in

Estudio: Casi la mitad de las muertes por cáncer son prevenibles

El cáncer de tráquea, bronquios y pulmón fueron los principales cánceres atribuibles a factores de riesgo prevenibles, tanto para hombres como para mujeres.

De acuerdo a un nuevo estudio publicado en la revista médica The Lancet, casi la mitad de las muertes por cáncer en todo el mundo pueden atribuirse a factores de riesgo prevenibles como el consumo de tabaco y alcohol, dietas poco saludables, relaciones sexuales no seguras y exposición en el lugar de trabajo a productos nocivos.

Usando estimaciones del proyecto Global Burden of Disease del Institute for Health Metrics and Evaluation que incluye datos de más de 200 países, y examinando 23 tipos de cáncer y 34 factores de riesgo, los investigadores encontraron que los factores de riesgo prevenibles fueron responsables de casi 4,5 millones de muertes por cáncer en 2019, lo que representa más del 44% de las muertes por cáncer a nivel mundial ese año.

Los principales cánceres en términos de muertes atribuibles a los factores de riesgo a nivel mundial en 2019, explican los investigadores, fueron el cáncer de tráquea, bronquios y pulmón tanto para hombres como para mujeres.

En este sentido, creen que los hallazgos recientes podrían ser útiles a quienes formulan políticas para determinar qué factores de riesgo modificables deben abordarse en los esfuerzos por dismunir la incidencia el cáncer.

Finalmente, mencionan que las muertes por cáncer causadas por estos factores de riesgo prevenibles fue más alta en los hombres que en las mujeres; y que también difirió entre los países de ingresos más altos y más bajos, por ejemplo, en los países con menos recursos, las personas tienen más probabilidades de estar expuestas al virus del papiloma humano y es menos probable que tengan un acceso adecuado al tratamiento y la detección necesarios del cáncer de cuello uterino.

«Una proporción sustancial de la carga del cáncer a nivel mundial tiene potencial para la prevención a través de intervenciones destinadas a reducir la exposición a factores de riesgo de cáncer conocidos, pero también que una gran proporción de la carga del cáncer podría no ser evitable mediante el control de los factores de riesgo actualmente estimados», escribieron los investigadores. «Por lo tanto, los esfuerzos para reducir el riesgo de cáncer deben combinarse con estrategias integrales de control del cáncer que incluyan esfuerzos para respaldar el diagnóstico temprano y el tratamiento eficaz».

Gracias a la lucha de su familia, Emma logró cambiar su historia: es la primera nena en su liga de fútbol

Reprogramaron los tres encuentros suspendidos por el atentado a Cristina Kirchner