in

Cayó “Morocho” Mansilla, el peligroso narco que organizó una espectacular fuga de presos en Santa Fe

El cabecilla fue recapturado cuando compartía una mesa junto a sus familiares, en la denominada “Zona Cero”, en el norte de Rosario.

Claudio "Morocho" Mansilla, recapturado en la "Zona Cero". (Foto: La Capital).

El líder de una banda narco y múltiple homicida Claudio “Morocho” Mansilla fue recapturado en la denominada “Zona Cero”, una casa del norte de Rosario. Se trata del principal protagonista de la fuga masiva de la cárcel de Piñero, registrada el 27 de junio de 2021. En el allanamiento, la policía secuestró armas y medio kilo de cocaína.

Mansilla, sobre quien pesaba una orden de captura internacional con alerta roja de Interpol, es sindicado como el cabecilla de la cinematográfica fuga, donde ocho presos fueron rescatados a los tiros de ametralladora por una banda que lo auxilió desde el exterior del penal.

El narco fue sorprendido por la policía cuando se encontraba junto a familiares cenando en el departamento “B” del primer piso del edificio ubicado en la calle Héctor Palacios 4113.

La detención fue ejecutada por efectivos de la Unidad Especial de Investigación de Crimen Organizado a pedido de las fiscales Marisol Fabbro y Georgina Pairola.

En el lugar, los agentes secuestraron seis teléfonos celulares, más de 300 mil pesos en efectivo, 50 municiones calibre 9 milímetros, dos pistolas del mismo calibre y más de medio kilo de cocaína. Además, demoraron a tres personas que se encontraban en la vivienda.

Según reveló La Capital, Mansilla tapaba sus tatuajes con maquillaje, una bufanda y gorra de lana para evitar ser reconocido. Por datos de su paradero, el Gobierno de Santa Fe había ofrecido una recompensa de un millón de pesos.

Fuera de la cárcel, el jefe narco continuaba con su actividad, administrando sus propios búnkeres de droga.

El perfil de Claudio “Morocho” Mansilla, el peligroso narco homicida que organizó la fuga de presos en Santa Fe
Mansilla fue condenado por dos hechos de homicidio y por la tenencia y comercialización de drogas. Además, tenía antecedentes por abuso de armas, portación de arma de guerra y evasión agravada por el uso de armas de fuego.

Según las fuentes, es considerado un preso de alto perfil y su primer ingreso a una penitenciaría fue en 2002. En 2008 no regresó de una salida transitoria, en 2009 fue capturado y, tras pasar por diversas unidades, fue alojado en Piñero en 2013.

Al momento de la fuga, en junio del 2021 estaba siendo juzgado como instigador del doble asesinato de Kevin Nieri, de 16 años, y Leonel Bubacar, de 18 años. Ambos murieron luego de ser baleados en septiembre de 2018.

De hecho, el tribunal a cargo de ese debate lo condenó en ausencia a la pena de prisión perpetua días después de la fuga. La principal hipótesis de los investigadores es que Mansilla planeó la huida días antes de la lectura de la sentencia porque estimaba que iba a ser condenado.

El fiscal que investigaba la fuga, Franco Carbone, expresó su sospecha de que luego de evadirse, “Morocho” había cruzado a Paraguay, aprovechando sus vínculos con personas de ese país a raíz de la venta de droga.

Para el funcionario del Ministerio Público de la Acusación, el narco tendría la capacidad de mantenerse prófugo gracias a su alto poder económico derivado de la actividad ilegal.

Cómo fue la fuga del penal de Piñero organizada por el “Morocho” Mansilla
La espectacular fuga de los ocho internos de la cárcel de Piñero, ubicada a 30 kilómetros de Rosario, ocurrió el 27 de junio de 2021, cuando la unidad penitenciaria recibió un ataque desde el exterior por al menos tres hombres.

Los atacantes llegaron a bordo de un vehículo y contaban con subfusiles automáticos FMK3 y pistolas calibre 9 milímetros y 11.25 milímetros, con las que se enfrentaron a tiros con el personal penitenciario mientras cortaban los dos alambrados perimetrales que separaban los pabellones de la cárcel con el exterior.

En el tiroteo, murió uno de los integrantes del grupo comando destinado a liberar a Mansilla. En tanto, uno de los internos resultó herido.

Los reclusos Sergio Cañete, Joel Rojas y Alejandro Schmittlein fueron recapturados horas después de la fuga, mientras que tras pocos días fueron detenidos Ezequiel Romero y Alejando Candia.

Alejandro Martín Cartelli fue capturado el 20 de agosto del 2021 pasado en la ciudad bonaerense de Ramallo, donde se ocultaba, mientras que Daniel David Piscione fue hallado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (HECA) al cual había ingresado herido a balazos con una identidad falsa.

Boca visita a Barracas Central en cancha de All Boys: hora, TV y formaciones

Dos actores murieron mientras grababan una serie para Netflix