in

Acribillaron a un joven cuando salía de un hotel alojamiento con una chica e investigan un ajuste de cuentas

La víctima tenía alrededor de 20 años y fue acribillada. Su acompañante escapó corriendo del lugar.

El cuerpo fue encontrado en el cruce de avenida Calchaquí (la Ruta Provincial 36) y Bolivia. (Foto: gentileza Infocielo).

Un joven fue acribillado este martes cuando salía con una chica de un hotel alojamiento en la localidad bonaerense de Ezpeleta, en Quilmes. Los investigadores intentan determinar si hubo más de un autor en el ataque y si la víctima tenía enemigos o estaba amenazado.

La Policía llegó esta madrugada al cruce de avenida Calchaquí (la Ruta Provincial 36) y Bolivia tras un llamado al 911 que advertía sobre la presencia de un cuerpo en plena calle. Efectivamente, allí se encontraba el cadáver de la víctima, un joven de unos 20 años, tendido boca abajo y con heridas de más de una decena de impactos de bala.

Según indicó una fuente policial a Crónica, el cuerpo estaba rodeado de varias vainas servidas, pero no se encontraron rastros de la mujer que lo acompañaba, que habría escapado corriendo de la escena cuando se desató el ataque.

Mientras se espera el resultado de la autopsia para identificar al joven asesinado a balazos, la fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Quilmes Ximena Santoro, a cargo de la causa, busca establecer si el autor material del hecho actuó solo o si contó con la ayuda de algún cómplice, y también conocer cuál fue el móvil del crimen.

Por otra parte, buscan identificar también a la joven que lo acompañaba para, a través de su eventual declaración, determinar si la víctima tenía enemigos o había sido amenazada. En tanto, desde la fiscalía pidieron la colaboración del Gabinete de Homicidios de la DDI de Quilmes para que analice las cámaras de seguridad de la zona, tanto municipales como particulares, con la intención de encontrar pistas sobre el o los asesinos.

Un empresario murió acribillado en Castelar:

Ayer, otra persona fue asesinada a balazos en circunstancias que se investigan, en la localidad bonaerense de Castelar. La víctima, Roberto Adrián Geundez, de 53 años, era el dueño de una distribuidora de bebidas llamada “Central Oeste”, y el ataque ocurrió a pocos metros de la entrada del local.

De acuerdo a lo recabado en las primeras pericias, Geundez bajó de su camioneta Ford F150 Raptor cuando desde el interior de un auto Citroën C3 blanco dispararon sin frenar la marcha. Los investigadores creen que lo iban siguiendo ya que los disparos ocurrieron apenas la víctima descendió de vehículo.

La víctima recibió al menos tres disparos: dos a la altura del estómago y uno en la pierna que le produjeron la muerte en el acto. El hermano contó que estaba amenazado pero aseguró desconoce los motivos. En junio, Geundez se había ido a La Rioja, donde estuvo 20 días. Desde allí le dijo a su familia que “se había enfriado la cosa”, y por ello regresó a Castelar.

La Policía investiga un posible ajuste de cuentas. “Lo que se está haciendo ahora es el relevamiento de cámaras de seguridad municipal y vecinal para lograr captar las últimas imágenes con vida de la víctima. También se está buscando testimonios entre los conocidos y amigos para saber que tipo de conflicto había desde él hacia otros”, dijo un investigador al portal La Ciudad.

FUENTE: TN

Encuentran cuatro plantines de marihuana en la plazoleta del barrio Los Obreros

Mundial 2022: Aumentan los reclamos por la venta de figuritas en canales no habituales