in

Ni drogas, ni armas, ni alcohol: qué había en el auto que chocó en Panamericana

La Policía encontró los cuatro teléfonos celulares de las personas que viajaban en el vehículo que impactó contra el camión. Serán peritados en las próximas horas.

A pocas horas de la impactante persecución policial y choque ocurrido en la Autopista Panamericana que terminó con la vida de tres personas, la policía científica requisó el Volkswagen Vento que chocó contra un camión durante la madrugada del viernes.

Los investigadores encontraron los teléfonos celulares de Joel “el gordo” Galván (25), Joaquín Mirko Fernández (23), “Maico” (16) y Malena Chiocconi (21), la única de los cuatro que no tenía antecedentes penales, que había conocido a Galván hace unos pocos días y que estaba en la primera cita con el líder de la banda criminal.

Los celulares serán peritados en las próximas horas. Para los investigadores judiciales pueden ser importantes para poder determinar si hubo una discusión entre Joel Galván y Mirko Fernández en la previa a la persecución, que comenzó porque una cámara de seguridad vio movimientos extraños en el vehículo: la puerta de acompañante se abrió y se cerró en dos oportunidades. Nadie salió del auto.

No se encontraron armas en el Volkswagen Vento. La hipótesis que plantean los investigadores es que, como los cuatro habían salido a bailar, no llevaron armas. Tampoco se encontraron drogas y alcohol en el auto. A su vez, dentro del vehículo había dos muletas que utilizaba Joel Galván, quien había sufrido un accidente en una pierna hace unos días.

Mañana continuaría la autopsia de los tres cuerpos, mientras el menor de 16 años quedó imputado por resistencia a la autoridad y encubrimiento en el fuero penal juvenil. Por el momento, la causa quedó caratulada como homicidio culposo.

Armas de guerra y violencia de género: los antecedentes de los delincuentes que murieron en Panamericana
Joel Guillermo Galván y Joaquín Mirko Fernández murieron tras chocar contra un camión en la Autopista Panamericana, luego de una impactante persecución con la Policía, a bordo de un auto robado. Ambos tenían un largo currículum delictivo.

Galván contaba con cuatro causas judiciales, una por el delito de encubrimiento agravado por el ánimo de lucro y otra por encubrimiento agravado por ánimo de lucro en concurso real con uso de documento falso. Ambas fueron el año pasado, una en marzo y otra en septiembre. En las dos, fue sobreseído.

En el medio, a fines de junio de 2021, quedó imputado por el delito de tenencia ilegal de arma de guerra. La causa había sido elevada a juicio, pero nunca se registró resolución sobre el caso.

La cuarta es de junio de 2018 y también involucra a Joaquín Fernández. Los dos delincuentes habían sido imputados por el delito de robo calificado por el uso de arma. La causa se encuentra archivada desde junio de 2018.

Fernández, por su parte, había sido condenado a un año y seis meses de prisión en suspenso por lesiones leves agravadas en contexto de género y por el vínculo en concurso real con amenazas. Nunca cumplió la condena.

Asesinato en Famatina: «Hay dos detenidos por el hecho y son hermanos»

River sumó a Borja y Boca a Payero en el cierre del libro de pases