in

El calvario de 61 galgos rescatados que ahora fueron devueltos a sus explotadores

Un fiscal decidió restituir los perros a los galgueros, pese a que fueron secuestrados en una carrera ilegal. Ahora, su superior ordenó investigar las actuaciones, pero los animales continúan en manos de los maltratadores.

Al menos 61 galgos que habían sido recuperados de una carrera ilegal el pasado 2 de octubre en la localidad de Santo Tomé, en Santa Fé, tuvieron el peor final. El fiscal Omar De Pedro ordenó devolver los animales a sus dueños, quienes los utilizaban para apuestas clandestinas. Habían sido denunciados por maltrato y, además, violaron la ley 27.330 que prohíbe la realización de este tipo de competiciones de perros, cualquiera sea su raza, en toda la Argentina.

De inmediato, se desató una fuerte polémica por parte de activistas. Dada la fuerte presión social y mediática, el fiscal general de la provincia, Jorge Baclini, tomó una decisión: “Este lunes a la mañana le abrí una investigación administrativa a De Pedro para conocer si actuó correctamente y se pidieron informes a la fiscalía regional”, afirmó el funcionario

A su vez, Baclini ordenó frenar la devolución de los perros a los galgueros, pero resulta que “la totalidad de estos animales ya habían sido devueltos a sus dueños que los utilizaban para carreras ilegales”, afirmó a TN la abogada Angélica Miotti, representante de la ONG Galgos Libres Rosario y presidente de la Asociación Civil Amparo Animal.

“No todos los perros fueron reintegrados a sus dueños. De todas maneras, los que fueron restituidos están en carácter provisorio y cualquier decisión se puede revocar”, aseguró Baclini a TN. Y agregó: “Ante mi pedido, el fiscal regional Carlos Arietti está intimando a los propietarios de los galgos a que presenten los perros para hacerles informes veterinarios”.

La Brigada Ecológica rescató al menos 61 galgos que eran usados para carreras ilegales en la localidad de Santo Tomé, en Santa Fe. (Foto: Gentileza Proyecto Galgo Argentina)

Hay distintas versiones sobre el número de perros secuestrados en total. Mientras Baclini cree que son 61, aunque dice no estar seguro, Miotti señaló que fueron entre 68 y 77 galgos secuestrados por un operativo de la Brigada Ecológica durante la carrera ilegal en Santo Tomé este 2 de octubre.

Luego del allanamiento, los animales fueron entregados en guarda a la ONG Galgos Libres de Rosario. Desde que fueron rescatados, los canes se encontraban en distintas casas particulares hasta que se resolviera su situación judicial.

Sin embargo, en menos de dos semanas, De Pedro decidió hacer un acuerdo con los dueños de los galgos y devolverlos a sus explotadores, denunció la abogada Miotti.

La explicación de este fiscal fue que los animales estaban mal alimentados en los hogares de tránsito, que se peleaban entre ellos y algunos estaban acumulados en un patio.

Miotti desmintió categóricamente a De Pedro y aseguró que cuenta con el aval de un informe del médico veterinario Juan Enrique Romero, responsable del Programa Nacional de Tenencia Responsable y Sanidad de Perros y Gatos del Ministerio de Salud de la Nación.

“Este documento demuestra que, a partir de que estos perros tuvieron una vida normal y alimentación adecuada, sin grasa ni anabólicos que los galgueros les inyectaban para las carreras, les cambió el cuerpo. Lejos de ser maltrato, el informe da cuenta de que las proteccionistas les dieron una dieta balanceada acorde a su raza”, subrayó la abogada especialista.

Uno de los galgos rescatados mientras estaba en un hogar de tránsito y ahora, por la decisión del fiscal Omar De Pedro, fue devuelto a sus dueños galgueros. (Foto: Gentileza Galgos Libres Rosario)

Juicios abreviados y acuerdos con los galgueros
“Desde que se secuestraron los perros en Santo Tomé, hasta que De Pedro decidió la restitución a sus explotadores, pasaron menos de 2 semanas. La justicia actúa de forma sospechosamente, rápida y diligente”, comentó indignada a TN la representante legal de Galgos Libres Rosario.

De acuerdo a sus declaraciones, resulta que, en apenas 15 días, a los galgueros les facilitaron juicios abreviados, multas de 30 mil pesos y una condena de 1 año en caso de que la Justicia corrobore que siguen organizando estas carreras ilegales con sus perros. Hasta ahora, habría un único procesado en la causa que fue el coordinador de esta actividad clandestina prohibida por la ley 27.330.

“Estas personas son delincuentes porque el delito está comprobado. El mismo De Pedro reconoció que cerró los acuerdos con los galgueros que violaron la ley 27.330 porque lo admitieron”, insistió Miotti.

De Pedro dijo en una entrevista con Clarín sobre los motivos de su decisión. Dijo que tres abogados de los dueños de los perros le comentaron que el alimento balanceado común les causa descompensación a los galgos y de que se había convencido de que los animales estaban en una situación de riesgo al ver unos videos. Aunque no quiso aclarar de dónde salieron estas grabaciones.

“Este fiscal tampoco nos facilitó los supuestos videos que le acercaron estos abogados”, aseguró la abogada. Por ello, este miércoles las representantes de Galgos Libres Rosario solicitaron ser parte de la querella, para averiguar sobre las actuaciones del funcionario judicial y solicitar la restitución de los animales a los hogares de tránsito.

El estado de salud de los animales
A diferencia de lo que argumentó De Pedro, ”algunos de los galgos que se secuestraron de la carrera tuvieron que ser internados y estaban descompensados. Les dimos pastillas para las pulgas porque estaban minados de garrapatas, les hicimos hemograma, screenings de hemoparásitos, ecocardios y ecografías”, explicó la letrada.

Además, precisó que los galgos tenían muchos parásitos que empezaron a largar con los días, enfermedades causadas por las garrapatas (principalmente Mycoplasma y Erlichia) y músculos hipertrofiados.

Dado que el Estado no se hace cargo de los animales que son rescatados por maltrato, fueron las activistas quienes realizaron una campaña de donación para poder pagar los gastos de alimentación y estudios médicos de los canes.

“Nos están criminalizando por ser mujeres. Estamos siendo permanentemente amenazadas por los galgueros que también nos escrachan en las redes. Hay violencia de género y abuso de poder por parte de los fiscales. Estoy segura de que si fuéramos hombres, esto no pasaría”, expresó Miotti conmocionada, en defensa también de las cuatro voluntarias de la ONG que representa.

“Queremos la destitución del fiscal. Es muy grave que caiga en esa bajeza de acusar abusando de su poder e incumpliendo sus funciones. Él mismo está cometiendo muchos delitos. Incluso hay chicas que tienen miedo”, aseguró la letrada.

En este sentido, Baclini explicó a TN que “en caso de que se descubra que un fiscal actuó mal o incumplió normativas, hay muchos procesos disciplinarios en la provincia de Santa Fe. Hay sanciones que van desde los dos meses de suspensión hasta la máxima pena que es la destitución del cargo”.

Tres argentinos diseñaron una app que les paga a los consumidores que compran alimentos próximos a vencerse

Joe Biden y su pasión por los autos y la velocidad, algo más que una estrategia electoral