in

En la Argentina se paga hasta un 86% más por electros y 59% más en vestimenta que en Brasil y México

Los regímenes de promoción industrial protegen la producción local de textiles y artículos electrónicos. Sin embargo, un estudio apunta que esas facilidades no generan beneficios para los consumidores argentinos.

Según un estudio de la Bolsa de Comercio de Córdoba, las zapatillas deportivas son más caras en la Argentina que en Brasil, México o Nueva York. (Foto: Télam).

Según los datos del Indec, en los últimos 12 meses los precios de la indumentaria y el calzado subieron 73,4%. Se trata de la mayor variación sectorial del período, junto con “Hoteles y restaurantes”, que actualizaron sus precios después de la pandemia.

Un informe del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Bolsa de Comercio de Córdoba señaló que el incremento en los precios de la industria textil se da pese a que es una de las más protegidas por el Estado.

“El costo de los regímenes de promoción significará alrededor del 0,8% del PBI, lo que equivale al 30% de la meta de déficit fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) o al presupuesto de todas las obras públicas realizadas por Nación en relación a energía, transporte, educación, vivienda y agua en 2021″, dijeron los analistas de la Bolsa de Córdoba.

El calzado en la Argentina es al menos un 50% más caro que en la región
Según el análisis, la protección estatal sobre el sector textil mediante las licencias no automáticas de importación llega al 56% promedio para toda la cadena de valor y alcanza el 94% en las prendas de vestir.

Pese a ello, la Bolsa de Córdoba puntualizó que los argentinos pagan más la indumentaria que sus pares de la región. “Un vestido apenas cuesta algo más que en Brasil y 25% más que en México. Un jean, 29% más que en Brasil y 36% más que en México. En zapatos de vestir, la brecha es de 59% con un par brasileño y 38% con uno mexicano”, apuntó el informe.

Las zapatillas deportivas presentan la mayor diferencia general. De acuerdo con el estudio, en la Argentina cuestan un 50% más que en Brasil y México. Además -agrega el reporte- son más caras en el mercado local que en Nueva York, Londres o Tokio.

Las computadoras valen hasta 86% más en la Argentina


“Dentro del régimen proteccionista, el sector más destacado es el de la electrónica, que representa la mitad del costo fiscal en concepto de promoción económica″, sostuvo la bolsa cordobesa y agregó que ese gasto prácticamente duplica en la actualidad a los valores de 2019.

El IIE relevó los precios de las notebooks en el mercado local y los comparó con las marcas multinacionales que tienen tiendas oficiales en la Argentina, Brasil y México. El estudio concluyó que los precios de los modelos comercializados en la Argentina son más costosos en dólares que aquellos fabricados en los otros dos países.

“Con Brasil hay un solo modelo que coincide, y cuesta hasta un 10% más caro en el mercado local; mientras que con México hay más variedades en común, y los valores son entre 19% y 86% más altos a nivel local”, expresaron Fabio Ezequiel Ventre, Miranda Bandoni y Valentina Vijarra, autores del estudio.

Se obtuvieron resultados similares al analizar los precios de computadoras producidas en la Argentina por las marcas que lideran las ventas en el país:

La marca BGH, en alianza con Positivo, produce equipos para la Argentina y Brasil. Los modelos producidos localmente son entre 35% y 50% más caros que los de sus pares brasileños.


En EXO, el modelo más vendido, cuesta entre 11% y 21% más que su equivalente de Dell en Brasil y 23% más que el de Lenovo. También es 58% más caro que el de HP en México.


El modelo más comercializado de Noblex resulta un 37% más costoso que uno similar de Positivo BGH en Brasil, brecha que alcanza el 50% para una similar de Philco. En la comparación con México, cuesta 21% más que un modelo equivalente de ASUS y 53% más que uno Qian.


Sustitución ineficiente


El análisis de la Bolsa de Comercio de Córdoba concluyó que la sustitución de importaciones es ineficiente porque no abarata el precio para los consumidores locales sino que muchas veces lo incrementa.

En ese sentido, recalcaron a algo que los propios funcionarios del Gobierno suelen reconocer: la industria local necesita insumos importados para producir y hacer crecer la economía. De ahí la necesidad de administrar los dólares para el comercio internacional.

“El desarrollo de industrias focalizadas en los eslabones finales de la cadena de valor no permite eliminar la dependencia de las importaciones y, naturalmente, presentan un menor valor agregado a la producción”, afirmaron los autores del informe.

Y propusieron promover “industrias que aprovechen las ventajas del comercio internacional de la mano de la especialización”, lo que permitirá la creación de más y mejores empleos, así como el acceso de los argentinos a productos y servicios de mejor calidad a precios más convenientes.

Chamical: Grupo solidario realiza actividades en barrios vulnerables

Amber Heard se quebró por los violentos mensajes de Johnny Depp: “A Elon Musk le cortaría el pene”