in

Le robaron las llaves mientras estaba en la cancha de Boca, entraron a su casa y su familia vivió un infierno

Los delincuentes rompieron el vidrio del vehículo que estaba estacionado en Parque Lezama, y se metieron en el domicilio ubicado en Parque Chacabuco. Se robaron US$3500 y varios objetos de valor.

Un hombre fue a ver a Boca Juniors, dejó estacionado el auto en Parque Lezama y un grupo de delincuentes le rompió el vidrio del vehículo para robarle las llaves de la casa. Entraron al domicilio en Parque Chacabuco y le hicieron vivir una verdadera pesadilla a dos mujeres.

El episodio comenzó el lunes por la noche cuando el conjunto de La Ribera jugaba contra Huracán. El hombre asistió con su hijo al estadio y dejó el auto en las inmediaciones del Parque Lezama. Cuatro delincuentes aprovecharon la soledad de la zona y rompieron el vidrio del auto para robar.

Allí encontraron las llaves del auto y en los papeles pudieron obtener la dirección de la casa, ubicada en el barrio porteño de Parque Chacabuco. En menos de 20 minutos estaban en la puerta. Sin forzar ningún ingreso irrumpieron en el edificio de la calle Avelino Díaz al 900. Adentro había dos mujeres: María Cecilia y su hija.

Dos delincuentes agarraron del pelo a la menor de 15 años, la llevaron hasta una de las habitaciones y la ataron con el cable del cargador de un celular. Los otros dos se centraron en María Cecilia para que les dé la ubicación de la caja fuerte. Después de revolver todo, se llevaron un botín valioso. Según el relato de la víctima, le robaron objetos de valor y US$3500 dólares.

Horas después, la Policía porteña confirmó todos los indicios: no detectaron signos de violencia ni en las puertas, ni en las ventanas ni en las cerraduras, y ratificaron que los delincuentes habían tomado las llaves del departamento del vehículo ubicado a unas cuadras de La Bombonera.

El crudo relato de una de las víctimas: “Entramos en pánico”
María Cecilia, la mujer adulta que estaba en la casa cuando entraron los delincuentes, relató en primera persona el infierno que le hicieron vivir los cuatro delincuentes que irrumpieron su casa.

Según contó la víctima, madre e hija estaban preparando la mesa para cenar cuando escucharon el ruido de la puerta. “Nos extrañó por el horario, porque el partido de Boca y Huracán terminaba a las 21″, contó la mujer en radio Mitre.

La casa cuenta con un primer piso con una escalera de 20 escalones y la familia tiene dos perros chiquitos, relató María Cecilia, a quien le llamó la atención que los animales no ladraran. La mujer le preguntó a su hija quién podía ser y la primera hipótesis fue que podía ser el tercer hermano.

“Mi hija preguntó si nos estaban robando, en chiste, y después vio a los ladrones”, relató la mujer. Ahí comenzó un verdadero infierno para ambas. Así lo contó: “A mi hija la tiraron al piso, la agarraron del pelo y la llevaron a mi habitación. Le preguntaron dónde estaba su papá y ella le responde que no vivía con nosotras”.

Luego, contó María Cecilia, la ataron y le preguntaron dónde estaba la plata. “Sacaron todos los cajones y dieron vuelta toda la casa como si no estuviéramos”, dijo la madre, que se vio atemorizada cuando tenían reducida a su hija. En ese momento uno de los delincuentes le dijo una frase que la dejó marcada: “Somos chorros no somos violines. Te voy a destruir la casa, pero no te voy a hacer nada”.

“Igualmente lloramos y entramos en pánico porque eran cuatro hombres. Todos mayores. De 20 a 25 años”, relató la mujer, que no tuvo más remedio que -después de 20 minutos- decirles dónde tenían los ahorros.

La víctima contó que le sacaron todo a ambas y que no tenían armas. Para ella, “se la jugaron porque pensaron que no estábamos en el domicilio”. Cuando obtuvieron ese dinero, los delincuentes se calmaron y salieron del edificio a pie, caminando con total normalidad por la esquina de Centenera y Balbastro.

María Cecilia contó que los ladrones estaban con una bolsa azul que les había dado ella, y reveló que una policía los había visto, pero que no hizo nada raro porque estaban caminando. La última localización por el celular los situó una media hora después nuevamente en la zona de Parque Lezama.

Triunfo de Argentina 1985 en el Festival de San Sebastián

Horror en Pilar: encontraron restos óseos de una joven embarazada que estaba desaparecida desde enero