in

Doscientos años de la muerte de Güemes: Actor clave de la Independencia

Joven soldado, defendió a Buenos Aires de la invasión inglesa, adhirió a la Revolución desde el inicio y pasó a la historia por la formación de milicias gauchas para la guerra de guerrillas con la cual contuvo el avance realista en el norte.

El historiador Miguel Ángel de Marco, biógrafo de José de San Martín y de Manuel Belgrano, comprendió que la semblanza de los héroes de nuestra Independencia estaba incompleta sin la vida de Martín Miguel de Güemes. Lo fundamentó en estos términos: “Pocos fueron en nuestra historia los casos en que seres tan diferentes por su carácter, formación y hábitos conjugaron con tanta coherencia y decisión sus esfuerzos en pos de una causa superior como la de la independencia sudamericana. (…) Güemes merece, desde mi punto de vista, ser ubicado junto a los otros tres personajes fundamentales [N. de la R: San Martín, Belgrano y Pueyrredón] en el esfuerzo bélico de la independencia”.

En efecto, en aquel año de 1816, el hecho de que Güemes, pese a sus diferencias con Buenos Aires, no cortara sus vínculos con las Provincias Unidas, del modo en que lo hizo Artigas, fue clave para que el Congreso de Tucumán pudiera realizarse y romper definitivamente las cadenas con España, paso decisivo hacia la creación de una Nación soberana.

En todo ese período, el accionar del gobernador de Salta al frente de sus legendarios gauchos constituyó una barrera defensiva vital para los patriotas, conteniendo a los españoles en la frontera norte, muy cerca de donde sesionaba el Congreso.

Es indudable entonces que los salteños tienen derecho a pedir que la memoria de Güemes sea especialmente honrada en este Bicentenario de nuestra Independencia, junto a la de otros artífices de ese acontecimiento. Pero seguramente no alcanzará con un feriado para recordar en su justa medida la extraordinaria trayectoria de Martín Miguel de Güemes y las hazañas que protagonizó juntos a sus gauchos.

LA CARRERA MILITAR Y LA REVOLUCIÓN

Martín Miguel de Güemes nació el 5 de febrero de 1785, en la ciudad de Salta, de padre español y madre criolla. Con apenas 14 años, en 1799, empezó la carrera militar enrolándose en la 6ª Compañía del Tercer Batallón del Regimiento Fijo con asiento en Salta.

Cuando en junio de 1806 se produce la primera invasión inglesa, el regimiento en el que Güemes servía como cadete fue convocado para auxiliar a Buenos Aires. Llegó a ser ayudante de Santiago de Liniers quien en 1807 lo nombró teniente de su escolta de granaderos. Pero al año siguiente, la muerte de su padre, lo obligó a regresar a Salta.

Güemes adhirió a la Revolución desde sus inicios. Y en los primeros años se desempeñó en el Alto Perú en acciones destinadas a interceptar las comunicaciones enemigas. Por diferencias con Juan José Castelli, volvió a Salta.

En 1811, le tocará proteger la retirada de Juan Martín de Pueyrredón, luego de la derrota de Huaqui. Tras un período en Buenos Aires y Montevideo, durante el cual participa del sitio a la ciudad oriental hasta fines de 1813 y es ascendido a teniente coronel, vuelve a Salta y es entonces cuando inicia la formación de milicias gauchas en el marco de su plan defensivo de guerra de guerrillas, que lo hará pasar a la historia. Un idea sagaz, no siempre bien vista por Buenos Aires, más proclive al centralismo del mando. Pero el modelo de Güemes se adaptaba mejor a la realidad y a las necesidades del momento ya que permitía que cualquier poblador se alzara en armas y asumiera los costos del esfuerzo de guerra.

FUENTE INFOBAE

Inversiones en salud: Suman 45 camas en el Hospital Vera Barros

Una mujer se descompensó y cayó de su moto