in

20 de Mayo… Felices 430 años, salud!!!

Corrian los primeros dias de abril de 1591, y Don Juan Ramirez de Velasco, emprende su camino desde el norte, con el mandato expreso del Rey de España, pues debía repoblar la Ciudad de Londres en lo que hoy es el actual territorio catamarqueño, precisamente el oeste catamarqueño. Para llevar a delante tan importante empresa, el Conquistador , debió ser acompañado por un grupo de Españoles, como así también, llevar consigo, a una colonia de nativos afines al por entonces Gobernador del Tucuman. El rico hacendado Blas Ponce fue quien proporcionó la logística del viaje, llevaron carretas repletas de herramientas y semillas para la producción de la tierra, llevaban también aves, caballos y bueyes; en resumen, todo lo necesario para poner en pie una ciudad destruida. El viaje fue difícil, dado a que debian ir de a poco abriendo las picadas, entre campos repletos de algarrobos, quebrachos, jarillas, etc., descubriendo a su paso la mas completa flora y fauna de la región.

Llegando al punto, en donde la geografía obligaba a bordear la montaña, haciendo en su camino una especie de “U”, justamente en la zona conocida como quebrada de La Cébila, es cuando recibe la noticia, que existia, cerca a ese lugar, un valle muy fértil, habitado por mas de 20000 Diaguitas, al que los indigenas denominaban ‘Valle del Yacampis’, y que estos habitantes, altos, fornidos, de tes mas bién clara en comparación con otras tribus, habitaban viviendas fabricadas con paredes de piedra, barro y techos de paja, tejian sus vestimentas con lana de guanacos, llamas y vicuñas, animales que tambien domesticaban, trabajaban la tierra, eran expertos alfareros por lo que fabricaban urnas, vasijas, trabajaban la piedra para sus hachas y flechas, pero casi con seguridad, lo que mas atrajo su interés, es que los Diaguitas, usaban binchas, escapularios y pulseras de oro y plata que extraian del Famatina y que ellos mismos laminaban, lo que los convertia también en excelentes metalurgicos, fue eso, lo que convence a Ramirez de Velasco y lo lleva a desobedecer las ordenes de la corona, y desviar su camino hasta llegar al sitio antes descripto. Es así como, Don Juan Ramirez de Velasco, el 20 de Mayo de 1591, funda la Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja, en homenaje a todos los Santos y recordando su tierra natal, pues había nacido en La Rioja española. Mandó a plantar el Rollo Real, en lo que hoy es el centro mismo de la Ciudad, la actual Plaza 25 de Mayo. Inmediatamente, otorgó una parcela de tierra, a cada orden religiosa que lo acompañó, es por eso que en la actualidad, podemos encontrar una iglesia a una cuadra de la plaza , hacia cada punto cardinal, y es también el motivo que nos lleva a afirmar que La Rioja es una de las pocas ciudades del pais que se levanta en el mismo lugar donde fue fundada. Felices 430 Años mi querida Ciudad de Todos Los Santos de La Nueva Rioja…
Walter Montivero
Juan Ramirez de Velazco, el fundador
Militar Español de gran prestigio, gobernador del Tucuman , en la cual desarrollo una gran obra, entre las que se incluye la fundacion de la ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja.
Nació en Castilla, España, en la provincia de La Rioja, Su pueblo natal fue Estollo, en el valle del río Cárdenas, a 49 Km. de Logroño, muy cerca de Berceo y de San Millán de la Cogolla. Fue bautizado con el nombre de Juan Ramírez de la Piscina y Velasco y Ábalos y de la Calle, en la parroquia de los benedictinos. Descendía de los reyes de Navarra, como él mismo declara en un expediente de nobleza que se conserva en la Chancillería de Valladolid. Perteneció a la Real Divisa y Casa Solar de Santa María de la Piscina. Su familia procedía de las villas de Jubera y de Ocón. Ramírez de Velasco era hijo de una tradicional familia riojana que fue utilizada por la Corona como punta de lanza en sus gobiernos americanos y como fuente de excelentes administradores en las colonias. Fue sobrino de Luis de Velazco Virrey de México. El colonizador prestó servicios en las fuerzas militares españolas durante más de treinta años de su vida, Juan Ramírez de Velasco salió de Estollo cuando tenía unos 16 años. Sirvió en las guerras de Milán, Flandes, en la sublevación de los moros de Granada y en la conquista de Portugal. Llegó a general de mar y tierra. Hizo cuatro viajes a América como militar de mar en los galeones, como Alférez Real y Capitán de la Armada del Rey, custodiando flotas mercantes. Se casó en Sevilla con Catalina de Ugarte y Velasco, natural de aquella ciudad andaluza, hacia 1563. Tuvieron dos hijos y tres hijas, que transmitieron su sangre a ilustres familias americanas hasta el día de hoy. Vecino de Sevilla, donde con fecha 27 de Septiembre se le devolvió “la blanca de la carne” como hijodalgo notario. Por Real Cédula del 20 de Marzo de 1584 fue nombrado