in

Los estudios a Alberto Fernández no revelaron lesiones tras la gastritis erosiva, pero deberá hacer reposo

La Unidad Médica de Presidencia informó que en la endoscopia que el mandatario se realizó este sábado no se encontraron lesiones activas. El doctor recomendó descanso y un retorno paulatino a la actividad.

El presidente Alberto Fernández se realizó este sábado controles endoscópicos, tras el episodio de gastritis erosiva que presentó durante su gira en Bali, Indonesia, y “no se encontraron lesiones con sangrado activo”. Le indicaron hacer reposo, aunque no se informó por cuánto tiempo.

“El señor Presidente de la Nación, Doctor D. Alberto Ángel Fernández, se ha realizado controles endoscópicos en el día de la fecha, NO encontrándose lesiones con sangrado activo. Se indica reposo y retomar en forma paulatina sus actividades laborales. Mantendré informada a la opinión pública de la evolución médica de la salud del primer mandatario”, indica el parte difundido al mediodía, firmado por el médico Federico Saavedra.

El parte médico tras la endoscopia a la que se sometió el presidente Alberto Fernández.

Según indicaron desde Presidencia, el mandatario sigue una “dieta liviana”. Las alarmas se dispararon cuando Fernández sintió dolores “como si le estuviesen arañando el estómago” y luego se confirmó la gastritis.

Tras llegar a Bali, y participar de las sesiones iniciales de la cumbre de líderes G20, el mandatario sufrió un episodio de hipotensión y mareos, por lo que se “decidió realizar los estudios de diagnóstico a fin de preservar su salud y evitar complicaciones”, se informó oficialmente en el primer parte médico firmado por Federico Saavedra, hace solo unos pocos días.

Fernández tuvo “un episodio complicado” porque “sangró mucho y eso le provocó la descompensación”, explicaron fuentes de Presidencia. El mandatario fue trasladado al Sanglah General Hospital de Bali, acompañado por el ministro de Salud de Indonesia, Budi Gunadi Sadikin, y en ese centro asistencial le hicieron estudios y le aplicaron suero.

El mandatario reconoció que atravesó “un mal momento que pasó rápido”, pero que lo obligó a “restringir la agenda” que tenía prevista cumplir en esta cumbre.

”Fue un mal momento. Tuve un problema estomacal que arrastro desde hace varios años, pero que nunca se había manifestado con el sangrado”, confió Fernández.

Según se sabe de su historial clínico, el Presidente padece de acidez, que solía combatir con efervescentes, y sufrió una afección pulmonar en 2019, que lo obliga todos los días a tomar anticoagulantes. Esto hizo que empeorará su situación gástrica con las lastimaduras en el estómago. También atravesó el COVID, en abril de 2021.

El jueves, Fernández agradeció “profundamente los mensajes de aliento y preocupación” tras el episodio en Bali y les prometió a los médicos que bajará sus niveles de estrés, causantes del cuadro, y que descansará más y cuidará su dieta.

Coco Basile habló sobre la detención de su hija por las amenazas a Cristina Kirchner: “No tiene nada que ver”

El sacrificio de un docente que viaja a dedo para dar clases: “Paso más tiempo en la ruta que en el aula”