in

Ginés González García, sobre el aborto: “Ninguna creencia puede estar sobre la evidencia”

El ministro de Salud de la Nación reiteró que la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo “es una necesidad sanitaria”. 

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, aseguró hace algunos momentos que la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) “es una necesidad sanitaria” y dijo que “ninguna creencia puede estar sobre la evidencia”, marcando que los países con este tipo de políticas públicas redujeron la mortalidad de mujeres.

“La interrupción voluntaria del embarazo es una necesidad sanitaria, son muertes que podemos evitar y es prevención, que es la base fundamental de cualquier política de salud, evitar que las cosas ocurran”, afirmó el titular de la cartera de Salud. 

En diálogo con Télam, González García sostuvo: “Entendemos además que es el derecho de las mujeres y es un acto de justicia social porque no es igual para todas; los dolores, las muertes y las lesiones las tienen las mujeres pobres, las que no son pobres acceden yendo a una farmacia y comprando el producto; pero no es fácil tener más de seis pesos para muchas argentinas”.

“Sigo pensando que si el aborto afectara a los hombres estaría resuelto hace tiempo”

González García recordó que “el proyecto permite la interrupción del embarazo hasta la semana 14 y después de eso establece causales como el peligro para la salud, vida o violaciones, como estaba antes en el Código (penal)”.

“Es una ley absolutamente necesaria, es triste que Argentina no tenga una ley como sucede en la mayoría de los países del mundo. Esto resuelve el problema de la mortalidad materna pos aborto que fue y sigue siendo muy alta en Argentina; resuelve las 38 mil internaciones por año que tenemos como consecuencia de abortos o intentos de aborto inseguros”, precisó.

De igual modo, consultado sobre las manifestaciones antiderechos, el funcionario afirmó ser “respetuoso de las creencias, pero una creencia no puede estar sobre la evidencia y la evidencia es que la mayoría del mundo que tienen estas políticas, algunos hace más de 50 años, han resuelto la mortalidad materna evitable”.

“La sociedad está muy madura, creo que ya lo estaba en 2018, y seguramente los debates van a durar menos porque ya se dijo mucho aquella vez; hoy está todo el impulso del (Poder) Ejecutivo que no estaba antes”, completó. 

En el año 2018, el proyecto de legalización del aborto fue aprobado en Diputados por 129 votos a favor, 125 negativos y una abstención de la legisladora cordobesa Alejandra Vigo, pero se rechazó en el Senado, donde obtuvo 38 votos negativos, 31 positivos y la abstención de la neuquina, Lucila Crexell.

Hija de Funcionaria quiso desalojar a una cancha de fútbol infantil cedida por la Intendenta

Vuelve la feria del productor al consumidor en zona sur