in

Perpetua a la mujer que mató de hambre a su hija de 2 años

Se trata de Micaela Noemí Colque, de 25 años. Según consta en la causa, dejó a la pequeña sola durante dos días en su domicilio y al regresar advirtió que no respiraba.

Micaela Noemí Colque fue condenada a prisión perpetua por el homicidio calificado por el vínculo en perjuicio de su hija de 2 años en el año 2020 en Salta.

En junio de ese año, en el barrio de la capital salteña San Francisco Solano, dejó sola a su hija de dos años durante dos días. Informes médicos durante el juicio evidenciaron el estado de desnutrición severo y signos de maltratos que sufría la menor.

La joven recientemente condenada será registrada en el Banco de Datos Genéticos.

Micaela Colque durante el juicio (FOTO: Archivo).

La fiscal penal Verónica Simesen de Bielke contó a Cadena 3 que Francesca «vivió un derrotero de prácticamente casi un año, donde de a poquito la fue matando hasta que concluyó con su propósito. Nadie puede entender cómo pudo dejar a una niña de dos años encerrada dos días sin alimentos».

Quedó acreditado en el juicio que la joven de 25 años de edad dejó a su hija de sola durante dos días en su domicilio. Cuando regresó a su casa y advirtió que la niña no respiraba, la llevó al centro de salud y allí argumentó que se había ahogado mientras consumía yogurt y galletas.

El personal médico le realizó maniobras de reanimación, pero la niña ya no tenía signos vitales y presentaba una temperatura corporal baja. Además, observaron a simple vista que tenía signos de golpes y lesiones en la cara.

A partir de notar aquello, el perito del Cuerpo de Investigaciones Fiscales examinó el cuerpo de la niña e indicó que presentaba un avanzado estado de desnutrición y deshidratación y múltiples heridas contusas en todo el cuerpo.

Durante el juicio, el padre de la víctima relató que conoció a Micaela Colque a través del Facebook y que tuvieron una relación de alrededor de un año y medio. Ella quedó embarazada y, cuando cursaba el sexto mes, llegó llorando y le pidió dinero para abortar.

Según contó el padre de la menor, Micaela le dijo que no quería a la bebé y que, si nacía, la iba a dar en adopción. Él le pidió que no lo hiciera. 

La niña nació con siete meses de gestación. Luego la dejó con la abuela paterna, pero volvió seis meses más tarde con una orden judicial y se la llevó.

El Ministro Luna presentó a Nación 18 proyectos de obras para la Cultura y el Turismo

Aumento a empleadas domésticas: Será del 30% en tres tramos