in

Tres funcionarios del Gobierno intentaron que el Papa reciba a Alberto Fernández: los motivos del “no”

El periodista Nelson Castro, en Roma, contó en diálogo con Verdad/Consecuencia detalles de esas gestiones. “La visión del Vaticano de la Argentina es mala”, indicó.

La propuesta ni siquiera llegó al Papa porque desde el Vaticano se encargaron de rechazarla de plano. Tres funcionarios del Gobierno argentino intentaron que Francisco reciba a Alberto Fernández en Roma pero las negociaciones no tuvieron éxito.

El Presidente argentino se encuentra en Europa con motivo de la cumbre del G-20 y su intención era la de mantener un encuentro con el Papa. Sin embargo, desde el Vaticano se negaron al asegurar que no se recibe a ningún mandatario en medio de una campaña electoral como la que tiene lugar en el país.

“No recibo a autoridades o candidatos de países que atraviesan un año electoral, que están cerca de elecciones”, dijo el Pontífice ante una pregunta del periodista Nelson Castro durante una audiencia que le concedió para entregarle un ejemplar de su libro “La salud de los papas”.

Gustavo Beliz (Secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la Nación Argentina); Santiago Cafiero (Canciller), Juan Manuel Olmos (jefe de Asesores), fueron los tres funcionarios que intentaron que el Presidente tenga contacto con el Papa. La empresa no era sencilla. Este año el Papa solo accedió a tener un breve encuentro con el Presidente en mayo y luego solo recibió al ministro de Economía Martín Guzmán.

“La visión del Vaticano de la Argentina es mala”, señaló el periodista Nelson Castro en diálogo con Verdad/Consecuencia. El periodista también reveló que la propuesta del Gobierno “murió antes de que llegue al Papa” ya que desde el Vaticano la rechazaron de plano.

El objetivo de Alberto Fernández en el G20: recomponer la relación con el FMI después de las críticas públicas de la campaña

El presidente Alberto Fernández participará este sábado y domingo en Roma de su primera cumbre presencial del G20 con un objetivo prioritario: acercar posiciones en torno a la negociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El papa Francisco y Alberto Fernández durante el encuentro que mantuvieron en mayo. (Foto: EFE - Prensa Vaticano).
El papa Francisco y Alberto Fernández durante el encuentro que mantuvieron en mayo. (Foto: EFE – Prensa Vaticano).

Esta será la segunda participación del mandatario en una reunión de los líderes de las principales 20 economías del planeta, aunque la anterior, la del 2020 en Riad, Arabia Saudita, fue virtual. En esa ocasión brindó un discurso desde la Residencia de Chapadmalal.

“En la agenda del presidente uno de los puntos principales es la negociación de la deuda con el FMI”, dijeron a TN fuentes de Gobierno.

El encuentro de Alberto Fernández con Kristalina Georgieva

En ese marco se encuadra una reunión agendada con la directora gerente de ese organismo, Kristalina Georgieva. El objetivo es claro: intentar reformular el pago de US$ 44.000 millones que Argentina le adeuda al FMI y bajar la tensión tras los fuertes cuestionamientos del ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre el carácter “político” que el Gobierno argentino le atribuye al préstamo otorgado durante la gestión de Mauricio Macri.

“El préstamo del FMI fue un préstamo político. No lo va a reconocer, pero fue el director Ejecutivo en el FMI (Mauricio Claver Carone) que se sentaba en la silla de Estados Unidos al momento del préstamo quien dijo públicamente que había sido un préstamo de apoyo al Gobierno anterior”, dijo Guzmán en un acto en el Centro Cultural Kirchner el 24 de octubre pasado.

Ahora se buscará aquietar las aguas y más aún después de que el presidente afirmó, en el homenaje a 11 años de la muerte de Néstor Kirchner, que “si todavía no cerramos un acuerdo con el FMI es porque no nos vamos a arrodillar”.

Alberto Fernández firmó el decreto que releva a Macri del secreto de inteligencia

“El Gobernador ha trabajado durante estos dos años para que dupliquemos la capacidad energética, y así los riojanos pasemos un verano tranquilo”