmó además que «lo que hizo la Corte con el tema de la coparticipación fue un avance sobre otros poderes».

El presidente Alberto Fernández justificó su pedido para que se investigue a la Corte Suprema de Justicia y se le inicie juicio político a su titular, Horario Rosatti. «Vimos cosas muy obscenas», sostuvo en relación a los supuestos chats entre el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro, y Silvio Robles, vocero de Rosatti.

En una entrevista exclusiva con C5N, el Presidente, que encabezó la delegación argentina que dio los primeros saludos protocolares a Lula en el Salón Noble del Palacio del Planalto, la Casa de Gobierno de Brasil, agregó que «lo que hizo la Corte con el tema de la coparticipación fue un avance sobre otros poderes» y una «intromisión».

Fernández expresó su «preocupación por lo que ha pasado en los últimos meses, ya que hubo un permanente avance de la Corte Suprema sobre los otros poderes de la República Argentina y la república exige tres poderes independientes».

«Lo que hizo la Corte con el tema coparticipación de la ciudad de Buenos Aires se convierte en un hecho de intromisión» de la justicia en los otros poderes, consideró en diálogo con los periodistas Daniela Ballester y Juan Amorin.

Y apuntó a Rosatti: «En particular su presidente, que tiene la particularidad de ser presidente del Consejo de la Magistratura, consecuencia de que declaró la inconstitucionalidad de una ley con más de 16 años de vigencia que había sido aprobada por el Congreso». «En virtud de eso se autoproclamó presidente del Consejo de la Magistratura», advirtió.

Fernández añadió que «uno ha visto cosas muy obscenas a la vista de la ciudadanía y en un Estado de Derecho; lo que vimos en Lago Escondido fue terrible. Nadie dijo ‘no viajamos, no me pagaron el viaje'», en alusión al viaje de jueces, fiscales, funcionarios porteños y empresarios de medios de comunicación a esa zona patagónica.

«Esto me parece muy preocupante: vemos a jueces, a fiscales, con un vinculo absolutamente promiscuo con empresarios, todos coinciden en una lógica, que es una lógica judicial estigmatizada, y ser tan sumisos con las singularidades de otros», abundó.

También dijo que tomó personalmente la decisión de impulsar el juicio político a Rosatti. «Es algo de lo que estoy absolutamente convencido, en lo que siempre creí; planteé que la justicia se revise a sí misma y esperaba que hiciera algo, pero evidentemente no lo hace y hemos llegado a una situación límite. Es una decisión que yo tomé», aseveró.

«Hemos llegado a un límite», sintetizó.

Los presuntos chats entre Marcelo D’Alessandro (Ministro de Justicia y Seguridad porteño) y Silvio Robles, el más estrecho colaborador de Horacio Rosatti, presidente de la Corte, sembraron sospechas sobre la conformación del Consejo de la Magistratura y sobre el fallo reciente respecto a los fondos de coparticipación para la Ciudad de Buenos Aires.

Su encuentro bilateral con Lula

Fernández adelantó además que este lunes hablará con el líder del Partido de los Trabajadores. Sobre su sensación de lo que significó el regreso de Lula al poder en Brasil, hizo énfasis en su felicidad por este hecho: «Viví con mucha alegría la vuelta de Lula. El pueblo brasileño lo ha vuelto a poner en el lugar que le correspondía».

En tanto Fernández describió a Lula como «casi el Perón brasileño» y elogió su visión sobre las dificultades a resolver, al señalar que «entiende muy bien los dilemas y problemas del presente» porque «tiene una mirada realista de lo que pasa».

«Con la llegada de Lula es más fácil hablar de la integración; precisamente esa es la gran diferencia: Lula es un integrador, cree en la Patria Grande y que Brasil es parte de la Patria Grande latinoamericana. Todo va a ser mucho más fácil. Mañana voy a hablar con Lula más tranquilo», durante el encuentro bilateral, afirmó.

Luego, apuntó contra la gestión del presidente saliente brasileño, Jair Bolsonaro, al expresar que al referente del Partido Liberal «no le preocupaba el Amazonia, que es uno de los pulmones del mundo». También admitió que tuvo desencuentros con Bolsonaro al manifestar que las «diferencias» entre ambos «son públicas».

La delegación argentina, además de a Lula, realizó el saludo protocolar a la primera dama, Rosángela Da Silva, al vicepresidente Geraldo Alckmin y a la esposa de este, Lu Alckmin, antes de participar de la cena de honor que prepara el Palacio de Itamaraty para los visitantes extranjeros.

Lula y Fernández mantendrán una reunión bilateral este lunes en el Palacio de Itamaraty, en tanto que el brasileño prometió viajar a Argentina el 24 de enero a la cumbre de la Celac que se realizará en Buenos Aires, donde pretende también realizar una visita de Estado.

Después, el mandatario argentino realizó un balance sobre su gestión en el último año haciendo foco en la economía: «Los resultados económicos de la Argentina en 2022 fueron exitosos. Terminamos el año con la desocupación más baja en la historia argentina. La inflación se moderó pero sigue siendo un problema».

Por último, cuando fue consultado sobre las elecciones presidenciales de este año, respondió confiado en que el Frente de Todos será reelegido para gobernar la Argentina. «Estoy seguro de que al final los argentinos y las argentinas van a darse cuenta de que tuvieron un Gobierno en estos últimos cuatro años que tuvo que afrontar dos años con una pandemia y dos años con una guerra».

«Aún así va a ser la única gestión que habrá logrado que durante tres años consecutivos que el producto bruto argentino crezca, que creó un millón y medio de puestos de trabajo. Enfrentamos la pandemia con mucho esfuerzo», concluyó el mandatario.

FUENTE: C5N

Comienza el juicio por el asesinato de Fernando Báez Sosa

El 21 de enero se vivirá la Navidad de Los Cerros