Gobernador del Tucumán. Se embarcó en el 30 de noviembre de 1584 otros autores comentan que fue el 20 de noviembre del mismo año, para dirigirse a ocupar su cargo, pero la flota que lo transportaba fue atacada por piratas británicos, a los que derrotó, el navío a su cargo fue el “Juan Zarco”. Un año después de su partida (30/20 de noviembre de 1585) llegó por fin a Sucre, una de las actuales capitales nacionales bolivianas. En su período como gobernador del Tucumán, (1586-1693) Velasco se vio obligado a implementar un plan elaborado por él con anuencia del rey para pacificar a los belicosos indígenas de lo que hoy es el noroeste argentino. En efecto, los calchaquíes y los diaguitas se resistían a la presencia española y tenían por costumbre incendiar las poblaciones, para convencer a los colonos de que no era tan buena idea permanecer en el lugar. Velasco sufrió en carne propia tal política: La Rioja, convirtiéndola en foco de progreso y desarrollo para toda la región. La principal responsabilidad de los gobernadores españoles era, en aquella época, garantizar el establecimiento de poblaciones permanentes y, por cierto, la seguridad de los colonos. Tardó Velasco en este proceso fundacional más de siete años. Cuando las hostilidades indígenas cesaron, Juan Ramírez dejó la zona, nombrando a Juan Blas Ponce en su lugar. El 30 de octubre de 1591, Juan Ramírez de Velazco escribía una carta a Felipe II desde Santiago del Estero, en la que le decía: “Fundé y poblé en nombre de Vuestra Majestad la ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja por cumplir con todos y haberlos tomado por intercesores y, con licencia de Vuestra Majestad, cumplir con mi patria”. En 1591 fundó La Rioja, como una refundación de la antigua ciudad de Londres, establecida más hacia el norte en 1558 y destruida por los indios. Dejó a Blas Ponce como autoridad cuando finalizaron las formalidades, de repartimiento de indios y tierras entre los fundadores, conoce el Famatina pero decide explorarlo en otro viaje. En 1592, desde Santiago del Estero manda al Capitán Jerónimo Rodríguez Macedo a fundar la Villa de Nueva Madrid, organizo la expedición al Famatina recogiendo muestras que luego envía a Potosí, en esta expedición muere su hijo Juan. Trata de fundar ciudad en el Chaco, no lo logra, encomienda al Capitán Francisco de Argañaras la fundación de una ciudad, este la denomina en su honor San Salvador de Velazco hoy conocida como San Salvador de Jujuy en Abril de 1593. Entrego el mando del gobierno a Fernando de Zárate que fue designado en su reemplazo, este no se hace cargo del gobierno y nuevamente Don Ramírez de Velazco es designado en el gobierno. Su mandato marcó el comienzo del firme control de España en la zona del Tucumán; estimuló la introducción de ganado, creó estancias, pacificó a los indios y alentó el establecimiento de familias. La gestión de Velasco en el actual territorio argentino se caracterizó por su bondad, su furiosa voluntad de fundar ciudades y su enorme visión de progreso: gracias a él España se hizo firme en el gobierno de esas dilatadas geografías. Introdujo Velasco, además, por primera vez, el ganado vacuno y lanar, propugnó la fundación de grandes establecimientos agrícola ganaderos (“estancias”), pacificó a los indios casi sin derramamiento de sangre y alentó la inmigración de familias españolas enteras, cuyos descendientes aún viven en la zona (Ponce, Herrera, Velasco, etc.). En 1594 fue nombrado gobernador y capitán general del Río de la Plata. Imposibilitado de asumir sus responsabilidades de inmediato, delegó la autoridad en el criollo Hernandarias fue gobernador y capitán general del Río de la Plata (1596-1597). En 1596 emprendía un viaje a Asunción en compañía de Hernandarias su lugarteniente, En Santa Fe moría y con sospecha de haber sido por envenenamiento, en el mes de Febrero de 1597. Se caso en Sevilla con Doña Catalina de Ugarte, hija legítima del Licenciado Pedro Santiago Ugarte y de doña Ana de Velazco, doña Catalina hizo información de nobleza el 21 de enero de 1584, recibiendo el hábito de Santiago por el que fue llamada “comendadora”, tuvieron la siguiente descendencia, don Juan , Alférez general falleció en la conquista del Famatina, se caso con doña Ana Gutiérrez de Rivera; don Pedro, teniente de Gobernador de La Rioja, capitán de caballos lanzas, castellano del castillo de Arauco, maestre de campo del reino de Chile, caso con doña Maria de Osario de Villagra ; Ana Maria de Velazco, se caso en primeras nupcias con su primo Iñigo Ramírez, teniente de Gobernador del Tucumán y Rió de la Plata, en segundas nupcias con don Alonso de Herrera Guzmán.
Rioja Cultural

El gobernador Quintela trae para La Rioja 150 viviendas del PROCREAR, 540 lotes con servicios y 216 viviendas

La familia de la joven que falleció en Santa Fe por Covid-19 denunció por homicidio a tres hospitales