in

Marcos Galperin: “La realidad argentina atenta contra los proyectos a largo plazo”

El creador de Mercado Libre cuenta su recorrido en “El emprendedor”, el primer capítulo del libro de Carolina Amoroso y Juan Meiriño “Hackear la Argentina”. El trabajo invita a una reflexión sobre la realidad del país a través de las ideas de los máximos exponentes del ecosistema tecnológico local.

Las mentes detrás de las empresas más destacadas de la usina tecnológica local son parte del eje de “Hackear la Argentina”. Nuestra motivación no es describir una sumatoria de casos de éxito, sino pensar en una Argentina que se enfrenta a una oportunidad de dejar de ser un país paradojal.

En definitiva, se trata de un libro sobre un futuro posible. El primer capítulo es sobre Marcos Galperin, “el” emprendedor definitivo y quien abrió el sendero que muchos más transitaron en los últimos años.

El emprendedor
“Siempre fui tomando decisiones a contramano”. La primera frase que suelta Marcos Galperin lo define con precisión. Las determinaciones atípicas, la curiosidad y el aprendizaje permanente serán características que lo acompañarán durante toda su carrera y que también aparecerán repetidas veces durante nuestra conversación, mantenida vía Zoom.

“Una de mis características es que soy muy curioso, me interesa comprender lo que no entiendo. Esa curiosidad intelectual y un interés por la realidad y la actualidad de la Argentina, de América Latina y del mundo occidental me ayudan a entender. Me digo: ‘está pasando esto en el campo tecnológico o medicinal, existen todas estas innovaciones y, sin embargo, la política o la economía van para otro lado’. Para mí, es sumar uno más uno. Si se puede hacer en otro lado, se puede replicar aquí”, dice sin titubear.

Marcos está instalado en Uruguay desde diciembre de 2019. Es su segunda estancia en ese país tras la aventura familiar que los tuvo lejos de Buenos Aires entre 2002 y 2015. Aunque sigue liderando la compañía y está completamente al tanto de lo ocurre de este lado del río, sus visitas a la Argentina, pandemia mediante, no son frecuentes. Nos revela que en la última vez que cruzó el charco se sorprendió gratamente con el impacto que tuvo Mercado Pago y los pagos a través de un código QR en nuestro país: “Ver cómo en muy poco tiempo cambió todo lo relacionado con los pagos digitales me emociona”.

Su visión de la Argentina y del ecosistema emprendedor local se cuelan indefectiblemente en nuestra conversación. Emprender es una tarea muy caótica, para bien o para mal, e Internet está muy ligado a fracasar, a iterar, a arreglar y a arrancar de nuevo. A esto se le suma una realidad argentina también muy caótica y que muchas veces atenta contra los proyectos a largo plazo.

“Mercado Libre y Mercado Pago son líderes en Brasil. Entonces, si con nuestras compañías podemos ser líderes en ese país, creo que podría suceder con otras. Sin embargo, no es lo que está ocurriendo. Sin duda, hay varios factores destacables de la Argentina. La calidad del emprendedor argentino es muy buena. El argentino todavía tiene esa arrogancia sana que proviene de que se la cree él mismo.

Te la tenés que creer tanto que, además, tenés que poder convencer a otros. No solamente tenés que tirarte en la pileta sin saber nadar, sino que además tenés que convencer a otros de que se tiren con vos. En el proceso, tenés que poder explicarles cómo nadar y cómo llegar al otro borde de la pileta. Creo que esa confianza que muchas veces tenemos los argentinos es positiva”, sostiene.

“La economía del conocimiento está ahí. Como dice Marc Andreessen (cofundador de Netscape), ‘el software se está comiendo al mundo’. Cada vez más, tanto el desarrollo económico como la generación y la calidad del empleo pasan por la economía del conocimiento. Dado que estamos bien posicionados, esto ayuda al país, porque cada vez más el valor agregado pasa por estas industrias”, dice Galperin, y destaca que el sector puede apuntalar al país en la generación de empleo de calidad.

Cuando le preguntamos qué le diría a alguien que está emprendiendo hoy en la Argentina, no duda: “Primero, que sea un apasionado de su idea y de cambiar el mundo, su barrio, su país o una parte de la sociedad. Que esté tratando de resolver un problema y de agregar valor. Que de ninguna manera se enamore de otras cosas, con esto me refiero a los que dicen: ‘Quiero emprender porque no quiero tener jefe’ o ‘Porque lo veo a Marcos que está en remera y yo estoy todo el día con corbata y camisa’”.

Nada de eso. Ojo con los mitos, la vida de los emprendedores es durísima, yo estoy online 24/7 desde hace veintitrés años y lo disfruto porque te tiene que gustar eso y tenés que estar enamorado de tu idea. Cuando veo gente haciendo fila para pagar con QR, me emociono. Si mañana me muero, muero tranquilo. Ya agregué mi granito, hice algo que cambió la vida de la gente.

En segundo lugar, sea en la Argentina o en otro lugar, hay que pensar que lo que uno hace es un granito más de arena dentro del caos que es emprender. Le diría que se enamore de su idea y que arme un buen equipo, porque lo que va a empezar es largo y complejo. De esta manera se genera un ecosistema que se va retroalimentando y en el que, si bien competimos, somos todos conscientes de que cuanto más grande sea, mejor es para todos.

Por eso, la gente de Globant y yo invertimos en el lanzamiento de Digital House1 y creamos la carrera de Digital Tech Developer. Digital House se dedica a enseñar aspectos de tecnología, que es lo que todas nuestras empresas necesitan, porque el mercado de programadores, desarrolladores y diseñadores es muy pequeño en el país y en América Latina y necesitamos agrandar la torta.

En la charla no hay prisa, pese a que la agenda de Galperin es muy ajustada y que no da entrevistas desde hace un buen tiempo. Cuando lo abordamos por su mirada de la Argentina del presente, asegura que observa con preocupación cómo a la mayoría de quienes han brindado su testimonio en este libro los grandes problemas macroeconómicos los han llevado a desarrollar sus proyectos fuera del país.

-¿El entorno emprendedor puede seguir creciendo o ya pasó la oportunidad?

-No, definitivamente no pasó -responde categórico.

Pese a lo que fueron, para él, dos años duros, Galperin sigue creyendo en el sector que podría empujar a la Argentina hacia la competencia global y hacia un futuro más próspero. Parece que, aun del otro lado del charco, la confianza en la potencia creativa del país en eterna crisis no se pierde jamás.

Juan Musso volvió a atajar: jugó con una máscara y aún mantiene sus esperanzas de ir al Mundial

Lula venció a Bolsonaro por escaso margen y será presidente por tercera vez