in

Rescataron a 8 jubilados de un geriátrico clandestino: sufrían maltrato y no tenían asistencia médica

El lugar estaba en pésimas condiciones de higiene y no estaba habilitado por la Municipalidad. Además los dueños aseguraban que allí funcionaba una tapicería.

A partir de un llamado anónimo que alertó sobre la existencia de un geriátrico que funcionaría de manera ilegal, la Municipalidad de La Plata clausuró este viernes un lugar en cuyo frente decía “tapicería” pero en realidad alojaba a personas mayores de edad sin tener la habilitación correspondiente.

Alrededor de las 8 de la mañana, una persona que decidió no revelar su identidad, llamó al Sistema Único de Atención Vecinal del barrio San Carlos y explicó que en el galpón de la calle 529 funcionaba un geriátrico clandestino.

Fuentes policiales confirmaron que durante la comunicación, el testigo anónimo sostuvo que los ancianos “eran maltratados” y se encontraban en un estado deplorable. Terminada la llamada, el personal de la Subsecretaría de Convivencia y Control Ciudadano activó el operativo.

Tras llegar al establecimiento y verificar las pésimas condiciones de higiene del lugar y el estado de los ancianos que permanecían allí, se dio intervención a Policía y al SAME, para que los atendiera.

En el geriátrico, que fue clausurado por los agentes municipales, vivían ocho personas mayores de edad en pésimas condiciones de salubridad e higiene, y sin asistencia médica. Incluso, los inspectores locales llamaron al lugar “El geriátrico del miedo”.

“Se solicita asistencia por falta de documentación en un hogar de ancianos, en 529 barrio San Carlos, yendo de 137 a 138 de mano derecha y llegando a la esquina. El lugar dice ‘tapicería’, puerta negra”, decía el mensaje con el que las autoridades locales dieron aviso a los inspectores que se dirigieron a la escena del hecho.

Intervino en el caso la UFI 6 a cargo de Marcelo Romero y según indicaron desde el SAME, sólo uno de los abuelos tuvo que ser trasladado al hospital porque arrastraba problemas de EPOC.

Expulsaron a un grupo de alumnos después de que sus padres denunciaron un abuso sexual en la escuela

Maluma generó descontrol paseando por Buenos Aires y no dudó en sacarse fotos con sus fans argentinos